RESURGIR | Día 30 | ¡Victoria!

Dia 30

¡No lo puedo creer! Hemos llegado al final de esta serie de devocionales. No tengo palabras para agradecer a todos los que han seguido y sido parte por estos 30 días. Ya sea leyéndolos por medio de este blog, pero sobre todo un millón de gracias a todos los que desde las 5am ó 4am (dependiendo del país donde se encuentren) se conectaron en vivo a través de Facebook. En verdad ¡muchísimas gracias!

Se dice que se por lo menos se necesitan 21 días para generar un nuevo habito en nuestras vidas. Es mi deseo que estos devocionales hayan podido generar el habito de buscar a tu Creador como la primer cosa de tu día.

El día de hoy me acompaña mi mejor amiga y compañera de vida: mi esposa Tania Diaz. Recientemente ella y yo hemos creado un curso de comunicación para matrimonios titulado  Comunicación que conecta, donde estudiamos la gran verdad  biblia donde queda muy claro el poder del lenguaje al reconocer que: En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto. Proverbios 18:21 (NVI) Así que hoy quiero iniciar con la siguiente reflexión:

Si el lenguaje tiene tanto poder ¿no deberíamos buscar estar más conscientes en lo que decimos?

En mi congregación tenemos una frase que mucha gente usa para responder a la pregunta ¿Como estas? y esta frase es: “Estoy luchando”. Y esto muchas veces hasta yo le he dicho para dar a entender que hay cosas en mi vida que me están costando cambiar y que lo estoy intentando o que tal vez me siento estancado; así que terminamos diciendo cosas como: “Lucho con la pereza”, “Estoy luchando contra mis pensamientos”, “Estoy luchando con mi familia” o “lucho contra cierta enfermedad”

¿Alguna ve lo haz dicho ó haz escuchado lo mismo? Si es así, sabes a lo que me refiero. Bueno un buen día mi teología favorita me dijo que esa frase no tenia sentido y que era algo que no deberíamos usar como hijos de Dios. Le pregunte por que pensaba eso y la respuesta me impacto y me conecto inmediatamente con el mensaje de la resurrección. Así que decidí invitarla a compartir en este devocional de hoy. (El video lo pueden encontrar en mi canal de Facebook).

54 Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: «La muerte ha sido devorada por la victoria.»

55 «¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?» 

56 El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. 57 ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!

1 Corintios 15:54-57 (NVI)

Lo que me ayudo a ver mi esposa fue lo siguiente:

  • La resurrección es la materialización de la Victoria de Cristo. Victoria sobre la muerte. Victoria sobre la oscuridad. Victoria sobre el miedo y la culpa.
  • Así que vivir bajo el evangelio de la resurrección es vivir bajo la convicción de que…somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Romanos 8:37 (NVI) Y si somos ya vencedores, por que persistimos en usar un lenguaje de guerra en nuestra vida diaria. 

En los posts pasados hablamos que la Gente del Tercer día, como le he llamado a todos aquellos que están en el camino de RESURGIR, es gente que tiene estas 4 características:

  1. Han estado en lugares oscuros. Saben de primera mano lo que es fracasar, cometer errores terribles y pecados vergonzosos.
  2. Han sido lastimados y que están llenos de heridas. Pero que al mismo tiempo su confianza en Dios les lleva a usar esas heridas como prueba de que Alguien mucho mas poderoso vive en ellos y que puede usar sus marcas para probar el mensaje de la resurrección en el día de hoy.
  3.  Les cuesta cambiar pero que están dispuestas a intentarlo y a dejar sus prejuicios atras.
  4. Saben lo que significa estar muertos en sus pecados, encadenados a la ignorancia, limitados por la religiosidad, pero que al mismo tiempo han disfrutado de la libertad y maravillosa experiencia de RESURGIR de todas estas cosas que los mantenía encerrados en una tumba.

Es por eso que he decido cerrar con lo que mi esposa ha descubierto en las palabras del apóstol Pablo dirigidas a las iglesias de Corintio y Colosas:

Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantes y, por medio de nosotros, esparce por todas partes la fragancia de su conocimiento.

2 Corintios 2:14 (NVI)

14 Dios anuló el documento de deuda que había contra nosotros y que nos obligaba; lo eliminó clavándolo en la cruz. 15 Dios despojó de su poder a los seres espirituales que tienen potencia y autoridad, y por medio de Cristo los humilló públicamente llevándolos como prisioneros en su desfile victorioso.

Colosenses 2:14-15 (DHH)

Alberto: ¿Por que consideras que no deberíamos usar la frase estoy luchando en nuestra vida diaria? 

Tania: Mas que no “deber usar” mi invitación es a ser mas conscientes de lo que decimos y la realidad que crea. Creer que estoy en una lucha, en una guerra, en una batalla no nos permite recordar y vivir que junto con Cristo y debido a su resurrección estamos en victoria, en triunfo y tomando parte en su desfile victorioso.

Ya no estoy en una guerra ni estoy luchando porque Cristo YA venció.

Alberto: ¿Por que estas dos escrituras son tan importantes para ti? 

Tania: Me encantan porque me recuerdan de manera muy clara que gracias a Dios y por Cristo, me lleva SIEMPRE triunfante. También que ya nada me obliga, no “tengo que” ni “debo de” hacer, ser o hablar tal o cual cosa, porque gracias a Cristo he sido hecha libre.

Libre del pecado, libre de la muerte, libre de la derrota, libre del miedo!

Libre para ELEGIR.

Elegir a Dios y su voluntad.

Elegir el gozo, la paz, el amor, la generosidad, en otras palabras libre para elegir crecer y desarrollar los frutos del espíritu en mi vida.

Elegir lo que edifica. Lo que me edifica a mi y a otros.

Elegir seguir siendo libre en Cristo

Alberto: ¿Qué puedes decirles a nuestros amigos que han sido parte de estos devocionales y desean  RESURGIR en sus vidas y en su fe? 

Tania: Que crean a Dios respecto a vivir celebrando la victoria de Cristo y que es verdad que nos lleva con el en su desfile victorioso. De esa manera ejercemos la preciosa libertad que tenemos en Cristo. De esa manera no estamos obligados sino que elegimos con gozo y fe la buena voluntad de nuestro Padre, porque  le conocemos  y estamos seguros en su amor.

Lo anterior me lleva a pensar en la primer carta de Pedro en la que nos dice lo siguiente:

18 Porque Cristo mismo sufrió la muerte por nuestros pecados, una vez para siempre. Él era inocente, pero sufrió por los malos, para llevarlos a ustedes a Dios. En su fragilidad humana, murió; pero resucitó con una vida espiritual, 19 y de esta manera fue a proclamar su victoria a los espíritus que estaban presos.

1 Pedro 3:18-19 (DHH)

No entrare en detalle en la interpretación de este texto, pero si quiero destacar que el apóstol Pedro declara que una de las cosas que hizo Jesucristo al  resucitar fue anunciar su victoria aún a los seres espirituales que se encontraban presos.

Así de importante es este mensaje:

«La muerte ha sido devorada por la victoria.»

55 «¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?» 

56 El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. 57 ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!

1 Corintios 15:54-57 (NVI)

Al orar busca agradecer a Dios y a Jesucristo por que podemos ser VICTORIOSOS en el día de hoy por que ¡Él resucito!

¡Bendiciones y hasta nuestro nueva aventura!

RESURGIR | Día 29 | El Reino

DIa 29

A Dios le sobran propagandistas y le faltan testigos. R.Trossero

También dijo: «¿Con qué vamos a comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola podemos usar para describirlo?

Marcos 4:30

Nos acercamos al final de estos devocionales y ha quedado claro que Jesús al resucitar no fue directamente a su morada celestial al lado del Padre. En cambio nuestro Señor prefirió pasar tiempo con sus seguidores y ayudarlos a RESURGIR de la tumba llamada miedo, dudas e inseguridades. El medico Lucas le resume a su amigo Teófilo aquellos días que Jesús paso al lado de sus discípulos de esta manera:

Estimado Teófilo, en mi primer libro me referí a todo lo que Jesús comenzó a hacer y enseñar hasta el día en que fue llevado al cielo, luego de darles instrucciones por medio del Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido. Después de padecer la muerte, se les presentó dándoles muchas pruebas convincentes de que estaba vivo. Durante cuarenta días se les apareció y les habló acerca del reino de Dios.

Hechos 1:1:3 (NVI)

40 días, solo 4o días para levantar la fe de estos hombres, para llevarlos del miedo a la seguridad, de la duda a la certeza. Esos 40 días fueron vitales para la fe de estos hombres y mujeres. Fue en este tiempo en el que un grupo de personas que permanecieran encerrados o huyendo ahora estaba poniendo el mundo de cabeza y que tiempo después la mayoría de ellos morirían valientemente por su fe y por su maestro.

¿Cómo pudo ser esto posible? ¿De qué les hablo Jesús en esos 40 días a parte de las cosas que ya hemos visto de antemano? El verso 3 nos dice: Durante cuarenta días se les apareció y les habló acerca del reino de Dios.

Querer desarrollar tan solo este verso en un post seria imposible pero quisiera dejarles algunas ideas importantes al respecto de este tema. Estaría incompleta esta serie de devocionales sino hablamos del principal tema que Jesús trato con sus discípulo durante aquellos días: EL REINO DE DIOS.

En Marcos 1:14 nos confirma que: 14 Más tarde, después del arresto de Juan, Jesús entró en Galilea, donde predicó la Buena Noticia de Dios. 15 «¡Por fin ha llegado el tiempo prometido por Dios! —anunciaba—. ¡El reino de Dios está cerca! ¡Arrepiéntanse de sus pecados y crean la Buena Noticia!». (NTV) 

En otra ocasión Jesus dijo:  «Es preciso que anuncie también a los demás pueblos las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado.» Lucas 4:43(NVI)

El evangelio del Reino de Dios era el centro de su mensaje y la razón principal de su venida a este mundo.

Tan importante es que Jesús dedico sus últimos días sobre la tierra para seguir hablando de ese tema y confirmando que los discípulos pudieran comprenderlo.

Lo que me pregunto es  ¿hoy nosotros comprendemos ó por lo menos buscamos tener mas entendiendo a cerca de la importancia de este Reino en nuestras vidas?

¿Reino de los cielos ó Reino de Dios?

Es fácil crear confusión al respeto de este tema.

El evangelista y apóstol Mateo, opta por hablar de: “El Reino de los Cielos, cuando los otros tres evangelistas hablan de: “El Reino de Dios. Solamente en 4 ocasiones Mateo usa la frase “El Reino de Dios” (6:33; 12:21,28,31,43), en tanto que la frase “el Reino de los Cielos aparece 32 veces en su evangelio. Generalmente se explica la preferencia de Mateo por esta última frase para denotar el carácter CELESTIAL del reino, vale decir, que proviene de ARRIBA, como un DON DE DIOS  y no como una creación meramente humana y perecible.

Necesitamos recordar que la lengua nativa de los judíos, en los tiempos de Cristo, era el arameo, un dialecto semítico muy cercano al Hebreo. Jesús habló este dialecto en toda su predicación y enseñanza doctrinal. Sus dichos, tal como están registrados en los evangelios, fueron vertidos del vernáculo al griego, que era el idioma literario de la época. El respeto que tenían los judíos hacia el nombre de Dios hacía que evitaran pronunciarlo. Temían incurrir en alguna frase que pudiera considerarse uso vano del nombre de Dios, y en consecuencia recurrían a substitutos: “Los cielos” era uno de los más empleados. Y es casi seguro que el mismo Señor lo haya usado también para evitar herir las susceptibilidades de sus paisanos. De este modo el evangelista se adapta a la peculiaridad de su público, y así hacer accesible el mensaje entre su propio pueblo.

INTERPRETACIONES

Para muchos de nosotros es facil interpretar o entender la frase Reino de Dios, con nuestra iglesia, ¿Pero esto es así de sencillo de explicar? Profundicemos en esto:

La Iglesia Cristiana, a lo largo de su historia, ha interpretado el Reino de Dios de dos maneras: Una es la que tiene un carácter escatológico o futurista, y el otro que recalca su naturaleza presente o consumada. Por cierto que en la Iglesia primitiva el concepto futurista fue el que predominó. Los llamados “Padres Apostólicos” contemplaron el reino como un asunto FUTURO de dicha que se consumaría con la segunda venida de Cristo al mundo. Además, algunos de esos “padres” sostuvieron, incluso, que sería un dominio terrestre, aunque otros no se atrevieron a mencionar lugares concretos. El único que no aceptó la interpretación futurista fue Orígenes. Él creyó que el reino tenía un significado espiritual o simbólico y no literal.

Agustín de Hipona  identifica el reino con la iglesia militante, lo que estaba diciendo es que el reino milenario de Dios había sido inaugurado con la primera venida de Cristo, hace dos milenios.

Los reformadores hicieron suyo el énfasis espiritual del reino de Agustín llevándolo al “corazón” del creyente. No obstante, los reformadores esperaban igualmente la manifestación visible de dicho reino con la segunda venida de Cristo al mundo.

El Reino de Dios y la iglesia son inseparables, pero no son lo mismo.

En una ocasión Jesús estaba enseñando a cerca de como nos consumen las preocupaciones fisicas de este mundo como la comida y el vestido; es ahí donde Él hace una hermosa promesa al mismo tiempo que una recomendación:

31 Ustedes, por el contrario, busquen el reino de Dios, y estas cosas les serán añadidas. 32 »No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino.  (Lucas 12:32 NVI)

Lo que Jesús realmente hacía era buscar un nuevo pueblo a quien se le daría el reino.

EL REINO DE DIOS, PRESENTE Y FUTURO

En Marcos 12:34 Jesús le dice a un escriba: “no estás lejos del reino de Dios”. En Mateo 12:28 Jesús dice que: “El reino ciertamente ha llegado a ustedes” por el hecho de expulsar a los demonios de un ciego y sordo. En Mateo 13:44-46 Jesús habla del reino como un tesoro escondido en la tierra, que los hombres pueden descubrir ahora. En Lucas 17:20-21 Jesús declara que “el reino ya está entre ustedes”.  Es decir, su presencia en la tierra es la presencia del reino de Dios.

Si bien es verdad que algunas declaraciones de Jesús muestran un reino presente en su ministerio, también es cierto que hay una dimensión futurista del mismo en otras de sus declaraciones. En primer lugar,  6 de las Bienaventuranzas sólo podrán cumplirse en el FUTURO (Mateo 5:4-9). En Mateo 25:31,34 Jesús habla de un reino que sólo se podrá heredar cuando él vuelva por segunda vez. En Mateo 26:29, durante la última cena, Jesús les dice a sus discípulos que anticipa el día cuando beberá con sus discípulos del fruto de la vid, en el reino de su Padre.

Uno de los problemas mas grandes que existen al confundir la iglesia con el Reino de Dios es que esto provoca que muchos se den por satisfechos al “ya estar en el Reino”. Esta idea por si sola hace que el deseo de seguir madurando y de no conformarnos con solo estar en una iglesia se congele poco a poco, por que al fin, “ya soy parte del Reino de Dios”. Si queremos realmente RESURGIR, necesitamos entonces una renovada y profunda comprensión de este Reino. ¿La estas buscando o te estas conformando? De la respuesta a esta pregunta depende que resurjas o no.

No lo olvides, el mensaje del Reino de Dios fue central en el mensaje del resucitado, con sus enseñanzas hizo RESURGIR a sus discípulo y estoy seguro que lo hará con nosotros si estamos dispuestos a seguir profundizando en él y le pedimos humildemente que nos siga revelando su voluntad.

De esto hablaremos en el próximo y último post de esta serie.

Para más información de la pregunta  de este tema, sobre to para la pregunta ¿Es la iglesia el reino?  te invito a leer las notas del Doctor Douglas Jacoby, (uno de los maestros de las Iglesia de Cristo) al hablar de este tema. El material en ingles lo puedes encontrar dando click aquí. 

Bendiciones.

RESURGIR | Día 27 | Gente del Tercer Día (2da Parte)

Dia 27

Algunas características que vimos en el post pasado acerca de las personas del tercer día fueron que:

  1. Han estado en lugares oscuros. Saben de primera mano lo que es fracasar, cometer errores terribles y pecados vergonzosos.
  2. Han sido lastimados y que están llenos de heridas. Pero que al mismo tiempo su confianza en Dios les lleva a usar esas heridas como prueba de que Alguien mucho mas poderoso vive en ellos y que puede usar sus marcas para probar el mensaje de la resurrección en el día de hoy.
  3.  Les cuesta cambiar pero que están dispuestas a intentarlo y a dejar sus prejuicios atras.
  4. Saben lo que significa estar muertos en sus pecados, encadenados a la ignorancia, limitados por la religiosidad, pero que al mismo tiempo han disfrutado de la libertad y maravillosa experiencia de RESURGIR de todas estas cosas que los mantenía encerrados en una tumba.

Y de forma muy practica, son personas que se puede decir que esta en un nivel de aprendizaje que les permite experimentar cambios revolucionarios. Esto es un aprendizaje que implica despertar a algo completamente nuevo, único y transformador. Es estar fuera de la caja y en un nuevo mundo; tal como lo definiría Gregory Bateson (Leer el post pasado)

También miramos que detrás de la mentalidad hebráica sobre el tema de los tres días se reconocían que los grandes actos de liberación y manifestación de Dios ocurren en el tercer día, así que esta frase terminan siendo un modismo judío que indicaba “el día de salvación,” “el día de la resurección” “el último día al final de los tiempos.”

El día de hoy miraremos un ejemplo de una persona que se convirtió en un hombre del tercer día y que significo esto en su vida. La escritura con la que comenzamos el post pasado fue esta:

39 Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén. Lo mataron, colgándolo de un madero, 40 pero Dios lo resucitó al tercer día y dispuso que se apareciera,

Hechos 10:39-40 (NVI)

Aquí encontramos al apóstol Pedro predicándole a una familia de gentiles romanos, pero para comprender mejor el contexto vayamos a la historia desde su inicio.

1  Vivía en Cesarea un centurión llamado Cornelio, del regimiento conocido como el Italiano. 2 Él y toda su familia eran devotos y temerosos de Dios. Realizaba muchas obras de beneficencia para el pueblo de Israel y oraba a Dios constantemente. 3 Un día, como a las tres de la tarde, tuvo una visión. Vio claramente a un ángel de Dios que se le acercaba y le decía:

—¡Cornelio!

4 —¿Qué quieres, Señor? —le preguntó Cornelio, mirándolo fijamente y con mucho miedo.

—Dios ha recibido tus oraciones y tus obras de beneficencia como una ofrenda —le contestó el ángel—. 5 Envía de inmediato a algunos hombres a Jope para que hagan venir a un tal Simón, apodado Pedro. 6 Él se hospeda con Simón el curtidor, que tiene su casa junto al mar.

7 Después de que se fue el ángel que le había hablado, Cornelio llamó a dos de sus siervos y a un soldado devoto de los que le servían regularmente. 8 Les explicó todo lo que había sucedido y los envió a Jope.

9 Al día siguiente, mientras ellos iban de camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea a orar. Era casi el mediodía. 10 Tuvo hambre y quiso algo de comer. Mientras se lo preparaban, le sobrevino un éxtasis.

Hechos 10:1-9

Esta historia comienza con Cornelio un capitán romano, generoso con los judíos y temeroso de Dios. Interesante mezcla en aquellos días. Dios decide hacer algo importante con él y con su familia y para eso necesita a un hombre: el apóstol Pedro. En un momento veremos que Dios es el maestro ajedrecista por excelencia, cada movimiento en su voluntad impactan no solo la vida de una persona sino puede hacer que generaciones enteras sean beneficiadas con un solo movimiento de su perfecto plan.

Mientras que Cornelio tuvo esta grandiosa visión, Pedro se encontraba en la azotea de una casa esperando que la comida estuviera lista. De repente, ¡entro en éxtasis! ó entro en trance, según la versión en ingles y tuvo una revelación.

¿Cómo paso esto? ¿Se le bajo el azúcar? ¿Fue por no comer? ¿Es normal entrar en trance? ¿Por qué el autor de Hechos lo escribe como algo que no era fuera de lo común?

No hay mucha explicación al respecto ya que es probable que Lucas se dirigía a una audiencia que estos temas les eran muy comunes.

Si vamos un poco mas a fondo, podemos mirar varios ejemplos en la biblia de personas que recibieron revelaciones de formas bastante interesantes:

En Génesis podemos encontrar la historia de Abraham, el padre de la fe. Un hombre que salió de su tierra a un lugar totalmente desconocido, obedeciendo a una voz que escuchaba o que a veces se presentaba en forma humana para darle indicaciones de lo que debía de hacer. Así es como el y su familia, sus ganados y sirvientes inician la aventura mas grande de sus vidas, y que cambio la humanidad hasta nuestros días. Y todo por obedecer una visión. Y así como él muchos ejemplos más.

No todas las revelaciones que transtornan nuestra vida y la cambian para siempre nos llega de formas tan gráficas  milagrosas y llenas de esplendor espiritual.

A veces solo podemos definirlas como algo que solo tú eres capaz de ver y nadie más.

Es algo en lo que no puedes dejar de pensar, algo que te roba el sueño y hasta te llena de dolor y preocupación.

Ahí tenemos el ejemplo de Nehemias. Un hombre que con un trabajo estable y bien remunerado que no tenia mucho de que preocuparse. Pero solo por que un buen día escucho que su pueblo y su gente se encontraba sufriendo, esto lo lleno de dolor, eso lo llevo a orar, ayunar y hacer un plan para ayudar a su gente. Con la ayuda de Dios Nehemías logro mover toda una maquinaria económica y del gobierno de su época para favorecer al pueblo judío. Nehemías nunca recibió una visión espectacular ni escucho una voz, ni un ángel le dio instrucción pero es muy obvio que recibió una visión que apodero todo su ser y le llevo a decir que no podía quedarse con los brazos cruzados. El resultado fue lograr construir una muralla en tiempo record que protegería a sus compatriotas.

Los cambios, los avances y hacer historia se dan con mayor facilidad cuando las personas tenemos una revelación, una epifania.

Sin esto, lo mas común es vivir regidos bajo el peso de las tradiciones y costumbres de la época, de lo normal.

Esto fue lo que comenzó a experimentar Pedro al tener esta visión: v.-11 Vio el cielo abierto y algo parecido a una gran sábana que, suspendida por las cuatro puntas, descendía hacia la tierra. 12 En ella había toda clase de cuadrúpedos, como también reptiles y aves.

 ¿Cuál era la visión?

Una sabana que bajaba del cielo llena de todo tipo de animales.

Debemos recordar que Pedro como buen judío era regido por una multitud de leyes. Leyes que definían que animales eran puros y cuales no. Leyes alimenticias que definían que animales eran puros y cuales no. Estas leyes dictaban que si tocabas un animal impuro tu mismo te volvías impuro. Estas leyes impulsaban a la separación de las cosas, animales y personas impuras.

Necesitamos observar que esta sabana al venir colgada del cielo por las cuatro puntas quiere decir que todos los animales caían en el centro, tocándose entre si. Así que si había algún animal que impuro entre ellos eso automáticamente volvía impuros a los demás.

13 —Levántate, Pedro; mata y come —le dijo una voz. 14 —¡De ninguna manera, Señor! —replicó Pedro—. Jamás he comido nada impuro o inmundo.

Esto si es sorprendente. Pedro recibe una visión, con ella una voz le da una orden. Esa voz Pedro la atribuye al Señor y aun así se niega a obedecer!!! Esto esta una de las razones por las que creo en la biblia. Es real, honesta y directa. Si alguien hubiera tratado de maquillar a Pedro como el súper líder, fiel, espiritual. Yo hubiera quitado esa parte de la biblia.

¿Cómo te pones desafiante con Dios, Pedro?

La reacción de Pedro nos dice mucho de cómo actuamos cuando nuestras creencias y costumbres mas arraigadas son confrontadas.

Comparemos un momento la respuesta de Pedro con la de Cornelio:

  • ¿Qué quieres Señor? Fue lo que dijo el capitán romano.
  • Pedro dijo: No, De ninguna manera. Jamás he comido nada impuro.

Esto me suena conocido. Como líder constantemente trato de implementar nuevas cosas en mi ministerio. Y es muy común encontrar personas que me dicen: ¡No, de ninguna manera, eso no lo hechos intentado antes! Nada es nuevo bajo el sol.

Me pregunto: ¿Quién le había dicho a Pedro que alimentos o animales eran impuros? Sus leyes. Esto es un claro ejemplo de cómo podemos llegar a tener una relación mas fuerte con nuestras tradiciones y leyes que con el Dios que nos dejo esas enseñanzas.

Jesús lo dijo así en Marcos 2:27 (NTV) Después Jesús les dijo: —El día de descanso se hizo para satisfacer las necesidades de la gente, y no para que la gente satisfaga los requisitos del día de descanso.

El problema con la gran parte de la religión es que casi todo esta hecho para que la gente satisfaga las necesidades de la propia religión y muy poco para satisfacer las necesidades de la gente.

Me encanta como Dios pone en jaque las antiguas costumbres que deba a las personas el derecho de legislar sobre lo que es impuro y lo que no lo es:

15 Por segunda vez le insistió la voz:

—Lo que Dios ha purificado, tú no lo llames impuro.

Un detalle muy importante que no debemos perder de vista es el numero de veces que esta visión se repitió ante los ojos de Pedro.

16 Esto sucedió tres veces, y en seguida la sábana fue recogida al cielo.

El numero 3 es llamado “un numero divino” por ser mencionado con frecuencia en relación con las cosas santas. En Isaias 6:3 los serafines claman en tres ocasiones: Santo, santo, santo. Este numero se refiere a la plenitud, llenura o perfeccion divina. Jesús resucito al tercer día por ejemplo.

Como buen Judío y ahora cristiano, el sabia que los numero no solo se usaban para medir cantidad y distancia: sino también tenían un mensaje.

En la tercera ocasión Pedro ya podía estar convencido de quien provenia esta visión.

Esta puede ser una gran lección para todos; piensa: ¿Cuanta situaciones se repiten en nuestra vida constantemente como un mensaje que nos grita: Cambia?

El gran problema de nuestro días no es que Dios haya dejado de hablar o si no que ya no tenemos tiempo para poner atención a los detalles donde Dios nos habla.

Se necesita un verdadero estado de conexión para poder darle la atención debida a aquellas cosas, emociones, personas que estan a nuestro alrededor.

Dios quiere dejarle algo claro a Pedro:

Quiero usarte mas alla de lo que tu mismo crees. Pero necesitas dejar todo aquello que te proporciona seguridad: tus métodos, creencias y toda la estructura que limite mi poder en ti.

 

Te invito a orar esta mañana por una visión que pueda llenar tu alma por completo. Por una visión de parte de Dios que haga cimbrar tu mundo, que te llene de temor y que te lleve a RESURGIR de una forma que no lo hubieras soñando antes. Y si lo haces de todo corazón prepárate para lo que vendrá.

En el siguiente post seguiremos con la tercer parte de la GENTE DEL TERCER DÍA.

Bendiciones.

 

RESURGIR | Día 26 | Gente del Tercer Día (1ra Parte)

Dia 26.PNG

La gente del tercer día es la gente ordinaria viviendo de forma extraordinaria y que espera que lo imposible suceda, es gente transformada por el mensaje de la resurrección.

39 Y nosotros somos testigos de todas las cosas que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén. Y también le dieron muerte, colgándole en una cruz. 40 A éste Dios le resucitó al tercer día e hizo que se manifestara,

Hechos 10:39-40 (LBLA)

El mensaje de la resurrección se convirtió en parte fundamental de la proclamación del evangelio. Un evangelio que en sus inicios fue anunciado por personas que estaban llenas de miedo, escondidas para que los problemas no las alcanzara. Entre esta gente estaban aquellos que también estaban llenos de culpa por haber traicionado y negado a su Maestro, otros que tenían serias dudas y donde la mayoría no tenia claro que hacer con sus vidas, así que solo se dejaban llevar por lo que el mas influyente del grupo hacia. ¿Te suena familiar esta escena?

Como sabemos la resurrección sucedió en el tercer día y este evento cambio para siempre a estas personas. Pero ¿qué tiene de especial este día? Miremos un poco mas de cerca lo que la Biblia tiene que decirnos al respecto:

Al tercer día, Abraham alzó los ojos y a lo lejos vio el lugar. Génesis 22:4

Moisés levantó los brazos al cielo, y durante tres días todo Egipto quedó envuelto en densas tinieblas. Éxodo 10:22 

…Y los israelitas anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua. Éxodo 15:22 

y que se preparen para el tercer día, porque en ese mismo día yo descenderé sobre el monte Sinaí, a la vista de todo el pueblo. Éxodo 19:11
En la madrugada del tercer día hubo truenos y relámpagos, y una densa nube se posó sobre el monte. Un toque muy fuerte de trompeta puso a temblar a todos los que estaban en el campamento.  Éxodo 19:16
 Al tercer día, Ester se puso sus vestiduras reales y fue a pararse en el patio interior del palacio, frente a la sala del rey. El rey estaba sentado allí en su trono real, frente a la puerta de entrada. Ester 5:1
Después de dos días nos dará vida; al tercer día nos levantará, y así viviremos en su presencia. Oseas 6:2
Él les contestó: —Vayan y díganle a ese zorro: “Mira, hoy y mañana seguiré expulsando demonios y sanando a la gente, y al tercer día terminaré lo que debo hacer.”Lucas 13:32
“El Hijo del hombre tiene que ser entregado en manos de hombres pecadores, y ser crucificado, pero al tercer día resucitará.” Lucas 24:7
Si queremos comprender mejor estos textos es necesario conocer la mentalidad hebráica sobre el tema de los tres días. Interesantemente, los sabios de Israel reconocían que los grandes actos de liberación y manifestación de Dios ocurren en el tercer día, incluso “tercer día” era un modismo judío que indicaba “el día de salvación,” “el día de la resurección” “el último día al final de los tiempos.”

Porque así como tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre de un gran pez, también tres días y tres noches estará el Hijo del hombre en las entrañas de la tierra.  Mateo 12:40 (NVI)

Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras,

1 Corintios 15:3-4 (NVI)

Algo que me sorprendo también fue releer el primer libro de la Biblia ahora con esta mentalidad:

12 Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla,
y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie.
Y Dios consideró que esto era bueno.
13 Y vino la noche, y llegó la mañana:
ése fue el tercer día.  Génesis 1:12-13 (NVI)

Según el relato biblico es en el tercer día cuando las aguas retrocedieron y surgió la tierra seca. La atmósfera se despejó, por lo que entró un poco más de luz en el planeta. Apareció la vegetación; nuevas especies brotaron a lo largo del tercer día y de los días posteriores

Es en este día donde aparecen las primeras cosas vivas de la creación. Las hierbas que dan semilla y los arboles que dan fruto son las primeras cosas que crecen y fueron hechas en el tercer día.

En el proximo post veremos algunas características de las personas del tercer día, entre ellas están:

  1. Han estado en lugares oscuros. Saben de primera mano lo que es fracasar, cometer errores terribles y pecados vergonzosos.
  2. Han sido lastimados y que están llenos de heridas. Pero que al mismo tiempo su confianza en Dios les lleva a usar esas heridas como prueba de que Alguien mucho mas poderoso vive en ellos y que puede usar sus heridas para probar el mensaje de la resurrección en el día de hoy.
  3.  Les cuesta cambiar pero que están dispuestas a intentarlo y a dejar sus prejuicios atras.
  4. Saben lo que significa estar muertos en sus pecados, encadenados a la ignorancia, limitados por la religiosidad, pero que al mismo tiempo han disfrutado de la libertad y maravillosa experiencia de RESURGIR de todas estas cosas que los mantenía encerrados en una tumba.

 

Esto me hace pensar en los niveles de aprendizaje que el antropólogo, científico social, lingüista y cibernético Gregory Bateson menciono como parte de su extenso trabajo, y estos niveles de aprendizaje son:

  • Aprendizaje 0. Este equivale al no cambio. Esto implica comportamientos repetitivos en los que el individuo, el grupo o la organización están atascados o atrapados “dentro de la caja”. Son los hábitos, resistencias, inercia.
  • Aprendizaje I. Cambio gradual. Implica correcciones y adaptaciones mediante flexibilidad y adaptabilidad de los comportamientos ya existentes. Aunque estos cambios ayudan a extender las capacidades de la persona u organización, siguen estado dentro de la caja.
  • Aprendizaje II. Cambios a gran escala. En las creencias y valores.
  • Aprendizaje III. Cambio evolutivo. Cambio a nivel de la identidad.
  • Aprendizaje IV. Cambio revolucionario. Implica despertar a algo completamente nuevo, único y transformador. Es estar fuera de la caja y en un nuevo mundo.

 

Estos niveles pueden significar un mapa de ruta sumamente útil en la búsqueda del cambio en nuestras vidas, ya que cada situación y transición en la vida tiene que ver con alguno de estos niveles.

Uno de los grandes problemas que enfrentamos para lograr hacer cambios y alcanzar metas es que vivimos en el nivel CERO de aprendizaje esta visión de Batenson ó en la muerte espiritual si lo viéramos de una manera espiritual. 

En el proximo post hablaremos como Dios ayudo a uno de sus siervos que habían sido testigos de la resurrección a pasar de un nivel a otro.

Hasta entonces, sigamos RESURGIENDO!!!

Bendiciones

 

 

RESURGIR | Día 20 | Encuentros comunes (1ra parte)

Dia 20.PNG

Considero que la mayoría de nosotros tiene un hambre de lo sagrado y lo sobrenatural. Pero muchas veces despreciamos lo común sin darnos cuenta que, es en esos detalles cotidianos cuando Dios hace sus mejores apariciones.

Eclesiastés 3:11 (NTV) nos dice que Dios sembró la eternidad en el corazón humano…” y por nuestros limites naturales no alcanzamos a comprender todo, pero es innegable que algo dentro de nosotros nos dice que nacimos para algo más que solo nacer, crecer, trabajar, pagar deudas, tener familia y esperar la muerte. Echemos de nuevo una mirada a lo que los 40 días siguientes a la resurrección de Cristo tienen para nosotros. 

Después de esto Jesús se apareció de nuevo a sus discípulos, junto al lago de Tiberíades. Sucedió de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás (al que apodaban el Gemelo), Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos discípulos.

—Me voy a pescar —dijo Simón Pedro.

—Nos vamos contigo —contestaron ellos.

Salieron, pues, de allí y se embarcaron, pero esa noche no pescaron nada.

Al despuntar el alba Jesús se hizo presente en la orilla, pero los discípulos no se dieron cuenta de que era él.

—Muchachos, ¿no tienen algo de comer? —les preguntó Jesús.

—No —respondieron ellos.

—Tiren la red a la derecha de la barca, y pescarán algo.

Así lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red.

—¡Es el Señor! —dijo a Pedro el discípulo a quien Jesús amaba.

Tan pronto como Simón Pedro le oyó decir: «Es el Señor», se puso la ropa, pues estaba semidesnudo, y se tiró al agua. Los otros discípulos lo siguieron en la barca, arrastrando la red llena de pescados, pues estaban a escasos cien metros de la orilla. Al desembarcar, vieron unas brasas con un pescado encima, y un pan.

10 —Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar —les dijo Jesús.

11 Simón Pedro subió a bordo y arrastró hasta la orilla la red, la cual estaba llena de pescados de buen tamaño. Eran ciento cincuenta y tres, pero a pesar de ser tantos la red no se rompió.

12 —Vengan a desayunar —les dijo Jesús.

Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: «¿Quién eres tú?», porque sabían que era el Señor. 13 Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio a ellos, e hizo lo mismo con el pescado. 14 Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos después de haber resucitado.

Juan 21:1-14 (NVI)

El apostol Juan en su relato de la resurrección nos deja claro que esta es la tercera ocasión en que Jesús se apareció a sus discípulos. Como hemos visto antes, las veces anteriores les había proporcionado paz a sus corazones atribulados, les había dado pruebas de que Él había regresado de la misma muerte al presentarles sus heridas. Vimos como ayudo a Tomas a creer y a los discípulos en el camino a Emaús, pero ahora va en búsqueda de otro de sus discípulos que necesitaba de una ayuda mas especifica. Ese es Pedro. Por hoy solo veremos la primer parte de este relato.

7 discípulos incluyendo Pedro se encontraban juntos hasta que el líder del grupo decide que haría lo que mejor sabia hacer: pescar. ¿Qué llenaría la mente de Pedro en esos momentos?

Las traiciones son actos que lastiman el alma de la persona que las cometen y que mancha de  vergüenza el corazón del transgresor. Las últimas apariciones de Cristo seguramente habrían entusiasmado y maravillado a su amigo, pero ¿habrían sido suficientes para sanar y limpiar el alma del pescador? Jesús sabia que no, así que decide tener una aparición más y espera el momento adecuado para dejar muy claro que esta vez la misión de Jesús era este hombre que un día dejo todo por seguirlo y no lo dejaría vivir con el remordimiento ni la culpa de lo que hizo. Así que esta tercera aparición Jesús determina que sea lo mas semejante posible al día en que Pedro decidió seguir al Maestro. Miremos aquel momento:

Cierto día, mientras Jesús predicaba en la orilla del mar de Galilea, grandes multitudes se abalanzaban sobre él para escuchar la palabra de Dios. Jesús notó dos barcas vacías en la orilla porque los pescadores las habían dejado mientras lavaban sus redes. Al subir a una de las barcas, Jesús le pidió a Simón, el dueño de la barca, que la empujara al agua. Luego se sentó en la barca y desde allí enseñaba a las multitudes.

Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón:

—Ahora ve a las aguas más profundas y echa tus redes para pescar.

—Maestro —respondió Simón—, hemos trabajado mucho durante toda la noche y no hemos pescado nada; pero si tú lo dices, echaré las redes nuevamente.

Y esta vez las redes se llenaron de tantos peces ¡que comenzaron a romperse! Un grito de auxilio atrajo a los compañeros de la otra barca, y pronto las dos barcas estaban llenas de peces y a punto de hundirse.

Cuando Simón Pedro se dio cuenta de lo que había sucedido, cayó de rodillas delante de Jesús y le dijo:

—Señor, por favor, aléjate de mí, soy demasiado pecador para estar cerca de ti.

Pues estaba muy asombrado por la cantidad de peces que habían sacado, al igual que los otros que estaban con él.10 Sus compañeros, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, también estaban asombrados.

Jesús respondió a Simón: «¡No tengas miedo! ¡De ahora en adelante, pescarás personas!». 11 Y, en cuanto llegaron a tierra firme, dejaron todo y siguieron a Jesús.

Lucas 5:1-11 (NTV)

Estas dos historias tienen algo en común: las dos sucedieron en un momentos ordinarios de la vida de Pedro.  Pedro era un pescador ¿Cuantos días de pesca habrían pasado antes de que el apóstol se encontrara con aquel que volvería su vida de cabeza? Pescar era su trabajo, y como todo trabajo tiene sus preocupaciones, su propio estrés. ¿Cuantos pescados sacamos hoy? ¿Podré pagar las cuentas de este mes? ¿Cómo pago a los empleados si no hay una buena pesca esta semana? – ¡Espero que no suban mas los impuestos estos romanos ladrones! Etc. y etc.

Día tras día, la misma rutina, los mismos problemas. Creo que sabes de lo que hablo. Una vida ordinaria, preocupaciones comunes, días que parecen que no tienen nada de especial es algo que todos experimentamos.

El problema con esto es que podemos perdernos de la presencia de nuestro creador en los detalles que nos rodean. En las dos historias Jesucristo hace su aparición como un desconocido que le recomienda a Pedro pescar y que cuando “ lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red.” (Juan 21:6) Fue en ese instante en que Pedro reconocía que Jesús estaba allí, era la misma escena que Lucas nos comparte en su evangelio que concluyo en un Pedro reconociendo que era un pecador y que tres años atras estaba entregando su vida a ese joven maestro de Galilea con escasos 30 años de edad.

La pesca milagrosa hizo que Pedro mirara a Jesús con otros ojos.

Milagros suceden todo el tiempo, la pregunta es: ¿Somos conscientes de ellos? ¿Escuchamos sus mensajes que nos invitan a reconocer quienes somos y quien es el Señor?

El día de ayer pasaba tiempo un tiempo con mi único hijo, le llamamos el tiempo de padre e hijo y sabemos que es exclusivo para realizar cosas de hombres. Video juegos, montar bicicleta, comer helados, reírnos de chistes malos. La tentación de seguir adelante con mi trabajo es mucha, siempre hay pendientes, proyectos por terminar, personas a quien llamar, almas que ayudar, sermones que preparar, planes por diseñar. Pero hoy estoy ma convencido que nunca cuan importante es ese momento en mi relación con mi hijo.

Soy testigo de como nuestra relación se enriquece cuando de forma voluntaria y consciente busco acercarme a él y seguir construyendo nuestro vínculo familiar. Y es ahí donde no hay una pantalla que me distraiga, no contesto llamadas, ni hago nada de mi trabajo en su presencia. Todo mi tiempo, mi atención es para él es ese momento. Es ahí, donde soy testigo de los milagros.

El milagro de estar 100% presente frente a un ser humano que amo y me ama, el milagro de presenciar un regalo de Dios sonreírme y disfrutar de su confianza es algo que no deseo perder por nada del mundo.

Son esos momentos donde estoy 100% presente donde puedo escuchar a Dios decirme creo en ti, vine hasta aquí por ti. Vuelve a intentarlo pero ahora conmigo en la barca, intenta de nuevo pero ahora de otra forma, yo estaré contigo. Por la simple y sencilla obediencia en momentos tan comunes y corrientes Pedro es recordado como uno de los principales personajes de la fe.

Jesús no llego a la vida de Pedro cuando él estaba orando en una montaña o después de un ayuno de 40 días (por lo menos no que sepamos) El pescador no había ofrendado todo la su ganancia de un mes, ni había hecho ninguna cosa a la que se le puede atribuir que merecía la presencia del único hijo de Dios en su vida. Peor aún, la segunda ocasión donde el milagro de la pesca que rompía las redes se dio en el momento mas bajo de la vida de este hombre: después de haber traicionado a la persona a la que le había prometido serle fiel hasta la muerte.

Cristo se apareció a Pedro en días ordinarios. Tuvo encuentros tan comunes que hubieran sido fácil poder pasarlos por alto si Jesús no hubiera intervenido para abrirle los ojos a este hombre de Galilea.

No permitas que lo habitual entierre la presencia más grandiosa de todas en tu vida. Cuando mi familia y yo nos mudamos a la ciudad de Boston yo estaba maravillado por todo lo que mis ojos contemplaban. La exuberancia de la naturaleza y bosques aun en medio de la ciudad, los ríos que cruzan por todos lados. La primera vez que vi nevar casi lloro, fue un momento mágico. En el otoño es otro momento fenomenal del año donde puedes observar como cambian de color las hojas de los arboles y comienzan a caer cambiando su follaje. NO hay palabras para describir cada uno de esos momentos. Los primeros años después de mudarme no paraba de agradecer y maravillarme. Pero conforme el tiempo paso, también mis ojos se acostumbraron y deje de apreciar como antes lo hacia.

Lo maravilloso y mágico de cada cambio de estación seguían estando ahi, los ríos y los bosques siguen estando allí, frente a mis ojos, ellos no han cambiado. Yo cambie. ¿Qué tal tú? ¿Haz dejado de apreciar los milagros y la presencia de tu creador en cada momento a tu alrededor?

La mayoría de nosotros quisiera que cosas asombrosas suceda en nuestra vida, olvidando que ya están ocurriendo y que solo necesitamos abrir los ojos a ellas.

Te invito a orar el día de hoy dando gracias a Dios por tu trabajo, tu escuela, tu pareja, tus hijos, familiares, compañeros de trabajo, tu iglesia y cualquier cosa que se haya vuelto común y prepárate para mirar el milagro que Dios tiene para ti en medio de lo ordinario de la vida.

 

El apóstol Pablo nos ofrece un gran consejo:

Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo,

Colosenses 3:23 (NVI)

¿Qué cosas cambian hoy si todo lo que vas a hacer en este día lo haces como si el Señor mismo estuviera presente? ¿Como tratarías a tu familia o colaboradores o hermanos en la fe si estuvieras convencido de la presencia de Jesús a tu lado?  Bueno, prepárate. Pedro salí a pescar en un día común y ordinario sin saber que lo extraordinario estaba a punto de suceder. ¿Qué fue lo que hizo toda la diferencia aquel día en la vida de este apóstol que ya había vuelto a su antigua ocupación?

No fue la pesca milagrosa, no fue el desayuno gratis, fue la presencia de Jesús. Mejor dicho: ¡de Jesús resucitado!

No falten mañana para mirar lo que un encuentro común puede producir.

Bendiciones.

RESURGIR | Día 14 | Contempla

Dia 14

 

Miremos una vez más el momento que estremeció el universo. El viernes el mundo había dejado muy claro que el miedo, la violencia y el terror son armas que se usan contra los que piensan diferente. Someter o destruir son los criterios que este mundo usa para tratar aquellos que no aceptan el status quo. Jesucristo no fue la excepción.

El sábado era el día de la oscuridad en el corazón. El ambiente festivo y de victoria de una semana antes era solo un recuerdo doloroso. Las voces que habían gritado: ¡Hosanna al que viene en el nombre del Señor! ahora estaban calladas por el peso de una roca que sellaba la entrada de aquella tumba.

… Pero llego el domingo; 1 El primer día de la semana, muy de mañana, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena fue al sepulcro y vio que habían quitado la piedra que cubría la entrada. Así que fue corriendo a ver a Simón Pedro y al otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: —¡Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto! Pedro y el otro discípulo se dirigieron entonces al sepulcro. Ambos fueron corriendo, pero como el otro discípulo corría más aprisa que Pedro, llegó primero al sepulcro. Inclinándose, se asomó y vio allí las vendas, pero no entró.  Tras él llegó Simón Pedro, y entró en el sepulcro. Vio allí las vendasy el sudario que había cubierto la cabeza de Jesús, aunque el sudario no estaba con las vendas sino enrollado en un lugar aparte. En ese momento entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; y vio y creyó. Hasta entonces no habían entendido la Escritura, que dice que Jesús tenía que resucitar.  Juan 20:1-9 (NVI)

Cuando Pedro y Juan (que, la mayoría de los eruditos están de acuerdo, era “el otro discípulo”) escucharon el informe emocionado de María Magdalena, corrieron al sepulcro. Juan “…corría más aprisa que Pedro, llegó primero al sepulcro. Inclinándose, se asomó y vio allí las vendas, pero no entró.” (Juan 20: 4-5).

Juan miró a la tumba, pero no entró. La palabra griega usada aquí para “mirada” es blepo, “que denota sencilla vista” [Dr. Alvah Hovey, Un Comentario de Americano Sobre el NT, p. 396], a diferencia de una percepción más profunda de lo que se ve por los ojos. En otras palabras, los ojos de Juan vieron lo que estaba delante de él, pero él todavía no comprendió totalmente “cómo interpretar el fenómeno” [El Expositor Comentario de la Biblia, vol. 9, p. 189]. Pedro, por su parte, cuando llegó a la escena, se dirigió inmediatamente a la tumba, y “Vio allí las vendas y el sudario que había cubierto la cabeza de Jesús, aunque el sudario no estaba con las vendas sino enrollado en un lugar aparte.” (Juan 20: 6-7, NVI). Pedro “vio” – esta es la palabra griega theoreo, que significa “contemplar, contemplar, considerar, para ver con interés y atención, para llegar a un conocimiento de” [El Léxico Griego Analítico del Nuevo Testamento, p. 194]. Era una “mirada más cercana y cuidadosa, viva, e instructiva” que el de Juan [El Comentario del Púlpito, vol. 17, pt. 2, p. 465]. Juan echó un vistazo a la escena; Pedro se quedó mirándolo.  La inspección de Pedro de la tumba fue más minuciosa y exacta que la de Juan” [Dr. Hovey, p. 396].

El mensaje que rodea la resurrección nos anima a aprender de estas dos “miradas”.

Hagamos un breve ejercicio: Mira detenidamente las imágenes que aparecen en la parte de abajo, pero trata de mirarlas una por una como si estuvieran separadas. Y trata de contar la que esta pasando. Observadas una por una sin hacer trampa y trata de contarte la historia que las fotos nos relatan.

osopolar

Al ver la primera imagen ¿qué pensaste que estaba ocurriendo? y ¿al ver la segunda? ¿Fue la misma historia al mirar todas las imágenes juntas? ¿Verdad que no?

La primera imagen por lo regular da la sensación de una pelea, de un ataque; y esto siempre genera miedo, adrenalina, deseos de pelear o huir. ¿Pero qué sucede cuando miramos el resto de las imágenes? La historia es diferente; nos encontramos que en lugar de guerra lo que hay es amistad, diversión y gozo.

Vivimos tiempos de gran distracción. No es fácil encontrar personas que se miren a la cara mientras hablan sin que un celular, pantalla o cualquier otra cosa nos robe la atención. Y sumado a eso, vemos nuestra vida solo en pequeñas imágenes que solo nos generan ansiedad, dolor, desesperación y sentimientos de fracaso.

Pero podemos aprender de que el apóstol Pedro no solo se quedo en la entrada de la tumba sino que entro y “contemplo, considero lo que había adentro,  vio con interés y atención y eso le ayudo llegar a un conocimiento de que su maestro había resucitado.

Recordemos que después de que Jesús fue puesto en la tumba 62 …los jefes de los sacerdotes y los fariseos se presentaron ante Pilato. 63 —Señor —le dijeron—, nosotros recordamos que mientras ese engañador aún vivía, dijo: “A los tres días resucitaré.” 64 Por eso, ordene usted que se selle el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos, se roben el cuerpo y le digan al pueblo que ha resucitado. Ese último engaño sería peor que el primero. 65 —Llévense una guardia de soldados —les ordenó Pilato—, y vayan a asegurar el sepulcro lo mejor que puedan. 66 Así que ellos fueron, cerraron el sepulcro con una piedra, y lo sellaron; y dejaron puesta la guardia.  Mateo 27:62-66 (NVI)

Pero como sabemos el sello fue roto, la piedra removida y los guardias vencidos por el terror ante el milagro de la resurrección.

¿Por que dejo Jesús las vendas en el suelo y el sudario doblado en otra aparte?

De acuerdo con la costumbre de los entierros judíos, envolvieron el cuerpo de Jesús untado con las especias en largos lienzos de lino.” 

Juan 19: 40

“Esto era prueba de resurrección, porque si alguno lo hubiera trasladado no hubiera desnudado su cuerpo. Y si lo hubieran robado, los ladrones no hubiesen cuidado de quitarle y envolver el sudario poniéndolo en un sitio diferente del de los lienzos, sino que hubieran tomado el cuerpo como se encontraba. Ya había dicho San Juan que al sepultarle lo habían ungido con mirra, la cual pega los lienzos al cuerpo. Y no creas a los que dicen que fue robado, pues no sería tan insensato el ladrón que se ocupara tanto en algo tan inútil.” (S. Juan Crisóstomo, in Ioannem, hom. 84)

Entonces el discípulo que había llegado primero a la tumba también entró y vio y creyó,

Juan 20:8

Lo que Juan vio no podía tener otro significado que la resurrección de Jesús. De eso estaba convencido. El creyó. No vio a los ángeles y todavía no había visto a Jesús, pero el testimonio del sepulcro vacío y la presencia de los lienzos y el sudario era convincente. Un poco después Tomás dijo, “Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré” (20:25), pero aun antes de ver a Jesús Juan ya estaba convencido de la resurrección.

Te invito a mirar con atención a tu alrededor el día de hoy, es probable que encuentres muchas razones para creer. 

Te invito a contemplar. Contempla lo asombroso que es el día que tienes frente ti. Considera, no des por hecho las cosas, no pierdas tu capacidad de asombro, recuerda que solo aquellos que son como niños podrán entrar en el reino De Dios  Mira con interés y atención, Esto es clave, cuando estes en un lugar, cuando hables con alguien, pon todo tu interés, mira a los ojos, haz preguntas, se curioso, mira los detalles. Y la meta de todo esto es llegar a un conocimiento mas profundo de lo que estas contemplando. 

Esto ayudo a la fe de los discípulos, también puede ayudarte en tu búsqueda por resurgir.

El mensaje de la resurrección también puede sanar tu mirada y llenarte de fe.

Bendiciones.

Día 11.  ¡Radiante!

Día 11. ¡Radiante!

Radiante

 

¿Qué acostumbras hacer cuando tienes miedo? Para la gran mayoría de las personas el miedo los paraliza al grado de pagar consecuencias como: perder oportunidades de trabajo por el temor a no poder con la labor, ver alejarse a la persona amada por el miedo a no ser correspondido, otros prefieren vivir enfermos y con dolor por el miedo de ir al doctor y enfrentar algún tratamiento medico. Todos sentimos miedo. La gran diferencia la hace como lo enfrentamos.

El miedo y la inseguridad son dos cosas con las que convivio constantemente. Algo que me ayuda es saber que ser un amigo de Dios no significa que no sienta miedo, sino que ahora tengo la oportunidad de ver e interpretarlo y enfrentarlo de forma completamente diferente.

El psicoterapeuta Norberto Levy, en su libro titulado “La sabiduría de las emociones”, ofrece una valiosa definición del miedo: El miedo es una señal que indica que existe una desproporción entre la magnitud de la amenaza a la que nos enfrentamos y los recursos que tenemos para resolverla.

El miedo puede ser funcional o disfuncional.

¿Qué es el miedo funcional? Es el que además de funcionar como una señal de una desproporción entre la amenaza y nuestros recursos que tenemos para enfrentarla, también pone en marcha la tarea de reequilibrar tal desproporción.

¿Qué es el miedo disfuncional? Es aquel que angustia, inhibe, desorganiza y bloquea la posibilidad de experiencia y aprendizaje. En pocas palabras, nos paraliza.

Hoy por la mañana mientras meditaba en las Escrituras, Dios me llevo al Salmo 34. A continuación les comparto los versos que más impactaron mi corazón, aunque les recomiendo leer todo el capítulo ¡es hermoso!

 

2 Mi alma se gloría en el Señor;

   lo oirán los humildes y se alegrarán.

3 Engrandezcan al Señor conmigo;

   exaltemos a una su nombre.

4 Busqué al Señor, y él me respondió;

   me libró de todos mis temores.

5 Radiantes están los que a él acuden;

   jamás su rostro se cubre de vergüenza.

6 Este pobre clamó, y el Señor le oyó

   y lo libró de todas sus angustias.

7 El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen;

   a su lado está para librarlos.

8 Prueben y vean que el Señor es bueno;

   dichosos los que en él se refugian.

9 Teman al Señor, ustedes sus santos,

   pues nada les falta a los que le temen.

18 El Señor está cerca de los quebrantados de corazón,

   y salva a los de espíritu abatido.

19 Muchas son las angustias del justo,

   pero el Señor lo librará de todas ellas;

 

Toda la alabanza, el reconocimiento y la gratitud que se puede leer en este bello salmo es grandiosa. Pero obtiene mayor significado cuando podemos saber algunos detalles más, como:

¿Dónde estaba David cuando escribió este salmo? ¿Qué estaría sucediendo en la vida de este amigo de Dios? ¿Qué le provocaría tanta angustia, ansiedad y miedo? ¿Cómo fue que Dios lo libro de todos sus temores? ¿Cómo fue que David vio al ángel del Señor acampando a su alrededor para protegerlo?

 

La respuesta la encontramos en: 1 Samuel 21:10-12 (NVI) donde la biblia relata lo siguiente:

10 Ese mismo día David, todavía huyendo de Saúl, se dirigió a Aquis, rey de Gat. 11Los oficiales le dijeron a Aquis:

—¿No es éste David, el rey del país? ¿No es él por quien danzaban, y en los cantos decían:

«Saúl destruyó a un ejército,

   pero David aniquiló a diez»?

12 Al oír esto, David se preocupó y tuvo mucho miedo de Aquis, rey de Gat.

 

David esta en una situación en la que peligra su vida. Por un lado esta huyendo de Saúl, rey de Israel; lo cual no solo es de por si difícil sino que emocionalmente doloroso, ya que es su suegro y su rey al mismo tiempo. Al verse obligado a escapar a otras tierras, llega al territorio de los filisteos, sus archienemigos; pero no solo eso, sino que a la misma ciudad donde había nacido Goliat, aquel gigante que años atrás había vencido con valor, fe y una honda.

La imagen que rápidamente tenemos todos cuan escuchamos el nombre del Rey David es un joven osado, valiente, sabio, desafiante, lleno de confianza que se convirtió en un héroe nacional y por consiguiente en una leyenda viviente.

Pero tiempo mas tarde lo encontramos temeroso, angustiado y lleno de miedo ya que su vida esta en peligro. En este escena vemos como algunos hombres de Gat reconocieron a David e inmediatamente vinieron todos los recuerdos de cómo él había asesinado a su campeón Goliat. Así que era fácil imaginarse que tal vez David se encontraba en la ciudad para asesinar a su rey o querer conquistar la misma ciudad. Sin duda la vida de David corría peligro.

Pero una de las lecciones que podemos encontrar en la vida de este querido amigo de Dios es su altísima devoción y confianza que David deposita en Dios en esos momentos. El salmo 34 fue escrito en este contexto. Como una muestra de gratitud y reconocimiento a Dios por librarlo de sus enemigos y confortar su corazón en los momento de mayor angustia. Pero la pregunta sigue en el aire ¿Cómo fue librado David de aquel momento de peligro?

Los versos 13 al 14 son la respuesta de cómo logro David enfrentar aquella amenaza en su vida.

13 Por lo tanto, cuando estaban por apresarlo, fingió perder la razón y, en público, comenzó a portarse como un loco, haciendo garabatos en las puertas y dejando que la saliva le corriera por la barba.

14 Aquis dijo entonces a sus oficiales:

—¿Pero qué, no se fijan? ¡Ese hombre está loco! ¿Para qué me lo traen?

15 Ya tengo suficientes locos. ¡No necesito ni uno más que venga a hacer sus locuras delante de mí! ¡No dejen que entre a mi casa nunca más!

 

David se hizo el loco para salvar su vida. ¿Cómo es que el rey se convence de la actuación de David? ¿Cómo es que los hombres del rey ya no insisten en querer atraparlo? Sin duda la mano de Dios obro de la manera que solo el sabe para salvar a su siervo.

Esta parte de la vida de David no solo nos enseña que debemos depositar toda nuestra confianza y seguridad en nuestro Dios sino que también necesitamos muchas veces actuar con locura y tomar decisiones fuera de lo común y dejarle el resultado a Dios.

Recordemos que el miedo puede ser funcional cuando nos ayuda a buscar la salida y a encontrar los recursos necesarios para enfrentar las amenazas en nuestra vida. Eso fue lo que sucedió con David, su miedo lo llevo a confiar en Dios y ha actuar, como un loco pero al final a actuar.

El miedo puede ser disfuncional cuando nos termina paralizando y obstruyendo la oportunidad de aprender y transformarnos. Dios nos muestra por medio de esta historia que ser disfuncional no es parecer loco, sino es cuando no hacemos nada por cambiar o por salir de la situación en la que nos encontramos.

Según dicen Albert Einstein definía la locura como: HACER LO MISMO UNA Y OTRA VEZ, ESPERANDO RESULTADOS DIFERENTES.

David sabia que no era momento de tomar una honda y tirársela a la cabeza de alguien, aquel momento ameritaba algo extraordinario.

En lo personal este pasaje me confirma una vez más que la biblia no es un libro de formulas mágicas donde si hacemos A y B obtendremos automáticamente C. No es como los libros de superación personal de nuestros días que nos ofrece “las 5 leyes del éxito espiritual”. No es así. Sino más bien es el testimonio de cómo muchas veces lo que hace la verdadera diferencia es atrevernos a hacer cosas diferentes en total dependencia de nuestro Dios.

Algunos les gusta el orden, las reglas y las formas establecidas, pero otros nos gusta experimentar, arriesgar y romper los paradigmas. Como sea, el poder no esta en nuestras acciones, ya sean valientes, llenas de fe, arriesgadas, locas o sabias. El poder esta en las siguientes declaraciones llenas de seguridad y confianza, como las que solo en un gran amigo podemos declarar:

 

6 Este pobre clamó, y el Señor le oyó

   y lo libró de todas sus angustias.

7 El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen;

   a su lado está para librarlos.

 

¿Algo llena de miedo tu corazón el día de hoy? Tal vez es hora de actuar con locura y dejarle lo demás a nuestro gran y poderoso Amigo.

 

Y sobre todo nunca olvides que:

5 Radiantes están los que a él acuden;

  jamás su rostro se cubre de vergüenza.

 

La próxima vez que veas a un amigo de Dios con cara de loco y tirando saliva, recuerda que ellos son los mas cercanos a tener un rostro RADIANTE. Tú y solo tú puedes decidir como usar tu temor.