Resurgir | Día 10 |En el valle de lo imposible

Resurgir | Día 10 |En el valle de lo imposible

Saludos a todos. Ha pasado un buen tiempo desde la última vez que he publicado en mi blog. Hace exactamente tres años compartí con cada uno de ustedes un devocional de treinta días titulado RESURGIR. En aquel momento por diferentes razones no alcance a publicar este post. Hace tres años estos devocionales los transmití por Facebook live, ahora después de tres año he decidido grabar cada episodio en audio y hacerlo parte de una edición especial de mi podcast ConnectOlogy.

 

Así que hoy puedes leer aquí el post perdido por tres año jijiji. Espero de todo corazón que estos devocionales sigan siendo de ayuda e inspiración para cada uno de ustedes que siguen este espacio.

Bendiciones

———————————————————————

En el devocional pasado hablamos  de la sombra de muerte a la que hace referencia el Salmo 23. El día de hoy continuaremos tratando el tema de la resurrección pero desde otro ángulo. Desde una visión del antiguo testamento que también tiene que ver un valle lleno de algo que resulta desconsolador e imposible de cambiar: la muerte. Nuestro devocional de hoy estará basado en Ezequiel 37 del verso 1 al 14  que en sus primeros versos dice lo siguiente:

1 La mano del Señor vino sobre mí, y su Espíritu me llevó y me colocó en medio de un valle que estaba lleno de huesos. 2 Me hizo pasearme entre ellos, y pude observar que había muchísimos huesos en el valle, huesos que estaban completamente secos.

Estamos frente a una visión parábola que no era ajena a la gente de aquellos días. Un valle lleno de cadáveres era algo común para cuando Ezequiel tuvo esta revelación, 609 años antes de Cristo era muy común que a causa de las guerras y batallas varias entre ciudades o naciones y pueblos tratando de conquistar a otros diera como resultado que esos campos de batalla se convirtieran en valles llenos de huesos. Así que si al otro día o al otro mes, tenias que pasar por aquel lugar, encontrarías un espectáculo atroz que llenaba todo el ambiente de muerte y desolación.

El contexto de esta escritura era que para aquellos días había muerto el rey Josías y el esplendor de Judá había desaparecido. Como consecuencia de esto Judá pierde independencia, entran en crisis, Egipto y Babilonia imponen pesados impuestos.  14 años después de la muerte de Josías el rey Joaquín deja de pagar los impuestos y en consecuencia Babilonia decide atacar Judá y deporta a un gran numero de personas, entre ellos esta Ezequiel siendo muy joven. Tiempo después viene una segunda deportación, las murallas de la ciudad son destruidas, incendian el templo, las casas son destruidas, hay violencia y terror por todos lados. El fracaso y la desesperación se puede respirar en el ambiente de los que se quedaron en la ciudad destruida.

El pueblo de Israel lo ha perdido todo: la tierra prometida, la ciudad santa, el templo, la independencia. Ni siquiera le queda esperanza del retorno o la seguridad de ser el pueblo elegido y amado por Dios.

Muchos hemos pasado por ahí o algunos están exactamente en ese punto: momentos donde no encontramos respuestas, ni paz; momentos donde los problemas parecen crecer mas que resolverse y donde el amor y protección de Dios no es muy clara.

¿Qué produjo toda esta desgracia en los corazones de aquellas personas? Ezequiel lo relata de esta manera:

Luego me dijo: «Hijo de hombre, estos huesos son el pueblo de Israel. Ellos andan diciendo: “Nuestros huesos se han secado. Ya no tenemos esperanza. ¡Estamos perdidos!” Ezequiel 37:11

¿Algunas vez has dicho estas palabras? ¡Ya no tengo esperanza! ¡Estor perdido! ¡Esto que estoy pasando no se va a arreglar jamás!

Es en estos momentos donde la búsqueda de ejemplos, particularmente de personas que han vivido en sufrimientos muy profundos y como han salido adelante son muy importantes. Para mi una de esas personas es el neurólogo y psiquiatra austriaco Viktor Emil Frankl fundador de la logoterapia. El fue un sobreviviente de los campos de concentración nazis durante los años de 1942 hasta 1945. Este hombre vivió en carne viva el infierno de los mas temibles lugares de exterminio judío como los campos de concentración de Auschwits y Dachau, además de perder a su esposa y a sus padres en estos lugares.

A partir de esa experiencia el doctor Viktor escribe su famoso libro: El hombre en busca de sentido, que ha vendido mas de 9 millones de copias y traducido a mas de 20 idiomas. En ese libro este hombre plasma como fue su vida en los campos de concentración desde que es trasladado hasta después de su liberación.  Una de las notas de este libro que mas me impacta es cuando el doctor Frankl señala: La apatía, el adormecimiento de las emociones y el sentimiento de que a uno ya nunca le importaría nada era el necesario mecanismo de defensa afrente al dolor, la injusticia, la crueldad y la irracionalidad, frente a los golpes diarios, casi continuos.

 Tan solo esta frase me abrió la mente hacia una realidad actual. Y esto es que cuando estoy frente a corazones llenos de apatía, indiferencia y emociones adormecidas es muy probable que sea el único medio de defensa que esas personas han encontrado ante el dolor y la locura de lo que estén viviendo en ese momento.

No es un secreto que hoy por hoy muchas iglesias están llenas de apatía. Por años he visto como pastores, lideres y ministros tratan esta condición de sus miembros con reprensión, llamando al arrepentimiento y dureza. Y esto es por que solo lo miran como un pecado, pero no se han puesto a pensar que la apatía y la indiferencia solo pueden ser en la mayoría de los casos una respuesta a injusticias e incongruencias no solo de la vida misma sino aun dentro de sus propias iglesias.

Esto me lleva a pensar que juzgarnos unos a otros no es la solución, sino mas bien esto es un llamado a escucharnos de verdad. Escuchar nuestras historias, nuestro dolor, nuestras soledad y a veces nuestra falta de esperanza.

Esto fue lo que Dios miro en su pueblo y decidió hacer algo al respecto por medio de Ezequiel.

Por otro lado, otra de las enseñanzas que el doctor Frankl nos deja en su trabajo es la siguiente: “Es esa libertad espiritual que no se puede arrebatar, lo que hace que la vida tenga sentido y propósito”.  En otras palabras: podrán quitarme todo, mi esposa, mis padres, mis posesiones, mi libertad física, pero nunca mi libertad espiritual. Solo tu y yo somos responsables de cómo nos sentimos y como reaccionamos a lo que nos suceda.  Si entregamos esa libertad lo habremos perdido todo.  Es por eso que algo muy importante es preguntarnos ¿por qué llegue a donde estoy ahora?  Esto es importante preguntarnos hoy. El doctor Frankl llego a un valle de muerte por que fue forzado a eso y salio mas fuerte que nunca y obtuvo mucho aprendizaje para su vida, lo cual muchas personas no tuvieron la misma suerte.

Pero no todos los que sufrimos llegamos allí forzados, sino mas bien por deciciones que tomamos con anterioridad. La biblia señala en Ezequiel 33:32 (NVI)que: En realidad, tú eres para ellos tan sólo alguien que entona canciones de amor con una voz hermosa, y que toca bien un instrumento; oyen tus palabras, pero no las ponen en práctica.

 Esto es algo muy común. A la mayoría de las personas nos gusta escuchar la palabra de Dios, sus mandatos y sabiduría. Asistimos a iglesias, nos congregamos, leemos de vez en cuando las escrituras, pero al final para mucha gente esto termina siendo un entretenimiento. Como cuando vez a un artista que te gusta, compras los boletos (das tu ofrenda), asistes al lugar (te congregas), vas con otros que les gusta el mismo artista, pero en el día a día nos hay practica de las enseñanzas de Dios. Esta actitud es la que esta produciendo muerte en la mayoría de las iglesias de nuestros días. Y esta fue la misma actitud que tuvo el pueblo de Dios con Ezequías tiempo atrás cuando Dios quiso hablarle a su pueblo.

Si queremos vivir de verdad, necesitamos desesperadamente algo mas que solo esta forma de ser ante las verdades eternas de la biblia.

“A un hombre le pueden robar todo, menos una cosa, la ultima de las libertades del ser humano, la elección de su propia actitud ante cualquier tipo de circunstancias, la elección del propio camino.”

(Viktor Frankl, 1946)

¿Cuánto estas usando la libertad de elección para tu propio bien? El pueblo de Israel paso por situaciones muy difíciles pero a veces lo que elegía era alejarse de su Dios y vivir desanimados. ¿qué eliges tu hoy?

3 Y me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?» Y yo le contesté: « Señor omnipotente, tú lo sabes.» Ezequiel 37:3 (NVI)

A veces parece que Dios nos pregunta lo mismo: ¿crees que vas a poder levantarte? ¿crees que tu iglesia va a volver a la vida? ¿crees que esta situación puede servir para el bien? Y muchas veces personalmente quisiera contestar lleno de convicción: ¡SI Señor, estoy seguro! Pero me veo mas como Ezequiel contestando: « Señor omnipotente, tú lo sabes.».  En otras palabras no estoy seguro por que para mi es imposible pero tu si lo sabes.

Por otro lado ¿Por qué Dios le pregunta a Ezequiel esto?

Tal vez parte de la respuesta se encuentre en el relato que hacen los evangelios al señalar la ocasión en que Jesús esta frente a miles de personas hambrientas y cansadas y les dice a sus discípulos: “Denles ustedes de comer.” ¿Por qué Jesús les pide esto a estos hombres? ¿A caso no sabia que ellos no tenían los medios suficientes para realizar tal cosa? Claro que lo sabia. Y es ahí donde probablemente Dios nos quiere llevar a todos nosotros. Y esto es llevarnos a reconocer y a aceptar que en ciertas cosas y situaciones somos totalmente impotentes.

Este es el primer paso para RESUCITAR, reconocer que Yo no puedo sin el poder de Dios, que solo Dios sabe como hacer que lo imposible se vuelva posible.

En Juan 11:25-26, Jesús dijo:  —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; 26 y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

Estas palabras se las dijo Jesús a Martha después de que su hermano Lázaro había muerto. Muchas veces esa es la misma pregunta que Dios nos hace cuando estamos pasando por valles de huesos secos: ¿Alberto crees que puedo darte vida otra vez? Y me toca a mi y a ti decidir que vamos a creer.

En Romanos 6:23, el apóstol Pablo declara:  Pues la paga que deja el pecado es la muerte, pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.

Esto vital siempre preguntarnos ¿cómo llegue a donde me encuentro?  Según la palabra de Dios la muerte es producto del pecado. Esta palabra significa “errar en el blanco”. Es la misma palabra que se usaba para decir que un arquero no había acertado en el blanco. Eso es el pecado, las decisiones que tomamos que no son acertadas y que nos terminan alejando de Dios y de disfrutar la vida que nuestro creador tiene para cada uno de nosotros. Y que en lugar de desear obedecer la palabra de Dios deseamos mas satisfacernos a nosotros mismos.

Si estamos llegando a lugares de muerte, no solo es por que el mundo es injusto, sino también necesitamos pensar: ¿qué he hecho hoy para llegar aquí?  Esto nos puede facilitar el camino de regreso a Dios.

Ezequiel 37:4 sigue diciendo:

4 Entonces me dijo: «Profetiza sobre estos huesos, y diles: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del Señor! 5 Así dice el Señor omnipotente a estos huesos: ‘Yo les daré aliento de vida, y ustedes volverán a vivir. 6 Les pondré tendones, haré que les salga carne, y los cubriré de piel; les daré aliento de vida, y así revivirán. Entonces sabrán que yo soy el Señor.’” »

Dios sabe que muchas cosas nos quitan el aliento. Como hablábamos en el episodio pasado acerca de la boa constrictor que para tragar a sus presar primero les quita el aliento por medio de apretarlas de tal manera que termina sofocando a la victima.  Lo mismo pasa con los problemas en la vida, con nuestro propio pecado o aun nuestras iglesias pueden ser lugares donde perdemos el aliento cuando vivimos en lugares muy religiosos llenos de reglas y legalismo y terminamos sofocados por eso.

Lo que sea que nos este robando el aliento, Dios le pide a su profeta: Profetiza sobre estos huesos. ¿Qué tenia que profetizar Ezequiel? Que Dios les daría aliento de vida y que al llegar ese aliento y revivir, entonces ellos reconocerían al Señor.

Mas adelante Ezequiel nos dice que:

7 Tal y como el Señor me lo había mandado, profeticé. Y mientras profetizaba, se escuchó un ruido que sacudió la tierra, y los huesos comenzaron a unirse entre sí. 8 Yo me fijé, y vi que en ellos aparecían tendones, y les salía carne y se recubrían de piel, ¡pero no tenían vida! 

Algunos puntos importantes a considerar en esta parte de la escritura es:

  1. La vida es un proceso. Vivimos en una sociedad en la que la mayoría de nosotros anhela el resultado final y además que sea rápido. Costumize es la prioridad del consumismo hoy en día y de eso hay muchos ejemplos a nuestro alrededor.  Pero Dios permitió que Ezequiel fuera testigo de esta visión parecida a una escena sacada de una película de terror, pero que al mismo tiempo este profeta pudo mirar cómo esos huesos secos se unían y comenzaban a aparecer tendones y músculos y piel. La vida regresaba paso a paso.

Todo lo queremos rápido en nuestros días pero nos puede ayudar recordar que la formación del cuerpo humano, de un bebe lleva alrededor de 9 meses y tan solo ese es el inicio de una vida que se va forjando paso a paso. Así que si tu estas pasando un momento difícil en que te sientes seco y muerto por dentro, recuerda que levantarte de ahí será un proceso que tal vez no suceda de la noche a la mañana pero con Dios es seguro que va a suceder. Por otro lado también dice la biblia que la tierra se sacudió.

  1. Necesitamos ser sacudidos.Quiero recordarte que esto también sucedió cuando Jesús resucito, la tierra se sacudió. Volver a la vida puede significar que muchas de nuestras costumbres, nuestra comodidad y ciertas creencias necesitan ser afectadas y sacudidas. Muchos están secos por estar cómodos. Pero aun con todo esto algo faltaba, al final del verso 8 Ezequiel nos dice que esos cuerpos que habían dejado de ser huesos, aun no tenían vida. Este es el reflejo de muchas iglesias, pueden parecer un CUERPO vivo por que esta formado, organizado, tienen muchas reuniones, actividades, edificios, pero esta MUERTA.

Tu pues parecer una viva por que estas muy ocupado, lleno de actividades y cosas por hacer pero muerto y seco. Es por eso que el relato continua:

9 Entonces el Señor me dijo: «Profetiza, hijo de hombre; conjura al aliento de vida y dile: “Esto ordena el Señor omnipotente: ‘Ven de los cuatro vientos, y dales vida a estos huesos muertos para que revivan.’” » 10 Yo profeticé, tal como el Señor me lo había ordenado, y el aliento de vida entró en ellos; entonces los huesos revivieron y se pusieron de pie. ¡Era un ejército numeroso! 

Dios no quiere que aparentemos que estamos vivos, es por eso que le pide a Ezequiel  que profetizara. Es muy importante entender esto.

¿Qué significa profetizar?  Podemos entenderlo como declarar algo que por alguna razón estamos seguros que va a ocurrir.

Los profetas declaraban cosas que estaban convencidos que sucederían por que habían sido reveladas directamente del Señor. Ellos transmitían un mensaje.  Pero ¿a caso no hacemos eso todos los días? Transmitimos mensajes, y hasta profetizamos.

Esto lo veo en la simple escena de una madre llevando a su pequeño hijo al parque y que cuando lo ve subirse a un árbol, ella comienza a gritarle: “Hijo bájate, te vas a caer, te vas a caer, te vas a… ¡Ya ves! Te lo dije que te ibas a caer. ¿Cuántos de nosotros profetizamos sobre nuestros hijos, nuestras parejas, nuestra iglesia o sobre nosotros mismos cosas negativas? ¿Cuántas veces te dices a ti mismo: “yo no voy a cambiar”, “yo no nací para hacer cosas grandes”, “tal persona siempre será igual, no tiene esperanza”? Ten cuidado de cómo usas tus palabras por que en lugar de profetizar con fe basados en el mensaje que Dios ya nos dejo podemos estar profetizando todo lo contrario a la voluntad de Dios? Dios nos dice que ya somos libres y mas que vencedores en Cristo, que somos hechos nuevas criaturas, que somos amados, aceptados y deseados por Él.

Vivimos en un mundo muy quebrado y en él hay muchas situaciones difíciles. Dios lo sabe y por eso envía a su profeta con el siguiente mensaje:

12 Por eso, profetiza y adviérteles que así dice el Señor omnipotente: “Pueblo mío, abriré tus tumbas y te sacaré de ellas, y te haré regresar a la tierra de Israel. 13 Y cuando haya abierto tus tumbas y te haya sacado de allí, entonces, pueblo mío, sabrás que yo soy el Señor. 14 Pondré en ti mi aliento de vida, y volverás a vivir. Y te estableceré en tu propia tierra. Entonces sabrás que yo, el Señor, lo he dicho, y lo cumpliré. Lo afirma el Señor.” » 

Esta visión gloria un día se cumplió. 70 años después el pueblo de Dios estaba regresando a su tierra.  Esta era la voluntad de Dios, que sus hijos volvieran a su tierra pero sobre todo que su pueblo regresa a Él.

Y lo mismo puede suceder en nuestra vida cuando: somos conscientes de cómo llegamos a donde estamos, de que la vida es un proceso; cuando reconocemos que necesitamos a veces ser sacudidos profundamente, pero al mismo tiempo recordar que nadie nos puede robar la libertad de decidir como nos sentimos ni lo que decidimos hacer.

No importa que tan desolado sea el valle de huesos secos en que estas viviendo hoy, si pones tu mirada una vez mas en Dios siempre hay esperanza.

Te invito a orar y hacer una reflexión personal respondiendo a la pregunta: ¿qué decisiones y pecados míos me han llevado a este valle de huesos secos?  Si no estas viviendo algo asi hoy por hoy, entonces da gracias por el aliento de vida que ahí en ti y medita que decisiones también te han ayudado a estar donde estas.

En oración agradece a Dios por la libertad que tienes decidir y busca hacerte responsable tanto de tus sentimientos y acciones buscando escoger lo mejor para ti, para tu familia y tu relación con tu creador.

Que Dios te bendiga con su aliento de vida el día de hoy.

 

 

¿Qué está permitido hacer en sábado?

¿Qué está permitido hacer en sábado?

¿Por qué criticamos a ciertas personas? ¿Qué nos hace despreciar y/o estar a la defensiva con los demás? ¿Por qué preferimos cerrarnos y guardar silencio en lugar de hablar abiertamente de lo que pasa por nuestra mente y corazón?
De acuerdo a The Gottman Institute  criticar, despreciar, estar a la defensiva y callarnos son los cuatro jinetes del Apocalipsis en una relación. 
Los cuatro jinetes del Apocalipsis es una metáfora bíblica que representa el final de los tiempos. Ellos simbolizan la conquista, la guerra, el hambre y la muerte, respectivamente. El Dr. Gottman usa esta metáfora para describir los estilos de comunicación que pueden predecir el final de una relación.
¿Existe alguno de estos elementos en tus conversaciones diarias? Sobre todo en aquellos momentos que se tornan difíciles son los que revelan de lo que esta hecha nuestra relación. La forma en que nos comunicamos habla mucho de cuan sana y fuerte son nuestros vínculos con nuestra pareja, amigos y hasta con nuestros hijos.
Esto me recuerda como los cristianos podemos caer en criticar, despreciar, estar a la defensiva y hasta cerrarnos y aun así creer que estamos bien con Dios y podemos llegar a pensar que tenemos este tipo de comportamientos por que somos “espirituales”.
Veamos un ejemplo de esto. En el evangelio de Lucas capitulo 6 del verso 1 al 11, podemos ver a Jesús caminando con sus discípulos y de pronto como a todo ser humano normal, el hambre les llego y les incito a tomar algunas espigas de trigo que encontraron por el camino como tentempié. Hasta ese momento todo era normal. Pero a los ojos de otras personas ese simple acto era una completa rebelión a las enseñanzas de la religión de aquella época.
Un grupo de religiosos critico a Jesus y a sus discípulos por hacer lo prohibido en el día mas sagrado de la semana: el sábado. El problema de criticar es que no es lo mismo a ofrecer una critica, queja o hacer una observación de lo que consideramos que es incorrecto. El que es critico lo que hace es atacar al ser mismo de la otra persona. Y no deja lugar para tener una conversación sino que ha emitido un juicio.
Lucas nos dice en el verso 1 que eran los discípulos los que estaban comiendo las espigas de trigo, pero lo fariseos no les importo y prefirieron agarrar parejo al decir:¿Por qué hacen ustedes lo que está prohibido hacer en sábado?
Es obvio que a estas personas no les interesaba tener una relación con Jesús, ni querían conocerlo mas, ni mucho menos conocer su opinión al respecto de como él veía las cosas.  La acción de solo criticar elimina casi toda posibilidad de conexión con la otra persona.
Jesús no se queda callado y les recuerda que el rey mas amado de Israel hizo algo todavía peor que esto al tomar panes consagrados a Dios, panes que solo se les permitía comer a los sacerdotes y no solo el como de ellos sino que también los repartir con sus compañeros. Esto me encanta de Jesús. El sabe que no toda la historia del pueblo de Dios es una historia de perfección, obediencia y luz. No todo es tan blanco y negro como creemos que es, y Jesus dio el ejemplo perfecto a los fariseos que al parecer se quedaron sin palabras.
Lucas continua su relato y hace mención de que en otro sábado Jesús entro en la sinagoga y comenzó a enseñar. Entre los asistentes a esta reunion se encontraban nuevamente estos hombres que buscaban proteger su religion y sus creencias a toda costa. El verso 7 nos dice: así que los maestros de la ley y los fariseos, buscando un motivo para acusar a Jesús, no le quitaban la vista de encima para ver si sanaba en sábado.
¿En donde esta tu mirada? 
Esto es sorprendente y al mismo tiempo triste. Estos hombres que era obvio que no estaban de acuerdo con este joven maestro, en lugar de disfrutar de este día tan sagrado y hacer sus quehaceres religiosos en paz al lado de sus familias y amigos preferían pasar tiempo buscando encontrar algún error en Jesús para poder ahora si acusarlo de algo formal.
Como pastor de una iglesia se lo que eso se siente, cuando no te quitan la vista de encima. Toda tu vida esta expuesta. Como me visto, donde vivo, el auto que uso, como educo a mi hijo, como trato a mi esposa, como salir el ultimo servicio evangelistico, si el sermon fue muy corto o muy largo. Lo que escribo en Facebook, la ultima foto en instagram. En realidad no tengo problema con nada de esto. Estoy consiente que es el parte de este trabajo y de la responsabilidad adquirida. Lo que me llama la atención son las personas que dedican tiempo para poner su mirada solo para criticar, juzgar y despreciar a aquellos que piensan o actuar diferente a ellos. Y que cuando se les pregunta o confronta de porque se comportan de esa manera solo son defensivos o guardan silencio.
Mas alla de lo correcto o incorrecto
Confieso que antes no entendia esas actitudes y solas las tachaba de pecaminosas y terminaba también juzgando a esas personas como fariseos y religiosos llenos de critica e hipocresía  Lo que no me daba cuenta es que esos estilos de comunicación entre muchas cosas lo que expresan es una relación muerta o inexistente con la persona objeto de nuestro malestar. Es muy simple: Así no tratamos a aquellos con los que estamos conectados.
Del verso al 8 al 10 Lucas relata como Jesús sana a un hombre con la mano paralizada. A pesar del gran milagro ocurrido aquel día, el resultado en los corazones de aquellos defensores de la fe judía fue bastante impactante. Lucas lo describe así:  “Pero ellos se enfurecieron y comenzaron a discutir qué podrían hacer contra Jesús.”
Perdón ¿escuche bien? En lugar de sentir asombro por el milagro que habían sido testigos se enfurecieron y en lugar de agradecer a Dios y a Jesús por ayudar a un hombre que tal vez no tenia trabajo, o que había experimentado burlas o sabe Dios cuanta cosa mas, no, no fue así. En lugar de eso comenzaron a platicar entre ellos que harían para deshacerse de él.
¿Te sorprende su respuesta? Al principio para mi resultaba chocante que hubiera gente que ante el bien quisiera responder con mal. Pero entre mas pasa el tiempo me doy cuenta que esto no es tan fuera de lo común. Todos los días, por todo el mundo existen personas que atacan a otras solo por que son diferentes en algo. Puede ser color de piel, ideologías, raza, creencias, status social, etc.
Muchos de nosotros aprendimos que lo diferente puede resultar amenazante. Por muchas generaciones hombres como los fariseos y los maestros de la ley habían entregado sus vidas para defender las enseñanzas de Dios. El pueblo judios había sido atacado, saqueado y maltratado por siglos por otras naciones. Y lo que los había mantenido unidos y con la mirada arriba era su fe y sus creencias.
No es extraño que ellos querían defender esas mismas leyes y enseñanzas que tanto orgullo les causaba. Al final de cuentas ellos estaban convencidos que esas tradiciones representaban un pacto especial entre Dios y ellos. Y Jesús parecía ir en contra de ellas. ¿Qué haces tu cuando alguien ataca las cosas que te dan identidad? ¿Cómo miras a esa personas?
Como conclusión, no debe resultar extraño que los fariseos y maestros de la ley se sintieran incómodos y hasta amenazados con los que Cristo hacia. Pero lo triste es que cuando preferimos defender nuestras creencias y nuestras propias ideas de lo que resulta correcto podemos correr el riesgo de mirar a las demás personas como lo que son.
Estos defensores de la verdad habían perdido por completo de vista al hombre con la mano paralizada. Nadie pensó en él. Lo mismo sucede cuando preferimos tener una relación con nuestras ideas que con las personas. Dejamos de ver las necesidades, el dolor y la humanidad en el otro. La gente de repente se convierten en objetos ante nuestros ojos. Para Jesús era mas importante aquel hombre que seguir las tradiciones.
Por otro lado, criticar, despreciar y pensar en hacer daño a Jesús por parte de estas personas solo habla de lo alejados que ellos estaban de él. Si alguien se hubiera dado el tiempo para hablar con Jesús para conocer sus motivos, y como el veía las cosas; tal solo conectar con él, probablemente no hubieran respondido así.
Es cierto que ellos iniciaron la conversación pero en verdad solo fue para acusar a Jesus y a sus discípulos por hacer lo prohibido en sábado y no por que de verdad querían tener una relación con ellos.
¿Jesús quebranto la ley? 
Es importante mencionar que la ley que los fariseos y maestros de la ley estaban defendiendo no provenía de la ley de Dios, sino de las interpretaciones que mas tarde se hicieron con el deseo de guardar lo sagrado del Sábado como día dedicado a Dios. Así que la única cosa que fue rota fueron las interpretaciones de alguien mas.
Hoy quiero animarte a meditar en estas 3 cosas:
  1. Medita que elementos salen en tus conversaciones con las demás personas. ¿Hay gratitud, reconocimiento, compasión y amor? o ¿te es mas fácil criticar, despreciar, estar a la defensiva o guardar silencio ante la otra persona? Si lo último es lo que mas aparece es necesario que te des cuenta que esa relación esta en peligro de llegar a su fin si no haces algo.
  2.  Antes de sacar conclusiones acerca de las acciones de alguien mas date el tiempo de conocer a esa persona, lo que lo motiva a actuar como lo hace, ponte en su lugar y lo mas probable esa simple conexión te lleve mirar las cosas desde otra perspectiva.
  3. Asegúrate que lo que defiendes en tu vida diaria es realmente la voluntad de Dios y no solo interpretaciones de otros.
El mundo necesita a Jesús, y la iglesia es su representante sobre la tierra. Eso no esta en duda, la pregunta que me hago es ¿estoy representando realmente a Jesus en este mundo o lo que sale de mi son mas mis prejuicios personales?
Si representamos a Jesús estoy convencido que mucha gente sera beneficiada, veremos milagros y personas reconocerán el poder de Dios en sus vidas.
Pero si lo segundo es nuestra realidad, no nos sorprendamos que lo único que vemos en los demás es lo malo y que nuestros corazones lo único que sienten es miedo, enojo y hasta ganas de dañar a los demás.
Y tu, que contestaras cuando Jesús te pregunte: ¿Qué está permitido hacer en sábado: hacer el bien o el mal, salvar una vida o destruirla?
¿Porqué nos despreciamos unos a otros y que podemos hacer para evitarlo?

¿Porqué nos despreciamos unos a otros y que podemos hacer para evitarlo?

No es ningún secreto que vivimos en un mundo donde es tan fácil desestimar, menospreciar, subestimar, desechar, rechazar,  humillar, relegar y  burlarnos de otros seres humanos.  ¿Qué hace que nos tratemos con desprecio unos a otros?  La mayoría de las veces lo que nos motiva a tratarnos de esta manera es que estamos muy lejos unos de otros.

En muchas ocasiones nos burlamos de aquellos que tienen un defecto físico, o miramos con desdén al que es pobre, o no tiene educación. Criticamos al que no cree las mismas cosas que nosotros, vemos con sospecha al que tiene otra religión que tachamos como falsa o absurda. Hoy por hoy en Estados Unidos donde actualmente vivo se escucha cada vez mas de actos de discriminación a causa del color de tu piel o tu estatua migratorio. ¿Porqué es tan fácil crearnos enemigos? ¿Qué nos da el derecho de pisotear y menospreciar a otras personas que sin importar el color de piel o nacionalidad compartimos el mismo color de sangre?

¿Cuándo dejamos de ver la grandeza y maravillosa creación de Dios en el otro ser humano frente a mi? La respuesta de nuevo es simple: Estamos muy lejos unos de otros.

En día de ayer mientras leía con mi hijo un libro acerca del espacio y como si fuera una revelación, pude aprender lo siguiente:

FullSizeRender 2

 

Cuando miras al cielo en una noche llena de estrellas ¿qué es lo que ves? Solo pequeños puntos brillantes, unos mas que otros sobre una capa oscura ¿no es así? Pero la realidad es que la estrella mas cerca a nuestra planeta, que es el sol es 300,000 veces mas pesada y es 109 veces mas grande que nuestro planeta. Esto quiere decir que es tan grande que alrededor de 1,300,000 planetas Tierras podrían caber dentro del Sol. La temperatura de nuestra estrella llamada sol tan solo en la superficie se calcula que es de por lo menos 5505 grados centígrados.

FullSizeRender

¿No es asombroso todo esto? Pero ¿qué es lo que vemos nosotros desde nuestra planeta? Solo un punto muy brillante a lo lejos. Sabemos que la vida sobre nuestro planeta depende de esta estrella, y que nada puede crecer si no tuviéramos la luz y el calor que provee este astro sobre nuestra tierra. La pregunta es: ¿Caminamos conscientes de esto todos los días? Por lo menos yo no. Para mi es muy fácil menospreciar aquel majestuoso, supremo y sorprendente estrella en el centro de nuestro sistema solar ¿y sabes porque? Por que esta muy lejos de mi. 

Lucas 10:25-37  Jesucristo nos dejo una gran enseñanza al respecto hace mas de 2000 años al hablar de lo fácil que es despreciar a otras personas:

25 Cierto día, un experto en la ley religiosa se levantó para probar a Jesús con la siguiente pregunta:

—Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?

26 Jesús contestó:

—¿Qué dice la ley de Moisés? ¿Cómo la interpretas?

27 El hombre contestó:

—“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu fuerza y con toda tu mente” y “Ama a tu prójimo como a ti mismo”[a].

28 —¡Correcto! —le dijo Jesús—. ¡Haz eso y vivirás!

29 El hombre quería justificar sus acciones, entonces le preguntó a Jesús:

—¿Y quién es mi prójimo?

30 Jesús respondió con una historia:

—Un hombre judío bajaba de Jerusalén a Jericó y fue atacado por ladrones. Le quitaron la ropa, le pegaron y lo dejaron medio muerto al costado del camino.

31 »Un sacerdote pasó por allí de casualidad, pero cuando vio al hombre en el suelo, cruzó al otro lado del camino y siguió de largo. 32 Un ayudante del templo pasó y lo vio allí tirado, pero también siguió de largo por el otro lado.

33 »Entonces pasó un samaritano despreciado y, cuando vio al hombre, sintió compasión por él. 34 Se le acercó y le alivió las heridas con vino y aceite de oliva, y se las vendó. Luego subió al hombre en su propio burro y lo llevó hasta un alojamiento, donde cuidó de él. 35 Al día siguiente, le dio dos monedas de plata al encargado de la posada y le dijo: “Cuida de este hombre. Si los gastos superan esta cantidad, te pagaré la diferencia la próxima vez que pase por aquí”.

36 »Ahora bien, ¿cuál de los tres te parece que fue el prójimo del hombre atacado por los bandidos? —preguntó Jesús.

37 El hombre contestó:

—El que mostró compasión.

Entonces Jesús le dijo:

—Así es, ahora ve y haz lo mismo.

 
Según Jesucristo el secreto de la vida eterna esta escondido en solo dos desiciones: Amar a Dios sobre todas las cosas y a nuestro próximo como a nosotros mismos. 
Algunos sinónimos de la palabra amor son: cariño, afecto, apego, ternura, pasión, adoración, afición, predilección, querer.
¿Existen estas acciones en tu vida diaria por Dios y por tus semejantes? La realidad es que es difícil cuando desde dentro de nuestros corazones estamos lejos unos de otros. Muy constantemente nos encontramos haciendo la misma pregunta que hizo el religioso a Jesús: —¿Y quién es mi prójimo? 
Para mucha gente su próximo solo es la persona que pertenece a su misma iglesia o religión. Para otros los que son de su misma nacionalidad o color de piel. Las barreras que nos separan pueden ser muchas y muy variadas. Como le paso a las tres personas que pasaron frente al hombre herido en el camino y al que nadie le presto atención, excepto un hombre de Samaria que el mismo era despreciado por los judíos a causa de los prejuicios sociales y raciales de la época.
El samaritano fue el único que dejo lo que estaba haciendo y se acerco al hombre en necesidad. En aquel momento aquel hombre herido dejo de ser solo una persona mas para convertirse en alguien tan importante como para que aquel samaritano se diera el tiempo de curar las heridas, tomar al hombre y llevarlo a una posada que él mismo pago por adelantado, dispuesto a pagar mas si fuera necesario. Todo con tal de cuidar de su hermano judío.
¿Porqué alguien estaria dispuesto a hacer todas estas cosas por otro ser humano? Solo por que considera que aquella persona es lo suficientemente importante y valiosa.
¿Qué te aleja hoy o por hoy de tus semejantes?, ¿qué evita que tratas a tu familia y amigos con respeto, consideración, admiración y amor? ¿Miras a Dios como alguien más grande, asombroso y maravillo que el mismo sol? ¿Es Dios digno de tu alabanza, reconocimiento y adoración?  Si la respuesta es no a cada una de estas preguntas es muy posible que lo único que necesitas es acercarte mas a ellos. Dejar a un lado los prejuicios que solo producen miedo e y estar dispuesto a escuchar y a conocer tanto a Dios como a tu prójimo.
Solo así, solo en el momento que estemos dispuestos a bajar nuestro estilo de vida tan apurado y seamos capaces de mirar a los ojos a la persona frente a nosotros podremos darnos cuenta que ella o él, sin importar la edad, condición social o creencia, esa persona es digna de nuestro amor, cuidados y respeto.
¿Te imaginas un mundo sin que nos despreciemos los unos a otros? ¿Podremos llegar a ser familias, iglesias y  una sociedad donde dejemos de vernos solo como pequeños puntos distantes en la inmensidad? Yo creo que si.
Lo único que necesitamos es acercarnos para recuperar el asombro y la admiración por el otro ser humano y por nuestro creador. Es ahí donde se esconde la vida eterna. 
Bendiciones.

 

 

 

El problema no es la tecnologia, sino mi corazón.

El problema no es la tecnologia, sino mi corazón.

Advertencia: El siguiente video puede tener imágenes perturbadoras, pero la reflexión es poderosa y pertinente en estos tiempos.

“Are You Lost In The World Like Me?” (¿Te encontrás perdido en el mundo como yo?) Es una  canción  de Moby  y que forma parte del nuevo álbum titulado: These Systems Are Failing  (Estos sistemas están fallando) lanzado la semana pasada y muestra un mundo apocalíptico, dependiente de la tecnología

El videoclip ilustra una sociedad hiperconetada, dependiente de los celulares y los aparatos electrónicos, pero que al mismo tiempo la desconexión con el resto de los seres humanos da como resultado la frivolidad, la angustia y la soledad.

 

Al mirar este video me hizo pensar en todas las veces que al mirar mi celular es muy común encontrar,  en mi timeline de Facebook, desde videos de gente compartiendo recetas de comida, gatitos tiernos y hasta de asesinatos en tiempo real. Lo mas alarmante fue el día en que me di cuenta que podia pasar ese tipo de videos “grotescos” con una total indiferencia como lo había hecho con los gatitos tiernos y las recetas de comida.

¿Qué pasa conmigo?, ¿Ya no me importa lo que otros seres humanos pasan? Los refugiados que se ahogan el mar con imágenes de niños muriendo en las playas de Grecia,  los asesinatos de parte de policías a personas de color en los Estados Unidos, los migrates mexicanos y centro americanos que son detenidos en las fronteras que casi mueren en camiones donde son tratados peor que animales; y un sin numero de historias que todos los días se comparten en las redes sociales, muchas de ellas en vivo, y que han terminado compartiendo espacio con la chica que muestra como pintarse los labios para verse mas robustos, o el que comparte la marca de su cafe favorito. ¿En verdad estamos mas conectados que antes? ¿Estamos creando mas lazos de hermandad?

Se que no puedo hacer mucho por los refugiados sirios, o por aquellos que mueren injustamente a manos de otras personas con poder o de los migrantes en las fronteras. Se que un like o una emoji enojado no harán la diferencia en la sociedad en la que vivo.

Pero, lo que si esta en mi alcance y en el tuyo es poder mirar a los ojos a las personas que tenemos frente a nosotros. Podemos tratar de conectarnos con ellas, ser empáticos, hacer preguntas en lugar de juzgar. Puedo jugar con mi hijo y darle el 100% de mi atención cuando estoy con él. Puedo tomar de la mano a mi esposa, mirarla a los ojos y decirle que la amo, escuchar sus anhelos, comprender sus disgustos y compartir cada momento.

Puedo tratar de ponerme en los zapatos de las personas a las que predico cada semana, orar por ellas, interesarme en ellas y no solo darles información.

No puedo negar que amo la tecnología como la gran herramienta que es para nosotros los humanos. Seria insensato decir que la tecnología es el problema, tratar de satanizar o culparla por nuestros problemas seria un grave error basado en el miedo y la ignorancia. Un asesino usara el mismo cuchillo que usa el chef que hace comida para niños de la calle. Solo que el primero usara esa herramienta para herir y destruir, y otro para alimentar y cuidar. Todo depende de quien es la persona que lo use.

Eso me hace recordar las palabras del Maestro en Mateo 15:11,18-20

11 Lo que contamina a una persona no es lo que entra en la boca sino lo que sale de ella.

18 Pero lo que sale de la boca viene del corazón y contamina a la persona. 19 Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, la inmoralidad sexual, los robos, los falsos testimonios y las calumnias. 20 Éstas son las cosas que contaminan a la persona, y no el comer sin lavarse las manos.

De nuevo Jesucristo da en el blanco ¿qué diría él si viviera en este siglo? Tal vez algo como:

El problema no esta en tu celular, o tu computadora, es lo que esta lleno tu corazón que te hace buscar cosas sucias, la forma en que contestas a otras personas en las redes sociales, la critica, la infidelidad e inmoralidad sexual que corre en internet es por la enorme cantidad de corazones llenos de eso mismo que buscan saciarse.

Lo que te contamina no es tu teléfono inteligente sino las horas que pasas en el sin poder tener el dominio propio de dejarlo a un lado para jugar con tus hijos, platicar con tu esposa, para dar tiempo a la oración y estudiar la palabra de Dios. No te equivoques, el problema nunca ha sido si serán la comida, o la tecnología. Eso no contamina al hombre, lo que lo esta destruyendo esta dentro de nosotros mismos. Es ahi donde Dios quiere llegar… si se lo permitimos.

Es mi oración que no solo miremos lo que pasa afuera de nosotros, sino que comencemos a conectarnos con el estado de nuestro corazón.

Y es muy problema que no solo encontremos la causa de nuestros problemas mas profundos, sino también la solución a ellos.

Bendiciones.

 

RESURGIR | Día 7 | Conversación que resucita (1ra parte)

Dia 7

En la lengua hay poder de vida y muerte;  quienes la aman comerán de su fruto.

Proverbios 18:21 (NVI)

Hoy por hoy estoy mas que convencido del poder del lenguaje y la comunicación. Confusión, malos entendidos, relaciones fracturadas, heridas profundas, son el resultado del mal uso del lenguaje dentro de cualquier organización o simplemente donde hay seres humanos. Como dice la Biblia, en la lengua hay por de vida y muerte. Si quiere saber mas de estos temas te invito a escuchar mi podcast Connectology donde encontraras varios episodio donde trato con mayor amplitud el tema de la comunicación y como ser mas conscientes de su uso en el diario vivir. También puedes ver una clase en You Tube que recientemente impartí, que se titulo: Comunicación que edifica.

Con esto en mente quiere decir también que el lenguaje tiene el poder de matar al igual  lo tiene para dar vida. Y considero que eso es lo todos nosotros estamos buscando: Encontrar vida, algo que nos renueve las fuerzas, qué le devuelva el brillo a nuestros ojos y la pasión a nuestros clanes.

Y eso fue le que le  sucedió a dos discípulos que iban saliendo de Jerusalén y para ir a la ciudad de Emaús. Veamos su historia:

13 Aquel mismo día dos de los discípulos iban a una aldea llamada Emaús, que estaba como a once kilómetros de Jerusalén. 14 Conversaban entre sí acerca de todas estas cosas que habían acontecido. 15 Y mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se acercó y caminaba con ellos. 16 Pero sus ojos estaban velados para que no Lo reconocieran.

17 Y El les dijo: “¿Qué discusiones (palabras) son estas que tienen entre ustedes mientras van andando?” Y ellos se detuvieron, con semblante triste. 18 Uno de ellos, llamado Cleofas, Le dijo: “¿Eres Tú el único visitante en Jerusalén que no sabe las cosas que en ella han acontecido en estos días?”

Lucas 24:13-18

El mismo domingo de resurrección mientras que las mujeres que habían sido testigos de una tumba vacía y que ahora mismo estaban dando el mensaje de los ángeles a los discípulos, Jesús mismo esta en una misión. Va en búsqueda de dos discípulos que se alejaban de Jerusalén. Esto es de las cosas que me encantan de Jesús, sale a buscar a los que sabe que lo necesitan para renovar o fortalecer su fe. Esto me recuerda a un escena que el evangelio de Juan relata de un hombre ciego sanado por Jesús  y como después de tan impresionante milagro comienza a ser cuestionado por los líderes religiosos, tachándolo de mentiroso y menospreciando su testimonio, a pesar de que nadie podía negar que este hombre había estado ciego por muchos años. Ni los padres de este hombre lo pudieron defender por miedo a que los corrieran de la sinagoga.

Juan nos deja una clara imagen de que Jesús o fue en búsqueda de este hombre al saber que lo habían echado de la sinagoga:

Jesús se enteró de que habían expulsado a aquel hombre, y al encontrarlo le preguntó:  —¿Crees en el Hijo del hombre?

Juan 9:35

Así que vemos como Jesús busco y encontré al hombre para terminar su obra que era salvarlo y no solo sanarlo.

Ahora Cristo había resucitado y sabe que dos discípulos suyos necesitan ayuda. Tal vez esta huyendo de la ciudad por miedo a lo que había pasado días antes, los apóstoles estaban escondidos así que ¿para que seguir en Jerusalén?

¿Quién eran estas personas? La Biblia nos da solo un nombre: Cleofas, el hombre que no reconocido que Jesús caminaba a su lado y hasta le pregunto a Jesús:  ¿Eres Tú el único visitante en Jerusalén que no sabe las cosas que en ella han acontecido en estos días?”

¿Quién es el? El evangelio de Juan nos ofrece una gran pista:

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la esposa de Cleofas, y María Magdalena.

Juan 19:25

No hay claridad para afirmar que este mismo Cleofas, esposo de una de la mujeres llamada María que además estuvo en la crucifixión, fuera el mismo que tiene este encuentro con el Maestro. Pero de ser así también seria probable que la otra persona que va junto a él en aquel camino fuera su esposa. La Biblia no lo dice, ni lo niega, solo es probable. Si esto es así, que maravillosa imagen tenemos enfrente de nosotros, Jesucristo mismo se da el tiempo, aun antes de ver a los mismos apóstoles para pasar tiempo con esta pareja para resucitar su fe. Es obvio que no eran del grupo de los doce, por que tenemos el nombre de Cleofas y ademas los versos anteriores nos dejan claro que aquel grupo estaba escondido lleno de miedo.

Esto me conmueve, no tengo que ser un gran líder ni persona con reconocimientos para que Jesus le importe mi vida y la tuya.

Al leer todo el capitulo 24 de Lucas nos podemos dar cuenta que Jesús esta rescatando la fe de estos dos discípulos, sean quien ellos sean. Pero ¿cómo logro Jesús ayudarlos? ¿qué hizo para hacerlos RESURGIR? Como pastor me preocupa saber cómo hablar con alguien que esta teniendo un tiempo difícil en su vida y cómo eso afecta su fe. Aprender lo que hizo Jesús no solo levantarnos si no dotarnos de las herramientas necesarias para ayudar a otros. Aprendamos a tener conversaciones que resucitan.

Veamos paso a paso la conversación que nuestro Maestro tuvo con estas personas:

  1. Camino con ellos. Es importante notar que es Jesús el que se acerca y no manda un angel a ordenarles que se detengan y que se arrepientan de estar huyendo y dudando. Eso necesitamos todo en nuestras vidas, alguien que quiera caminar con nosotros, que nos entienda, que se interese por nuestra vida y no solo nos diga que hacer.
  2. Hizo preguntas. Jesús indago de muchas maneras en las vidas, sentimientos y pensamientos de Cleofas y su acompañante.

    17 ¿Qué vienen discutiendo por el camino? —les preguntó. Se detuvieron, cabizbajos; 18 y uno de ellos, llamado Cleofas, le dijo: —¿Eres tú el único peregrino en Jerusalén que no se ha enterado de todo lo que ha pasado recientemente? 19 ¿Qué es lo que ha pasado? —les preguntó.

    (Lucas  24:17-19 NVI) 

    Aprender a indagar, hacer preguntas relevantes y saber escuchar es uno de los artes de la comunicación mas necesarios si queremos aprender a conectarnos con los demás de formas mas profundas y que nos dan la oportunidad de ser de verdadera ayuda. Como coach de vida esta fue una de las primeras cosas que aprendi. Hacer preguntas no para extraer información sino preguntas que lleven a la reflexión, y ayuden a la persona a ver cosas que tal vez no puede ver por si solo. Con estas preguntas se Jesus se dio cuenta no solo del estado emocional que tenían estos dos caminantes: cabizbajos, tristes. Si no también se dio cuenta del nivel de sus creencias cuando respondieron: 19—Lo de Jesús de Nazaret. Era un profeta, poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo. 20 Los jefes de los sacerdotes y nuestros gobernantes lo entregaron para ser condenado a muerte, y lo crucificaron; 

Aquí podemos ver como también una simple pregunta saco a la luz lo que ellos pensaban que era Jesús: un profeta, pero no el mesías.

Por un mesías vale la pena morir, por un profeta no tanto, así que mejor salgamos de la ciudad; tal vez pensaron.

También las preguntas revelaron algo más:

21 Pero nosotros esperábamos que Él era el que iba a redimir a Israel. Pero además de todo esto, este es el tercer día desde que estas cosas acontecieron. 22 Y también algunas mujeres de entre nosotros nos asombraron; pues cuando fueron de madrugada al sepulcro, 23 y al no hallar su cuerpo, vinieron diciendo que también habían visto una aparición de ángeles que decían que El vivía. 24 Algunos de los que estaban con nosotros fueron al sepulcro, y lo hallaron tal como también las mujeres habían dicho; pero a El no le vieron.

Lucas 24:21-24

¿Te fijas como dijeron: Nosotros esperábamos?  La pregunta de Jesus también revelo las expectativas que ellos tenían. Expectativas que no fueron satisfechas. De muchas maneras esta es una de las cosas que considero mas dañan nuestro ser: las expectativas.

  • Dios no me da lo que quiero.
  • Yo esperaba mas de aquella persona o iglesia.
  • Creí que el matrimonio seria una mejor experiencia.
  • Nunca pensé que tener hijos seria tan difícil.
  • Para que leo mi biblia, oro o voy a la iglesia si me cuenta tanto trabajo cambiar.

AL final de tantas expectativas frustradas estamos nosotros tratando de huir de aquello que creemos que nos lastimo. Pero la realidad nunca podremos huir de nosotros mismo y debemos abrir lo ojos a que estamos llenos de expectativas que en lugar de ayudarnos nos encadenas a ideas a veces irreales.

Jesus hace preguntas para saber que emociones había en sus corazones y que ideas en sus mentes.

¿Haces eso cuando quieres ayudar a alguien? ¿Te preocupas por caminar y  conocer a la otra persona mucho antes de atreverte a dar alguna solución? El mundo da preeminencia a los que hablan, a los que dan soluciones y tienen voz propia. Pero necesitamos abrir los ojos que el mundo también esta llenos de aquellos que no sabemos decir lo que pensamos, aquello que tenemos miedo de expresar lo que deberás sentimos o pensamos. Tal vez por que desde niños nos enseñaron a callar y que había cosas que no se decían.

Como sea, es una enorme necesidad aprender a tener conversaciones que transformen nuestra vida no solo que la dirijan. Necesitamos más personas capacitadas para escuchar y conectarse con los demás en niveles que permita a la otra persona sentirse en confianza de hablar cualquier cosa sin miedo a ser juzgada.

Necesitamos iglesias libres de culpa, urgen familias que enseñan a sus hijos a hablar y a escuchar. Se necesitan centros de trabajo que den voz aquellos que no la tienen, ya que esto podría generar mayor compromiso y confianza al mismo tiempo.

No faltes mañana para la segunda parte de este tema titulado: Conversación que resucita.

Aprovecha a orar esta mañana para pedirle a Dios que te de un corazón dispuesto a caminar con las personas que deseamos ayudar y oídos deseosos de escuchar al próximo de verdad y la sabiduría para aprender a hacer preguntas que generen cambios a través de la reflexión.

Bendiciones.

 

 

 

 

RESURGIR | Día 2 | Etapa de prueba

Dia 2

 

Bienvenidos al día 2.

Ayer vimos que todo comenzó en una cueva fría, el mayor milagro de todos inicio en una tumba solitaria. Tal vez estas ahí hoy, si es así, bienvenido. No estas solo. Somos miles de personas que reconocemos que estamos quebrados y que necesitamos buenas noticias.

Hoy es vital que comprendamos uno de los detalles mas significativos de la resurrección de Cristo:

Después de padecer la muerte, se les presentó dándoles muchas pruebas convincentes de que estaba vivo. Durante cuarenta días se les apareció y les habló acerca del reino de Dios.

Hechos 1:3 (NVI)

 Después de resucitar Jesús no tuvo la intención de subir a al cielo al lado de su padre inmediatamente. En lugar de eso decidió pasar 40 días, haciendo diferentes apariciones y pasando tiempo con sus discípulos. Todo con la misión de convencer a sus seguidores de que no estaban soñando y que era real la resurrección.

El evangelio de Juan nos deja claro que:

Jesús hizo también muchas otras cosas, tantas que, si se escribiera cada una de ellas, pienso que los libros escritos no cabrían en el mundo entero. Juan 21:25 (NVI)

Es probable que varias de esas cosas sucedieran en esos 40 días.

¿De que converso Jesús con sus discípulos durante esos 40 días? Esto se puede resumir en dos cosas: Levantar la fe de estos hombres y mujeres y enseñarles la importancia del Reino de Dios.

En pocas palabras Jesús prepararía a sus discípulos para la vida en el Espíritu. Después de ese tiempo ellos ya no volverían a ver a su maestro y ahora necesitaban aprender a depender del Espíritu de Dios. Y esto es una de las cosas que más necesitamos en las iglesias de nuestros días. Existe tanta dependencia en los hombres, en los lideres, en las estructuras y costumbres y perdemos de vista la belleza del reino de Dios donde Su espíritu santo dirige lo que sucede dentro de la iglesia. Pero de esto hablaremos en los próximos días.

Es relevante observar que ese numero 40 aparece unas 146 veces en las escrituras. Por ejemplo:

  • El diluvio ocurrió durante 40 días y 40 noches.
  • 40 años fue lo que paso el pueblo de Israel rodeando el desierto antes de tomar posesión de la tierra prometida.
  • 40 días paso Moisés en la montaña para poder recibir las tablas de la ley, los 10 mandamientos y bajar lleno de la presencia de Dios.
  • 40 días fue el tiempo que Dios dio a través del profeta Jonás para que la ciudad de Nínive se arrepintiera.
  • 40 días Jesús paso en el desierto siendo tentado y probado por el diablo.

Este numero usualmente representa un tiempo de prueba que sirve para evidenciar o probar a alguien.

Recuerda cómo el Señor tu Dios te guió por el desierto durante cuarenta años, donde te humilló y te puso a prueba para revelar tu carácter y averiguar si en verdad obedecerías sus mandatos.

Deuteronomio 8:2 (NTV)

 

La tierra prometida había sido la mayor promesa de parte de Dios dada a su siervo Abraham. ¿Esta generación seria capaz mantenerse cerca de su Dios? Estaba por verse.

Es probable que si sientes la necesidad de renacer es por que estas viviendo esta etapa de prueba o la viviste y el resultado de tu carácter y de tus decisiones dejaron mucho que desear. Tal vez te haz hundido en la tristeza y el desaliento.

Si esto es así te animo a pensar que aun el mismo hijo de Dios tuvo que pasar por lo mismo:

donde Jesús fue tentado por Satanás durante cuarenta días. Estaba a la intemperie entre los animales salvajes, y los ángeles lo cuidaban.  Marcos 1:13 (NTV)

 

En estos momentos de prueba y preparación para la provisión divina es donde nuestro maestro vivió sus propias enseñanzas.

El evangelio de Juan nos dice que:

3 Él entonces les contó esta parábola: 4 «Supongamos que uno de ustedes tiene cien ovejas y pierde una de ellas. ¿No deja las noventa y nueve en el campo, y va en busca de la oveja perdida hasta encontrarla? 5 Y cuando la encuentra, lleno de alegría la carga en los hombros 6 y vuelve a la casa. Al llegar, reúne a sus amigos y vecinos, y les dice: “Alégrense conmigo; ya encontré la oveja que se me había perdido.” 7 Les digo que así es también en el cielo: habrá más alegría por un solo pecador que se arrepienta, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse.

Juan 21:25 (NVI)

Jesús busco a los discípulos donde ellos estuvieran: Encerrados, en una barca, huyendo por camino. Jesús los busco tan intensamente como este pastor a su pequeña oveja, como la mujer a su moneda de valor y como el padre en el camino.

No importa si eres un Pedro que ha negado a su maestro, no importa si eres de los que huyeron llenos de miedo ante los problemas, ni siquiera de los que se esconden cuando todo parece ir mal. El evangelio de la resurrección nos deja un mensaje claro: Mi hogar en el cielo dejó de ser importante con tal de buscarte y llenarte de nuevo de fe, seguridad y de mi palabra. No importa si eso me tome 40 días.

Lo que es seguro es que algo paso en estos 40 días que transformaron a estos hombres y mujeres para siempre.  Esa es la misión de este devocional. Poder meditar en lo que hizo Jesús durante ese tiempo.

 Recuerda:

Después de padecer la muerte, se les presentó dándoles muchas pruebas convincentes de que estaba vivo. Durante cuarenta días se les apareció y les habló acerca del reino de Dios.

Hechos 1:3 (NVI)

 Esos 40 días siguieron siendo una etapa de prueba, pero ahora no seria para examinar a Jesús si no para darles a los apóstoles pruebas de que Jesús es quien dice ser, que sus palabras son dignas de confianza, que ahora obedecer ya no debe ser un peso que cargar sino un gozo que disfrutar.

Tarea del día de hoy:

  1. Haz una lista escrita de las cosas que han sucedido en tu vida que demuestran el amor inagotable de Dios por tu vida. Pasa un tiempo de oración de gratitud.
  2. Escribe la prueba mas grande que estas pasando en este momento y preguntante: ¿Qué esta saliendo de mi con esta etapa o situación en mi vida? ¿Qué habla de mi la forma en la me comporto y los pensamientos que tengo?

Recuerda que en resumidas cuentas las pruebas sirven para evidenciar nuestros conocimientos,  medir nuestras capacidades y mostrar de lo que algo esta hecho. Si decides aceptar el día de hoy  abiertamente las carencias que tienes, la consecuencia sera que mas rápido podrás obtener lo que necesitas para resurgir. 

Los tiempos de prueba no duran para siempre pero siempre serán de vital importancia en nuestro proceso de transformación.

 

Bendiciones