RESURGIR | Día 26 | Gente del Tercer Día (1ra Parte)

Dia 26.PNG

La gente del tercer día es la gente ordinaria viviendo de forma extraordinaria y que espera que lo imposible suceda, es gente transformada por el mensaje de la resurrección.

39 Y nosotros somos testigos de todas las cosas que hizo en la tierra de los judíos y en Jerusalén. Y también le dieron muerte, colgándole en una cruz. 40 A éste Dios le resucitó al tercer día e hizo que se manifestara,

Hechos 10:39-40 (LBLA)

El mensaje de la resurrección se convirtió en parte fundamental de la proclamación del evangelio. Un evangelio que en sus inicios fue anunciado por personas que estaban llenas de miedo, escondidas para que los problemas no las alcanzara. Entre esta gente estaban aquellos que también estaban llenos de culpa por haber traicionado y negado a su Maestro, otros que tenían serias dudas y donde la mayoría no tenia claro que hacer con sus vidas, así que solo se dejaban llevar por lo que el mas influyente del grupo hacia. ¿Te suena familiar esta escena?

Como sabemos la resurrección sucedió en el tercer día y este evento cambio para siempre a estas personas. Pero ¿qué tiene de especial este día? Miremos un poco mas de cerca lo que la Biblia tiene que decirnos al respecto:

Al tercer día, Abraham alzó los ojos y a lo lejos vio el lugar. Génesis 22:4

Moisés levantó los brazos al cielo, y durante tres días todo Egipto quedó envuelto en densas tinieblas. Éxodo 10:22 

…Y los israelitas anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua. Éxodo 15:22 

y que se preparen para el tercer día, porque en ese mismo día yo descenderé sobre el monte Sinaí, a la vista de todo el pueblo. Éxodo 19:11
En la madrugada del tercer día hubo truenos y relámpagos, y una densa nube se posó sobre el monte. Un toque muy fuerte de trompeta puso a temblar a todos los que estaban en el campamento.  Éxodo 19:16
 Al tercer día, Ester se puso sus vestiduras reales y fue a pararse en el patio interior del palacio, frente a la sala del rey. El rey estaba sentado allí en su trono real, frente a la puerta de entrada. Ester 5:1
Después de dos días nos dará vida; al tercer día nos levantará, y así viviremos en su presencia. Oseas 6:2
Él les contestó: —Vayan y díganle a ese zorro: “Mira, hoy y mañana seguiré expulsando demonios y sanando a la gente, y al tercer día terminaré lo que debo hacer.”Lucas 13:32
“El Hijo del hombre tiene que ser entregado en manos de hombres pecadores, y ser crucificado, pero al tercer día resucitará.” Lucas 24:7
Si queremos comprender mejor estos textos es necesario conocer la mentalidad hebráica sobre el tema de los tres días. Interesantemente, los sabios de Israel reconocían que los grandes actos de liberación y manifestación de Dios ocurren en el tercer día, incluso “tercer día” era un modismo judío que indicaba “el día de salvación,” “el día de la resurección” “el último día al final de los tiempos.”

Porque así como tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre de un gran pez, también tres días y tres noches estará el Hijo del hombre en las entrañas de la tierra.  Mateo 12:40 (NVI)

Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras,

1 Corintios 15:3-4 (NVI)

Algo que me sorprendo también fue releer el primer libro de la Biblia ahora con esta mentalidad:

12 Comenzó a brotar la vegetación: hierbas que dan semilla,
y árboles que dan su fruto con semilla, todos según su especie.
Y Dios consideró que esto era bueno.
13 Y vino la noche, y llegó la mañana:
ése fue el tercer día.  Génesis 1:12-13 (NVI)

Según el relato biblico es en el tercer día cuando las aguas retrocedieron y surgió la tierra seca. La atmósfera se despejó, por lo que entró un poco más de luz en el planeta. Apareció la vegetación; nuevas especies brotaron a lo largo del tercer día y de los días posteriores

Es en este día donde aparecen las primeras cosas vivas de la creación. Las hierbas que dan semilla y los arboles que dan fruto son las primeras cosas que crecen y fueron hechas en el tercer día.

En el proximo post veremos algunas características de las personas del tercer día, entre ellas están:

  1. Han estado en lugares oscuros. Saben de primera mano lo que es fracasar, cometer errores terribles y pecados vergonzosos.
  2. Han sido lastimados y que están llenos de heridas. Pero que al mismo tiempo su confianza en Dios les lleva a usar esas heridas como prueba de que Alguien mucho mas poderoso vive en ellos y que puede usar sus heridas para probar el mensaje de la resurrección en el día de hoy.
  3.  Les cuesta cambiar pero que están dispuestas a intentarlo y a dejar sus prejuicios atras.
  4. Saben lo que significa estar muertos en sus pecados, encadenados a la ignorancia, limitados por la religiosidad, pero que al mismo tiempo han disfrutado de la libertad y maravillosa experiencia de RESURGIR de todas estas cosas que los mantenía encerrados en una tumba.

 

Esto me hace pensar en los niveles de aprendizaje que el antropólogo, científico social, lingüista y cibernético Gregory Bateson menciono como parte de su extenso trabajo, y estos niveles de aprendizaje son:

  • Aprendizaje 0. Este equivale al no cambio. Esto implica comportamientos repetitivos en los que el individuo, el grupo o la organización están atascados o atrapados “dentro de la caja”. Son los hábitos, resistencias, inercia.
  • Aprendizaje I. Cambio gradual. Implica correcciones y adaptaciones mediante flexibilidad y adaptabilidad de los comportamientos ya existentes. Aunque estos cambios ayudan a extender las capacidades de la persona u organización, siguen estado dentro de la caja.
  • Aprendizaje II. Cambios a gran escala. En las creencias y valores.
  • Aprendizaje III. Cambio evolutivo. Cambio a nivel de la identidad.
  • Aprendizaje IV. Cambio revolucionario. Implica despertar a algo completamente nuevo, único y transformador. Es estar fuera de la caja y en un nuevo mundo.

 

Estos niveles pueden significar un mapa de ruta sumamente útil en la búsqueda del cambio en nuestras vidas, ya que cada situación y transición en la vida tiene que ver con alguno de estos niveles.

Uno de los grandes problemas que enfrentamos para lograr hacer cambios y alcanzar metas es que vivimos en el nivel CERO de aprendizaje esta visión de Batenson ó en la muerte espiritual si lo viéramos de una manera espiritual. 

En el proximo post hablaremos como Dios ayudo a uno de sus siervos que habían sido testigos de la resurrección a pasar de un nivel a otro.

Hasta entonces, sigamos RESURGIENDO!!!

Bendiciones

 

 

RESURGIR | Día 25 | !LEVÁNTATE¡

Dia 25

11 Poco después, Jesús fue con sus discípulos a la aldea de Naín, y una multitud numerosa lo siguió. 12 Cuando Jesús llegó a la entrada de la aldea, salía una procesión fúnebre. El joven que había muerto era el único hijo de una viuda, y una gran multitud de la aldea la acompañaba. 13 Cuando el Señor la vio, su corazón rebosó de compasión. «No llores»,le dijo. 14 Luego se acercó al ataúd y lo tocó y los que cargaban el ataúd se detuvieron. «Joven —dijo Jesús—, te digo, levántate». 15 ¡Entonces el joven muerto se incorporó y comenzó a hablar! Y Jesús lo regresó a su madre.

16 Un gran temor se apoderó de la multitud, y alababan a Dios diciendo: «Un profeta poderoso se ha levantado entre nosotros» y «Dios ha visitado hoy a su pueblo». 17 Y las noticias acerca de Jesús corrieron por toda Judea y sus alrededores.

Lucas 7:11-17  (NTV)

Considero que no hay algo mas duro que cuando un padre tiene que enterrar a sus hijos. La ley natural de la vida debería ser que un buen día sean los hijos los que entierren a los padres.

Algo mas que necesitamos observar es que la mujer que encuentra Jesús en el camino era viuda. – El hecho que el Texto Sagrado menciona que ella era viuda, nos muestra la condición y el dolor por la que esta mujer estaba pasando. Las mujeres en aquellos tiempos dependían del sostén de su esposo, y si él faltaba, el de su hijo mayor. Es por eso que para una mujer judía, el no tener hijo varón era una calamidad. Por eso al decir nuestro Texto que era viuda y su único hijo acababa de morir, nos muestra con eso que esta mujer había quedado sola, y sin ningún sostén para vivir. El dolor era doble.

He aquí una sencilla y obvia verdad: Cuando morimos a alguien le duele.

¿Eres consciente de la tristeza y dolor que produce tu muerte espiritual? ¿Como se puede ver que alguien este muerto en su espíritu? Jesús al enseñar acerca de eso, dijo: El árbol se reconoce por su fruto (Lucas 6:43-45). Tiempo después el Maestro llama a Pablo para convertirlo en su seguidor y él a su vez describe como es alguien que no tiene estos frutos, que en pocas palabras no vive bajo el poder de la resurrección:

19 Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, 20 idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, 21 envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.

Galatas 5:19-21 (NTV)

Cada una de estas actitudes y comportamientos son parte de una muerte espiritual. De una ausencia del Espíritu que resucitó a Jesus:

11 Y si el Espíritu de aquel que levantó a Jesús de entre los muertos vive en ustedes, el mismo que levantó a Cristo de entre los muertos también dará vida a sus cuerpos mortales por medio de su Espíritu, que vive en ustedes. 12 Por tanto, hermanos, tenemos una obligación, pero no es la de vivir conforme a la naturaleza pecaminosa.

Romanos 8:11-12 (NVI)

Los resultados o frutos de que el Espíritu de Jesús habite en nosotros y nos resucite son también muy fácil de observar en la vida de aquellos que viven el evangelio de la resurrección:

22 En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, 23 humildad y control propio. ¡No existen leyes contra esas cosas!

Galatas 5:22-23 (NTV)

Después de casi un mes de hablar de este evangelio lleno de poder y transformación la pregunta es: ¿Por donde comienzo? ¡Yo quiero RESURGIR, anhelo volver a vivir! ¿Qué debo hacer? Bueno, la respuesta es que: La resurrección de nuestras vidas comienza por saber escuchar la voz de Jesús.                                                                                                                                                    

24 »Les digo la verdad, todos los que escuchan mi mensaje y creen en Dios, quien me envió, tienen vida eterna. Nunca serán condenados por sus pecados, pues ya han pasado de la muerte a la vida. 25 »Y les aseguro que se acerca el tiempo —de hecho, ya ha llegado— cuando los muertos oirán mi voz, la voz del Hijo de Dios, y los que escuchen, vivirán.

Juan 5:24-25 (NTV)

Así fue como aquel joven, hijo de aquella viuda volvió a la vida. Por que escucho y obedeció  la voz de aquel que le ordeno: “¡Levántate!”.

El problema que yo encuentro actualmente es que existen tantas voces a las que permitimos nos distraigan y no buscamos entrenar nuestros oídos a escuchar la voz de Cristo. ¿Como hago esto? Estudia con mayor profundidad la palabra de Dios. Antes de pensar en que dice tan persona, busca que dijo tu Maestro. Tristemente la mayoría de nosotros al tener un problema, corremos a un ser humano antes de arrodillarnos con nuestro creador y poner nuestra situación en sus manos.

Si tu crees que Jesucristo vino a darte vida y vida en abundancia, te invito a actuar de acuerdo a esa fe, preguntándote siempre ¿Qué haría Jesus en esta situación?¿Qué le agradaría a mi maestro que yo haga ahora?

¿Te imaginas la alegría de la madre que vio a su hijo regresar con vida de la muerte?

RESURGIR es un asunto y experiencia completamente personal y que debe ser hecha por nuestra necesidad de obedecer a tu creador, adorarlo solo a Él; pero que también te beneficia a ti mismo.

Por otro lado pregúntate: ¿Quien podría llenarse de alegría con TU resurrección? ¿Tu esposa, o esposo, tus hijos, tus compañero de trabajo y amigos? Tal vez ellos están de luto por que ya no eres tan alegre, bondadoso, espontáneo, amable y compasivo como eras cuando te volviste a Cristo. O si nunca lo haz hecho es mayor motivo para vivir el poder de la resurrección en tu vida.

Es casi seguro que tu resurrección, (que te levantes de donde estas) eso hará que muchos se alegren profundamente. Pero no solo eso, sino que también puede pasar lo siguiente:

16 Un gran temor se apoderó de la multitud, y alababan a Dios diciendo: «Un profeta poderoso se ha levantado entre nosotros» y «Dios ha visitado hoy a su pueblo». 17 Y las noticias acerca de Jesús corrieron por toda Judea y sus alrededores.

Lucas 7:16-17

Otro de los resultados de volver a la vida es que las personas que vean que nos levantamos pueden llenarse de reverencia a Dios al ver que tu RESURGES de donde espiritualmente te encuentras . Esto produce que otros alaben a Dios y crean que él esta en medio de su pueblo.

Y lo mas importante es que Jesús es reconocido y su fama se extiende por todos los alrededores.

A eso hemos sido llamados: a expandir la fama y el mensaje de Jesús por todo nuestro alrededor. Y ¿sabes cual es la manera de hacer esto:

¡LEVANTATE!

Ideas de oración: 

  • Pídele a Jesús oídos listos y abiertos para escuchar su voz en cada momento y un corazón obediente para hacer caso a sus palabras.

Bendiciones.

RESURGIR | Día 24 | Testigos

Dia 24

24 Ese discípulo es el que da testimonio de todos estos sucesos y los ha registrado en este libro; y sabemos que su relato es fiel. 25 Jesús también hizo muchas otras cosas. Si todas se pusieran por escrito, supongo que el mundo entero no podría contener los libros que se escribirían.

Juan 21:24-25  (NTV)

Juan se define a si mismo como martyrōn (μαρτυρῶν) que en griego significa aquel que da testimonio o testifica. Así que la palabra para testigo proviene del griego: mártus o márturos y marturia, de las cuales deriva la palabra española “mártir”.

Jesus también dejo indicaciones claras al decir que “…cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Hechos 1:8 NVI)

Un testigo es alguien que puede dar testimonio con respecto a un suceso, porque lo ha observado directamente; también la confirmación del hecho o los hechos implícitos.

Juan, al hablar de si mismo dice que las cosas que él mismo ha visto y vivido de primera mano, las registro en su evangelio. Es así como un de los relatos mas importantes de la resurrección han llegado a nuestras manos y conocimiento. Gracias a alguien que se tomo el tiempo de escribir y dejar constancia de las cosas que vivió.

Considero que todos los que hemos sido salvados y redimidos por la sangre de Cristo, podríamos también escribir nuestro propio evangelio, ya que este es, el anuncio de buenas noticias. Si hoy te tocara comunicar con otros y dejar constancia para las siguientes generaciones acerca de tu fe en Cristo ¿qué escribirías? Una regla seria: Solo escribe las cosas de las que hayas sido testigo, nada más.

El apóstol Juan nos aclara en dos ocasiones que Jesús hizo muchísimas cosas más, pero que lo que se escribió fue con el fin de que creyéramos en Él (Juan 20:30-31)

Lo que me llama la atención es que muchos de nosotros ponemos la mirada en todas las cosas que aun no han pasado, mas que en lo que si ha sucedido y de lo cual somos testigos. La mayoría de nosotros hemos sido testigos del amor, paciencia y generosidad de Dios. Pero enfocarnos en las respuestas que no llegan ó en las cosas que aun no hemos visto pueden hacer que perdamos de vista todo o que Dios si ya esta haciendo o ha hecho en nuestras vida y a nuestro alrededor.

¿Cómo cambiaría tu forma de evangelizar ó compartir de tu fe si comenzaras a compartir las cosas que Dios SI ha hecho por ti y como eso esta cambiando tu vida y no solo invitar a la gente a un lugar un domingo por la mañana?

Juan hizo algo genial para poder compartir de lo que fue testigo y eso fue que registro todas esas cosas y momentos que impactaron su vida y gracias a eso tenemos este evangelio.

Te invito a escribir diariamente y llevar un cuaderno de notas donde puedas dejar constancia todas las veces que Dios te ha escuchado y respondido. Te aseguro que si hacemos eso por lo menos 2 o tres meses sin parar; tu fe, tu adoración y gratitud crecerán enormemente, pero también tendrás mas claro como ayudar a otros a volverse a Cristo.

Hoy mas que nunca se necesitan testigos, personas que tengan un conocimiento de primera mano y no una fe prestada ó rentada a la comunidad  ó iglesia a la que pertenecen.

  • Escribe cuando Dios conteste oraciones y aun cuando no.
  • Escribe cuando estés preocupado y abatido; y aun cuando todo pareceré ir de maravilla.
  • Escribe oraciones, momentos claves del día, aprendizaje espiritual, etc.

Al final Juan se dio cuenta que Jesús había hecho muchísimo mas de lo que el mismo relata. Pero ese no fue su enfoque, a Él le bastaba hablar de las cosas que pudieran producir fe en otros y con el fin de poner su mirada en Jesús

¿De qué hablas tu? ¿De las cosas que no han pasado aun ó de las que ya sucedieron sabiendo que nuestro Dios no tiene limites y aun Él puede hacer mucho mas?

Con el tiempo todos los que fueron testigos de la resurrección de Cristo, fueron torturados y hasta asesinados por su fe. De ahí el uso de la misma palabra para testigo (mártus) se usara para aquellas personas torturas por su fe. El nivel de seguridad y convicción que una persona necesita para soportar tal dolor hasta la muerte misma solo la puede dar que la persona haya sido testigos de algo que vale la pena hasta dar la vida.

Cuando no podemos nombrar todas las cosas de las que hemos sido testigos en nuestro caminar con Cristo, entonces será muy difícil un día mantenernos firmes cuando llegue la hora de sufrir por nuestra fe.

Te invito ha escribir tu propio evangelio, tu propia historia donde puedas hacer un recuento de todas las cosas has visto y oído; y donde puedas arrodillarte a orar,  y asombrarte de tu Señor. Hazlo por tu propio RESURGIMIENTO, por tu propia fe y gratitud personal. Pero también hazlo por los que han de venir, por aquellos que necesitan escuchar como Jesús sigue vivo y que tú eres un testigo de eso. Nuestra sociedad necesita mas que solo decirles que deben creer por la que Biblia lo dice.  Hoy es el tiempo de los testigo, es el tiempo de los mártires.

 

Bendiciones.

RESURGIR | Día 23 |Relación es mayor que Religión

Dia 23.PNG

 

[45] Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras. [46] -Esto es lo que está escrito -les explicó-: que el Cristo padecerá y resucitará al tercer día, [47] y en su nombre se predicarán el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén. [48] Ustedes son testigos de estas cosas. [49] Ahora voy a enviarles lo que ha prometido mi Padre; pero ustedes quédense en la ciudad hasta que sean revestidos del poder de lo alto. [50] Después los llevó Jesús hasta Betania; allí alzó las manos y los bendijo. [51] Sucedió que, mientras los bendecía, se alejó de ellos y fue llevado al cielo. [52] Ellos, entonces, lo adoraron y luego regresaron a Jerusalén con gran alegría. [53] Y estaban continuamente en el templo, alabando a Dios.

Lucas 24:45-53 NVI

 


Estamos en la recta final de nuestros devocionales diarios. Me encantaría pedirles que puedan escribir o grabar un vídeo y su voz en él área de mensajes privados. Lo que me encantaría saber es que te llevo a ser parte de estos tiempos, como te sentías en tu vida al iniciar, y si te ha ayudado ser parte de estos devocionales que puedas compartirme en que y como de forma practica y que cambios haz experimentado en el tema de RESURGIR. Y que al final me dejes saber si estarías dispuesto a poder compartir tu testimonio en un post, podcast o libro que estoy pensando crear en los próximos meses con todo este material. Si puedes hacerlo, los que quieran, tenemos hasta el último día de este mes para enviarlos por favor. De antemano mil gracias por tu ayuda.


 

Los momentos antes de partir al cielo, Jesús les encargo la misión más ambiciosa de todos los tiempos: llevar el mensaje de salvación a todos las naciones. Arrepentimiento y perdón de pecados. Este mensaje sigue siendo vigente hasta nuestros días.

En estos días trataba de recordar el momento donde comprendí lo que el arrepentimiento significaba y como un jueves 25 de Mayo de 1995 estábamos tres Jovenes en medio de un parque oscuro de la Ciudad de México y ahí estaba yo llorando y quebrantado al hacerme consciente de mi maldad ante Dios y tres días después estaba siendo bautizado para el perdón de mis pecados.

Ahí comenzó una de las aventuras de vida y fe más grandes de toda mi existencia. Ese mensaje lo cambió todo en mi ser y lo sigue haciendo. Pero hoy más que nunca comprendo que no existe una conversión sino varias. Varios momentos donde he tenido que arrepentirme de mis maldades y varios momentos donde he necesitado y experimentado el perdón de Dios ha mi vida. Yo llamo a estos momentos RESURGIR.

Momentos donde ya como cristiano caigo y fallo y reconozco que necesito arrepentimiento y perdón. Y lo que más me conmueve es que Jesus sabía que los discípulos aún después de todo lo que vieron, aun así no serían perfectos. Pedro tenía todavía problemas con predicarles a los gentiles, y así mismo mi Señor sabía que yo fallaría y aún así me dio el mismo encargo: anunciar el arrepentimiento y el perdón.

Uno de las cosas que estancan nuestra vida espiritual es predicar una iglesia en lugar de a Jesús. Es momento de dejar de predicar una iglesia para predicar lo único que puede cambiar el corazón del hombre. La iglesias es un maravilloso lugar donde las personas que tienen una meta en común y que se dirigen al mismo sitio pueden ayudarse, animarse y practicar el amor. Pero solo una cosa salva: vivir el menaje de Jesús. Es importante notar que Jesus dejó claro lo siguiente:

 V.-[48] Ustedes son testigos de estas cosas. [49] Ahora voy a enviarles lo que ha prometido mi Padre; pero ustedes quédense en la ciudad hasta que sean revestidos del poder de lo alto

Necesitamos poder para llevar acabo la misión que se nos ha dado. Un poder que solo viene de lo alto. Este tipo de fuerza no puede venir del ánimo humano ni de los planes de tu congregación. Muchos de nosotros nos hemos quemado y frustrado por no asegurarnos de seguir las indicaciones del Maestro. Esperen a recibir poder.

 

¿Quieres resurgir?

Asegúrate de estar reconociendo que áreas en tu vida necesitan arrepentimiento. Metanoia es la palabra griega para arrepentimiento y esto significa: cambio de mente. Es una experiencia de profunda transformación. Te aseguro algo hoy: nadie puede RESURGIR sin primero encontrar mayor placer por un cambio y mayor dolor en el estado en el que te encuentres hoy. Eso lo provoca Metanoia.

Por otro lado, el perdón nos ayuda a cerrar los círculos en nuestras vidas sobre todo con Dios y al final esto es lo que mas sana nuestros corazones.

Todos necesitamos movernos de la religión a la relación.

La Religión cansa, una relación fortalece.

La religión aburre, una relación emociona.

La religión encadena, una relación libera.

La religión seca y estanca el alma, una relación nos lleva a RESURGIR.

 

V.- [50] Después los llevó Jesús hasta Betania; allí alzó las manos y los bendijo. [51] Sucedió que, mientras los bendecía, se alejó de ellos y fue llevado al cielo. [52] Ellos, entonces, lo adoraron y luego regresaron a Jerusalén con gran alegría. [53] Y estaban continuamente en el templo, alabando a Dios.

 

¿Cómo dice la Biblia que quedaron los discípulos después de que Jesús los dejo? ¿Tristes?, ¿desesperados? ¿Cargados por el enorme encargo? ¡¡¡No!!! Ellos estaban Llenos de alegría.

Esta alegría ¿Qué los llevaba a hacer? estaban continuamente en el templo, alabando a Dios.

El salmista nos deja una clara imagen de una persona feliz:

Vale más pasar un día en tus atrios que mil fuera de ellos; prefiero cuidar la entrada de la casa de mi Dios que habitar entre los impíos.

Salmos 84:10 NVI

Al leer esto ¿miras a alguien forzado, presionado o arto? No! Vemos a alguien deseoso, consciente de lo que hace y del porque. Esta es la mejor forma de comenzar a resurgir: alabar a Dios, felices de estar en su presencia todo el tiempo.

Si te das cuenta no se trata de llenar tu horario con más actividades de tu iglesia sino comenzar por alimentar la relación más importante de todas. La de Jesus y tú.

La resurrección transformó a los discípulos, pero no fue automática, ni siquiera por qué era Jesus, fue un proceso de varios momentos que levantaron la fe, ánimo y convicciones de ellos.

No te desanimes si intentas e intentas, alégrate de desear hacerlo, se paciente contigo y disfruta de que tu maestro vive!

Te invito a orar como los discípulos lo hicieron: Alaba el día de hoy a tu Dios, simplemente por quien es Él. Gozaste en Él.

Bendiciones.

 

RESURGIR | Día 22 | ¿a ti qué?

Dia 22.PNG

 

La vida es tan corta y la decisión de donde usaremos nuestros recursos como el tiempo, nuestro dinero, nuestra mente y emociones es solo nuestra. La palabra de Dios compara nuestra vida con el parpadear de ojos, con un suspiro y nuestros días fugases como la sombra (Salmos 144:4) Si esto es así, ¿en que te gustaría invertir tu precioso y escaso tiempo sobre esta tierra?  ¿En los asuntos de los demás o en los tuyos?  Considero que la respuesta es bastante obvia, pero ¿en la realidad lo hacemos? Miremos nuevamente como Jesús trata este tema en la vida de uno de sus amigos queridos.

19 Esto dijo Jesús para dar a entender la clase de muerte con que Pedro glorificaría a Dios. Después de eso añadió:

—¡Sígueme!

20 Al volverse, Pedro vio que los seguía el discípulo a quien Jesús amaba, el mismo que en la cena se había reclinado sobre Jesús y le había dicho: «Señor, ¿quién es el que va a traicionarte?» 21 Al verlo, Pedro preguntó:

—Señor, ¿y éste, qué?

22 —Si quiero que él permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿a ti qué? Tú sígueme no más.

23 Por este motivo corrió entre los hermanos el rumor de que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no dijo que no moriría, sino solamente: «Si quiero que él permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿a ti qué?»

Juan 21:19-23  (NVI)

De los relatos que los apóstoles ofrecen acerca de lo escucharon y experimentaron al lado del hijo de Dios, estos versos me hacen reír y sorprenderme al mismo tiempo. He aquí algunos puntos importantes que encuentro en la escritura:

1.- Podemos RESURGIR cuando dejamos de mirar a los demás y ponemos mas atención a nuestras propia vida. 

Muchos desanimo, estancamiento espiritual y falta de visión para nuestras propias vidas proviene de poner nuestra mirada en lo que los demás hacen ó no hacen.

Esto es lo que me deja ver las palabras de Cristo:  “Pedro, !No te preocupes de él, estoy hablando de ti!”

Pedro no debería distraerse ni por un momento pensando en lo que tal vez pasara con su amigo Juan. Debería concentrarse en seguir a Cristo, espiritual y físicamente. Como se ve en Hechos de los Apóstoles Pedro fielmente siguió a Cristo, a pesar de amenazas, azotes, prisiones y muchas otras pruebas.

2.- Si quiero una fe sana necesito dejar de vivir de rumores.

Juan hace esta nota aclaratoria en el verso 23: Por este motivo corrió entre los hermanos el rumor de que aquel discípulo no moriría. Pero Jesús no dijo que no moriría, sino solamente: «Si quiero que él permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿a ti qué?»

Este texto es una muestra de lo fácil que es mal interpretar las palabras de Cristo cuando nos enfocamos en lo que dijo y no en lo que quería decir. Y esto nos puede suceder todo el tiempo en nuestra comunicación diaria.

¿Cuántos malos entendidos, divisiones, confusión y relaciones rotas son el resultado de una pésima comunicación? Comunicarnos no solo es hablar, sino también escuchar. Y al escuchar necesitamos asegurarnos de entender que lo escuchamos es lo que en realidad el emisor quería decir. Para lograr esto muchas veces necesitamos hacer preguntas como:

– Entonces, de lo que acabas de decir entiendo…. ¿Esto es así?

Si no aprendemos a terminar los procesos de comunicación asegurándonos de que en verdad entendemos el mensaje de detrás de las palabras, el resultado entonces será vivir de rumores. Y lo rumores terminan siendo realmente una mentira. ¿Quién quiere basar su fe en una mentira?

El problema es que muchísimas relaciones, aún nuestra relación con Dios penden de un hilo a causa de que vivimos solo de esto, rumores. Ideas de otros, interpretaciones que alguien hizo acerca de un tema, sin que no aseguremos de forma persona que estamos entendiendo lo mejor posible lo que tanto Dios quiso decir, como las personas a nuestro alrededor.

No es de extrañarse el gran numero de personas que viven frustradas y desencantadas de su propia fe. Simplemente por que un buen día se dan cuanta que creyeron algo que estaba basado en un error. Pero ¿quien es el responsable de esto?

Es por eso que el apóstol Pablo hace una gran recomendación a su querido hijo en la fe Timoteo:  Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen. 1 Timoteo 4:16 (RVR1995)

¿Estas teniendo cuidado de entender lo que Cristo quiso decir ó no solo te conformas con leer lo que dijo? Existe una gran diferencia entre las dos cosas. Y esto solo se logra cuando nos hacemos muchas preguntas y vamos en busca de las respuestas.

3.- Para seguir a Jesus necesito CRECER. 

La historia cristiana nos deja saber que el apóstol Pedro fue martirizado y muerto en Roma por parte del reinado del emperador Nerón cumpliendo así las palabras de Cristo:

—. 18 De veras te aseguro que cuando eras más joven te vestías tú mismo e ibas adonde querías; pero cuando seas viejo, extenderás las manos y otro te vestirá y te llevará adonde no quieras ir.19 Esto dijo Jesús para dar a entender la clase de muerte con que Pedro glorificaría a Dios. (Juan 21:18-19)

Pero antes de que esto sucediera Pedro escribe su 2da carta donde escuchamos uno de los mas sagrados consejos para aquellos que deseamos RESURGIR.

Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque estas cualidades, si abundan en ustedes, les harán crecer en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, y evitarán que sean inútiles e improductivos. En cambio, el que no las tiene es tan corto de vista que ya ni ve, y se olvida de que ha sido limpiado de sus antiguos pecados. 10 Por lo tanto, hermanos, esfuércense más todavía por asegurarse del llamado de Dios, que fue quien los eligió. Si hacen estas cosas, no caerán jamás,11 y se les abrirán de par en par las puertas del reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

2 Pedro 1:5-11 (NVI)

Esta escritura por si sola tiene enseñanza para muchos post mas, te animo a estudiar con más calma en casa y aún leer las dos cartas de Pedro para comprender mejor su pensamiento al final de su vida. Pero en lo que quisiera enfocarme es como el apóstol nos deja muy claro cual es el camino de las personas que llegan a la meta de su fe que es poder estar en la presencia de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Y este camino no es mas ni menos que el de CRECER.

El crecimiento no es algo que sucede por accidente, ni por el simple hecho de estar vivos o mantenernos en una iglesia. El crecimiento necesita ser algo que INTENCIONAL. Pedro dice: esfuércense por añadir a su fe…. En otras palabras:  ¡no te conformes con lo que crees hoy! Tener fe en Cristo y en Dios solo es el gran inicio de una vida emocionante y al mismo tiempo peligrosa.

¿Tienes un plan de crecimiento en tu vida? ¿Eres intencional en la búsqueda de tu propio crecimiento ó aun te dejas llevar por lo que los demás hacen o dicen?

Cuando somos realemente intencionales en añadir a nuestra fe estas cualidades de las que la escritura habla y si abundan en ustedes, les harán crecer en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, y evitarán que sean inútiles e improductivos. (v.8)

Recuerda, la vida es solo un suspiro, un abrir y cerrar de ojos. Y la última vez que los cierres será para abrirlos en la presencia de tu Señor. Así que te animo a asegurarte que:

  • vives mas enfocado en Seguir a tu Maestro y menos en lo que otros hacen o dejan de hacer (nuestra vida de por si es bastante compleja como para tratar de vivir la de otros)
  • que ni tu fe, ni tus relaciones personales están basadas en rumores. Asegurarte de entender lo que otros y tu Señor quieren decir.

 

Te invito a orar por crecimiento en tu vida. Mira las áreas que se están quedando cortas a causa de enfocarnos en otros y vivir bajo rumores. Decide no depender mas de ellas y pídele a Dios que te de sabiduría y fuerzas para desarrollarte en tu fe y como ser humano que camina hacia la plenitud

Oh, la próxima vez que te tengas la tentación de dejar de mirar tu propio compromiso con Cristo para enfocarte en el de otros, vuelve a escuchar al Maestro decir: ¿a ti qué? Tú sígueme no más. 

:^)

Bendiciones.

RESURGIR | Día 21 | Encuentros comunes (2da Parte)

Dia 21.PNG

15 Cuando terminaron de desayunar, Jesús le preguntó a Simón Pedro:

—Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?

—Sí, Señor, tú sabes que te quiero —contestó Pedro.

—Apacienta mis corderos —le dijo Jesús.

16 Y volvió a preguntarle:

—Simón, hijo de Juan, ¿me amas?

—Sí, Señor, tú sabes que te quiero.

—Cuida de mis ovejas.

17 Por tercera vez Jesús le preguntó:

—Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?

A Pedro le dolió que por tercera vez Jesús le hubiera preguntado: «¿Me quieres?» Así que le dijo:

—Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.

—Apacienta mis ovejas —le dijo Jesús—. 18 De veras te aseguro que cuando eras más joven te vestías tú mismo e ibas adonde querías; pero cuando seas viejo, extenderás las manos y otro te vestirá y te llevará adonde no quieras ir.

19 Esto dijo Jesús para dar a entender la clase de muerte con que Pedro glorificaría a Dios. Después de eso añadió:

—¡Sígueme!

Juan  21:15-19 (NVI)

El día de ayer veíamos como a Dios le encanta aparecer en los momentos comunes de nuestra vida diaria. Momentos donde tal vez lo único que esperamos es aburrición y cotidianidad, pero el milagro esta esperando a la vuelta de la esquina ó tal vez esta frente a nosotros.

Así fue este tercer encuentro de Jesús con sus discípulos. En esta ocasión parece que el objetivo principal es Pedro. Como observamos en el post anterior, toda esta escena de Pedro intentando pescar toda la noche pero sin conseguir nada, un extraño le dice donde echar las redes  y como el resultado fue una pesca milagrosa; parece que cada uno de los detalles anteriores fueron preparados para haberle recordado a Pedro el día de su llamado y como él había dejado todo para seguir a Jesús.

Pero después vino la caída y parecería que todo cambiaría en la vida del apóstol. Las palabras: “No lo conozco” resonarían en la mente de Pedro una y otra vez. Así como tal vez te pasa hoy con aquel recuerdo que parecer repetirse una y otra vez, y que no teja olvidar esos momentos de debilidad y traición; tal vez a tu Dios, a tu fe, a tu familia o a ti mismo. Tal vez es por eso que reconoces que tu fe necesita RESURGIR. Bueno, este es el relato adecuado.

Cerrando círculos

Después de que Jesús se apareció de forma ordinaria, también les preparo un ordinario desayuno y comió de forma cotidiana. Pero en medio de estos momentos comunes se escondía la respuesta extraordinaria que necesitaba el corazón de Pedro.

Sin mayor preámbulo, después de desayunar Jesucristo hace tres preguntas a Pedro: ¿Me amas mas que a éstos?, ¿me amas? ¿me quieres? Tres preguntas, una por cada vez que Pedro juro y perjuro que no conocía a su Maestro.

Mucho se ha hablado de lo que le pide Jesús a Pedro en este momento, acerca de cuidar de sus ovejas y como un poco de tiempo después vemos a este hombre transformado y predicando valerosamente el evangelio trayendo a mas de 3000 personas a las aguas del bautismo.

Pero antes de llegar ahí lo que quiero hablarte es de lo que hizo Jesús por su amigo y como fue este momento el que ayudo a este pescador a RESURGIR en su propia fe. Lo que veo que hizo Jesús fue cerrar los círculos abiertos que habían en la vida de Pedro a causa de su pasada traición.

Con círculos me refiero a toda situación, herida, malentendido ó pecado que hoy te esta llenando de culpa y te separa de los demás y hasta de Dios. Es impresionante el numero de personas que vive con círculos abiertos que solo producen ansiedad. ¿Qué tal aquel malentendido con tu amigo ó familiar que no quieres tratar por miedo a que el problema crezca, pero que cada vez que escuchas la situación solo sientes enojo y culpa por no hablar y resolver la situación? ¿Qué hay de aquella deuda que no haz pagado y los intereses te están comiendo y afectando tu relación de pareja y aun emocionalmente, pero que hoy por hoy no tienes ningún plan para “cerrar ese círculo” y ademas sigues gastando lo que no tienes?, ó ¿qué tal esa disculpa que le debes a tu pareja pero el orgullo te tapa la boca? Círculos, situaciones inconclusas que solo nos roban el sueño y la paz.

Pero Jesús dejo claro que él venia a darnos paz, eso exactamente fue lo que hizo con Pedro. Al preguntarle si lo amaba no solo le dio la oportunidad de reivindicarse, sino que también Jesús le demostró que aun tenia confianza en él, al punto de encargarle lo mas valioso que tenia: sus ovejas.

¿No es esto lo que necesitan nuestros corazones? La ayuda de Cristo para dejar de cargar con la culpa y la ansiedad que producen estas situaciones sin tratar en nuestra vida. Necesitamos la paz que sobrepasa todo entendimiento y esa paz viene cuando aprendemos la importancia de no dejar cosas inconclusas.

Sin aquella platica, es probable que Pedro hubiera obedecido a Jesús de ir a predicar el evangelio a todas las naciones, pero tal vez siempre hubiera tenido la duda de que si Jesús le hubiera podido perdonar lo que había hecho momentos antes de la crucifixión.

Recuerdo muy bien unos 10 años atras cuando esta recién casado y mi esposa y yo teníamos tarjetas de crédito que habíamos obtenido siendo solteros, pero que ahora al estar juntos y juntar también nuestras deudas, la suma de todas las tarjetas era algo estratosférico que nos abrumaba y no podíamos salir de ello. Pero fue gracias a la platica con un gran amigo y al leer un libro de como sanar nuestras finanzas que pudimos tener el valor y la decisión de hacer un plan de pagos que nos llevo 2 años cerrar ese circulo de deuda que nos tenia presos.

Cuando vivimos con pecados escondidos es como vivir con un circulo de pecado, culpa, pecado del cual no podemos ser libres fácilmente, sino hasta que el perdón y la confianza nos liberan y cierran los asuntos abiertos delante de Dios y nosotros.

Dios quiere que aprendamos a cerrar círculos. De eso dependerá que tan efectivos seremos en sus manos. Pedro tuvo el valor de predicar el evangelio, escribir sus dos cartas para pastorear a las iglesias  y tiempo después, hasta morir por la causa del Señor.

Estoy seguro que esto fue producto de una platica en un día común y corriente,, en una playa ordinaria, en medio de un desayuno nada fuera de lo común. Pero ¿No es ahí donde se pueden esconder los mejores milagros?

Dedica tiempo para hacer una lista de todos los “círculos abiertos” en tu vida y ora por valor y sabiduría para buscar como cerrarlos. Y al mismo tiempo habla con alguien al respecto a quien le tengas confianza para que pueda darte seguimiento de que haz decido y como vas.

Bendiciones.

RESURGIR | Día 20 | Encuentros comunes (1ra parte)

Dia 20.PNG

Considero que la mayoría de nosotros tiene un hambre de lo sagrado y lo sobrenatural. Pero muchas veces despreciamos lo común sin darnos cuenta que, es en esos detalles cotidianos cuando Dios hace sus mejores apariciones.

Eclesiastés 3:11 (NTV) nos dice que Dios sembró la eternidad en el corazón humano…” y por nuestros limites naturales no alcanzamos a comprender todo, pero es innegable que algo dentro de nosotros nos dice que nacimos para algo más que solo nacer, crecer, trabajar, pagar deudas, tener familia y esperar la muerte. Echemos de nuevo una mirada a lo que los 40 días siguientes a la resurrección de Cristo tienen para nosotros. 

Después de esto Jesús se apareció de nuevo a sus discípulos, junto al lago de Tiberíades. Sucedió de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás (al que apodaban el Gemelo), Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo, y otros dos discípulos.

—Me voy a pescar —dijo Simón Pedro.

—Nos vamos contigo —contestaron ellos.

Salieron, pues, de allí y se embarcaron, pero esa noche no pescaron nada.

Al despuntar el alba Jesús se hizo presente en la orilla, pero los discípulos no se dieron cuenta de que era él.

—Muchachos, ¿no tienen algo de comer? —les preguntó Jesús.

—No —respondieron ellos.

—Tiren la red a la derecha de la barca, y pescarán algo.

Así lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red.

—¡Es el Señor! —dijo a Pedro el discípulo a quien Jesús amaba.

Tan pronto como Simón Pedro le oyó decir: «Es el Señor», se puso la ropa, pues estaba semidesnudo, y se tiró al agua. Los otros discípulos lo siguieron en la barca, arrastrando la red llena de pescados, pues estaban a escasos cien metros de la orilla. Al desembarcar, vieron unas brasas con un pescado encima, y un pan.

10 —Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar —les dijo Jesús.

11 Simón Pedro subió a bordo y arrastró hasta la orilla la red, la cual estaba llena de pescados de buen tamaño. Eran ciento cincuenta y tres, pero a pesar de ser tantos la red no se rompió.

12 —Vengan a desayunar —les dijo Jesús.

Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: «¿Quién eres tú?», porque sabían que era el Señor. 13 Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio a ellos, e hizo lo mismo con el pescado. 14 Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos después de haber resucitado.

Juan 21:1-14 (NVI)

El apostol Juan en su relato de la resurrección nos deja claro que esta es la tercera ocasión en que Jesús se apareció a sus discípulos. Como hemos visto antes, las veces anteriores les había proporcionado paz a sus corazones atribulados, les había dado pruebas de que Él había regresado de la misma muerte al presentarles sus heridas. Vimos como ayudo a Tomas a creer y a los discípulos en el camino a Emaús, pero ahora va en búsqueda de otro de sus discípulos que necesitaba de una ayuda mas especifica. Ese es Pedro. Por hoy solo veremos la primer parte de este relato.

7 discípulos incluyendo Pedro se encontraban juntos hasta que el líder del grupo decide que haría lo que mejor sabia hacer: pescar. ¿Qué llenaría la mente de Pedro en esos momentos?

Las traiciones son actos que lastiman el alma de la persona que las cometen y que mancha de  vergüenza el corazón del transgresor. Las últimas apariciones de Cristo seguramente habrían entusiasmado y maravillado a su amigo, pero ¿habrían sido suficientes para sanar y limpiar el alma del pescador? Jesús sabia que no, así que decide tener una aparición más y espera el momento adecuado para dejar muy claro que esta vez la misión de Jesús era este hombre que un día dejo todo por seguirlo y no lo dejaría vivir con el remordimiento ni la culpa de lo que hizo. Así que esta tercera aparición Jesús determina que sea lo mas semejante posible al día en que Pedro decidió seguir al Maestro. Miremos aquel momento:

Cierto día, mientras Jesús predicaba en la orilla del mar de Galilea, grandes multitudes se abalanzaban sobre él para escuchar la palabra de Dios. Jesús notó dos barcas vacías en la orilla porque los pescadores las habían dejado mientras lavaban sus redes. Al subir a una de las barcas, Jesús le pidió a Simón, el dueño de la barca, que la empujara al agua. Luego se sentó en la barca y desde allí enseñaba a las multitudes.

Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón:

—Ahora ve a las aguas más profundas y echa tus redes para pescar.

—Maestro —respondió Simón—, hemos trabajado mucho durante toda la noche y no hemos pescado nada; pero si tú lo dices, echaré las redes nuevamente.

Y esta vez las redes se llenaron de tantos peces ¡que comenzaron a romperse! Un grito de auxilio atrajo a los compañeros de la otra barca, y pronto las dos barcas estaban llenas de peces y a punto de hundirse.

Cuando Simón Pedro se dio cuenta de lo que había sucedido, cayó de rodillas delante de Jesús y le dijo:

—Señor, por favor, aléjate de mí, soy demasiado pecador para estar cerca de ti.

Pues estaba muy asombrado por la cantidad de peces que habían sacado, al igual que los otros que estaban con él.10 Sus compañeros, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, también estaban asombrados.

Jesús respondió a Simón: «¡No tengas miedo! ¡De ahora en adelante, pescarás personas!». 11 Y, en cuanto llegaron a tierra firme, dejaron todo y siguieron a Jesús.

Lucas 5:1-11 (NTV)

Estas dos historias tienen algo en común: las dos sucedieron en un momentos ordinarios de la vida de Pedro.  Pedro era un pescador ¿Cuantos días de pesca habrían pasado antes de que el apóstol se encontrara con aquel que volvería su vida de cabeza? Pescar era su trabajo, y como todo trabajo tiene sus preocupaciones, su propio estrés. ¿Cuantos pescados sacamos hoy? ¿Podré pagar las cuentas de este mes? ¿Cómo pago a los empleados si no hay una buena pesca esta semana? – ¡Espero que no suban mas los impuestos estos romanos ladrones! Etc. y etc.

Día tras día, la misma rutina, los mismos problemas. Creo que sabes de lo que hablo. Una vida ordinaria, preocupaciones comunes, días que parecen que no tienen nada de especial es algo que todos experimentamos.

El problema con esto es que podemos perdernos de la presencia de nuestro creador en los detalles que nos rodean. En las dos historias Jesucristo hace su aparición como un desconocido que le recomienda a Pedro pescar y que cuando “ lo hicieron, y era tal la cantidad de pescados que ya no podían sacar la red.” (Juan 21:6) Fue en ese instante en que Pedro reconocía que Jesús estaba allí, era la misma escena que Lucas nos comparte en su evangelio que concluyo en un Pedro reconociendo que era un pecador y que tres años atras estaba entregando su vida a ese joven maestro de Galilea con escasos 30 años de edad.

La pesca milagrosa hizo que Pedro mirara a Jesús con otros ojos.

Milagros suceden todo el tiempo, la pregunta es: ¿Somos conscientes de ellos? ¿Escuchamos sus mensajes que nos invitan a reconocer quienes somos y quien es el Señor?

El día de ayer pasaba tiempo un tiempo con mi único hijo, le llamamos el tiempo de padre e hijo y sabemos que es exclusivo para realizar cosas de hombres. Video juegos, montar bicicleta, comer helados, reírnos de chistes malos. La tentación de seguir adelante con mi trabajo es mucha, siempre hay pendientes, proyectos por terminar, personas a quien llamar, almas que ayudar, sermones que preparar, planes por diseñar. Pero hoy estoy ma convencido que nunca cuan importante es ese momento en mi relación con mi hijo.

Soy testigo de como nuestra relación se enriquece cuando de forma voluntaria y consciente busco acercarme a él y seguir construyendo nuestro vínculo familiar. Y es ahí donde no hay una pantalla que me distraiga, no contesto llamadas, ni hago nada de mi trabajo en su presencia. Todo mi tiempo, mi atención es para él es ese momento. Es ahí, donde soy testigo de los milagros.

El milagro de estar 100% presente frente a un ser humano que amo y me ama, el milagro de presenciar un regalo de Dios sonreírme y disfrutar de su confianza es algo que no deseo perder por nada del mundo.

Son esos momentos donde estoy 100% presente donde puedo escuchar a Dios decirme creo en ti, vine hasta aquí por ti. Vuelve a intentarlo pero ahora conmigo en la barca, intenta de nuevo pero ahora de otra forma, yo estaré contigo. Por la simple y sencilla obediencia en momentos tan comunes y corrientes Pedro es recordado como uno de los principales personajes de la fe.

Jesús no llego a la vida de Pedro cuando él estaba orando en una montaña o después de un ayuno de 40 días (por lo menos no que sepamos) El pescador no había ofrendado todo la su ganancia de un mes, ni había hecho ninguna cosa a la que se le puede atribuir que merecía la presencia del único hijo de Dios en su vida. Peor aún, la segunda ocasión donde el milagro de la pesca que rompía las redes se dio en el momento mas bajo de la vida de este hombre: después de haber traicionado a la persona a la que le había prometido serle fiel hasta la muerte.

Cristo se apareció a Pedro en días ordinarios. Tuvo encuentros tan comunes que hubieran sido fácil poder pasarlos por alto si Jesús no hubiera intervenido para abrirle los ojos a este hombre de Galilea.

No permitas que lo habitual entierre la presencia más grandiosa de todas en tu vida. Cuando mi familia y yo nos mudamos a la ciudad de Boston yo estaba maravillado por todo lo que mis ojos contemplaban. La exuberancia de la naturaleza y bosques aun en medio de la ciudad, los ríos que cruzan por todos lados. La primera vez que vi nevar casi lloro, fue un momento mágico. En el otoño es otro momento fenomenal del año donde puedes observar como cambian de color las hojas de los arboles y comienzan a caer cambiando su follaje. NO hay palabras para describir cada uno de esos momentos. Los primeros años después de mudarme no paraba de agradecer y maravillarme. Pero conforme el tiempo paso, también mis ojos se acostumbraron y deje de apreciar como antes lo hacia.

Lo maravilloso y mágico de cada cambio de estación seguían estando ahi, los ríos y los bosques siguen estando allí, frente a mis ojos, ellos no han cambiado. Yo cambie. ¿Qué tal tú? ¿Haz dejado de apreciar los milagros y la presencia de tu creador en cada momento a tu alrededor?

La mayoría de nosotros quisiera que cosas asombrosas suceda en nuestra vida, olvidando que ya están ocurriendo y que solo necesitamos abrir los ojos a ellas.

Te invito a orar el día de hoy dando gracias a Dios por tu trabajo, tu escuela, tu pareja, tus hijos, familiares, compañeros de trabajo, tu iglesia y cualquier cosa que se haya vuelto común y prepárate para mirar el milagro que Dios tiene para ti en medio de lo ordinario de la vida.

 

El apóstol Pablo nos ofrece un gran consejo:

Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo,

Colosenses 3:23 (NVI)

¿Qué cosas cambian hoy si todo lo que vas a hacer en este día lo haces como si el Señor mismo estuviera presente? ¿Como tratarías a tu familia o colaboradores o hermanos en la fe si estuvieras convencido de la presencia de Jesús a tu lado?  Bueno, prepárate. Pedro salí a pescar en un día común y ordinario sin saber que lo extraordinario estaba a punto de suceder. ¿Qué fue lo que hizo toda la diferencia aquel día en la vida de este apóstol que ya había vuelto a su antigua ocupación?

No fue la pesca milagrosa, no fue el desayuno gratis, fue la presencia de Jesús. Mejor dicho: ¡de Jesús resucitado!

No falten mañana para mirar lo que un encuentro común puede producir.

Bendiciones.