Preguntas poderosas 1ra Parte

SMA_6.24.12LEAD-resize-380x300

Hoy leí la siguiente frase: “La Acción debe proceder de la Reflexión para lograr resultados extraordinarios“. Sin lugar a dudas eso inmediatamente me desafío a preguntarme: ¿Cuantas cosas solo las hago por reacción?,¿Cuantas decisiones tomo solo por que alguien más  quiere que haga tal o cual cosa?

¿Qué tal tú? Las acciones que emprendes, sea cual sea su naturaleza ¿están precedidas por alguna reflexión profunda o sólo por un arranque momentáneo que como una llamarada pronto se apaga para dejar lugar a sentimientos de fracaso y frustración?

Considero que este uno de nuestros mayores problemas: la falta de reflexión. Hacernos preguntas es un poderoso ejercicio para desarrollar reflexión en nuestras vidas.Muchas personas obtienen respuestas terribles para sus vidas por que no se dan cuenta que hacen terribles preguntas.

Como Coach de vida este es uno de los temas que más desarrolló con las personas que acuden a mi en busca de ayuda.
Un ejemplo de esto son preguntas como estas:  ¿porqué me toco sufrir todo esto? o ¿no se por que no puedo cambiar? Preguntas que son más un laberinto sin salida que una verdadera reflexión transformadora.

Los resultados extraordinarios solo son descubiertos, disfrutados y atesorados por aquellos que se dan el tiempo de meditar. La misma biblia tiene una escritura para esto.

Salmo 1

Qué alegría para los que
no siguen el consejo de malos,
ni andan con pecadores,
ni se juntan con burlones;
sino que se deleitan en la ley del Señor
meditando en ella día y noche.
Son como árboles plantados a la orilla de un río,
que siempre dan fruto en su tiempo.
Sus hojas nunca se marchitan,
y prosperan en todo lo que hacen.

Según esta escritura ¿quienes son las personas que prosperan en todo lo que hacen? Entre otras cosas aquellas que meditan noche y día. Sin duda la escritura se refiere a meditar en la palabra de Dios. Pero exactamente es lo que quiero decir: aun para ser un cristiano con resultados extraordinarios en su vida, es necesario que se de a la tarea de “MEDITAR” (Pensar detenidamente, con atención y cuidado, reflexionar).

Cuando leo la Biblia necesito hacerme preguntas, cuando hablo con alguien acerca de algo importante necesito hacerme y hacer preguntas para saber si existe verdadero entendimiento. La persona que no pregunta esta condenada a aceptar un sin fin de injusticias, a quedarse con un sin fin de dudas y a experimentar el mas profundo vacio el dia que mira hacia atras y se pregunte ¿porqué no pregunte antes esto?

Tan solo piensa en algo ¿quiénes son los seres que mas preguntan? ¿No son los niños? Cuando dejamos de indagar es porque hemos perdido unas de las características mas importantes del aprendizaje: Preguntar.

Según Jesús ¿quienes son favoritos para entrar en el cielo? ¿No son los niños? Entonces ¿por qué nos sentimos tan mal con las personas que nos cuestionan? ¿por qué nos incomoda el escrutinio y las preguntas directas?

Blas Pascal, en el siglo XVII  declaro: “Toda conclusión es una expresión del cansancio del pensamiento. Del cansancio por seguir preguntando. Cada respuesta es una plataforma para seguir preguntando”. Como él, son muchísimos los genios, científicos, artistas, lideres que han amado el ejercicio de la reflexión por medio de las preguntas poderosas.

Robert Kennedy pronuncio las siguientes palabras: “Algunos hombres ven las cosas como son y dicen ¿por qué?. Yo, en cambio, veo cosas que todavía no son, y digo, ¿por qué no?” Esto es una reflexión que nos lleva a salir de un laberinto a vislumbrar una luz esperanzadora al final del túnel.

La próxima vez que desees resultados y respuestas extraordinarias en tu vida, preguntante ¿He hecho las preguntas adecuadas?

Deja qué duela!!!

Deja que duela!!! Eso es los que me decía a mi mismo mientras corría hoy por la mañana. Hoy rompí mi propia marca de distancia y de tiempo. Pero justo unos kilómetros antes de lograrlo las piernas comenzaban a doler, mi mente me decía ya llegaste lo suficientemente lejos hoy, ya quemaste bastantes calorías, ya te duelen las piernas, ya déjalo!
Pero otra parte de mi decía: Deja que duela! Nunca sabrás de lo que eres capaz ni los límites que eres capaz de sobré pasar si no dejas que duela!

Hoy te pregunto ¿qué son las cosas en tu propia vida que duelen y que buscas ocultarlas, evadirlas y dejarlas para después?, ¿qué sucede después de que haces casó a la idea de dejar para después aquello que duele? Tal vez sea esa plática dolorosa con una persona que te lastimo. Tal vez hacer esa llamada que te llena de miedo hacer pero que puede abrir puertas a nuevas oportunidades en tu vida. Tal vez sea acercarte a la persona que amas o te interesa y afrontar el dolor que causa la timidez o el temor a no ser correspondido.

Como sea siempre habrá un dolor que afrontar.

Cuando el hijo de Dios vino a la tierra y clamaba a su Padre en oración que no quería morir en la cruz. Decía: «Abba, Padre, todo es posible para ti. No me hagas beber este trago amargo, pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú.» Marcos 14:36

La Biblia no habla de última respuesta de Dios, los predicadores decimos que Dios guardo silencio. Pero ¿qué paso en aquel huerto que hizo que Jesús se levantará transformando su miedo en una inquebrantable voluntad de enfrentar la cruz? La oración fue el secreto, decimos todos. Y lo creo profundamente! Pero ¿cuantos cristianos pasan tanto tiempo orando sin salir transformados? Siguen cargando el mismo miedo al dolor y sufrimiento que los discapacita para tomar decisiones valientes y arriesgadas.

Hoy solo pienso una cosa. Sería posible que en lo más profundo del corazón de Jesús, Dios hubiera hablado diciendo en forma de un susurro: “Deja que duela” ¡Deja que duela, esta bien, al final lograras la meta! ¡La meta vale la pena. Deja qué duela!

No se sí fue así. Pero ciertamente Jesús no huyo de la cruz y la enfrento. A pesar del dolor que eso significaría.

Hoy muchas personas se dicen creyentes o cristianas, pero no les gusta enfrentar el dolor. El dolor de estudiar y prepararse más, pero eso si quieren mejores oportunidades de vida. Muchos huyen al dolor de enfrentar conflictos, pero si quieren tener amigos y personas que los amén incondicionalmente. Pastores quieren grandes y mejores iglesias pero evitan el dolor de ser más como Jesús.

En fin, hoy si existe algo que crees que nunca lograrás o vives lleno de límites, tal vez es hora de escuchar esa voz de ti que te dice: “Deja que duela y sigue adelante”.

Apocalipsis 21:7 El que salga vencedor recibirá todo esto como herencia; y yo seré su Dios y él será mi hijo.

Aprovechando bien el tiempo

Efesios 5:15-17 (NVI)
15 Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios sino como sabios, 16 aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos. 17 Por tanto, no sean insensatos, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.

Al leer esta escritura esta mañana encuentro dos cosas que me desafían:
1.- Aprovechar al máximo cada momento oportuno, y
2.- entender cual es la voluntad del Señor.

La primera me hace pensar en realmente “estar presente”. ¿Cuantos momentos oportunos perdemos por “no estar presentes”? ¿Cuantos abrazos, cuantas muestras de amor, cuantas oportunidades de hacer sentir amados a las personas a nuestro lado simplemente se desperdician porque estamos “en otro lado”? Por que estamos distraídos en la angustia del futuro o estancados por las cadenas del pasado.
Aprovechar cada momento no es una opción para aquellos que seguimos a Jesús. Es un mandato. Los días son malos. Toda oportunidad perdida de amar, de perdonar, de inspirar o de anunciar el evangelio será reclamada algún día.

Lo segundo es todavía mas sagrado: “Entender la voluntad del Señor”. La escritura antepone a esto el llamado a no ser insensatos (necios, tontos, irreflexivos) Esto me lleva a pensar en cuantos cristianos no logran entender la voluntad de Dios para sus vidas; viviendo al final solo en la frustración, el desencanto y la derrota espiritual. ¿Cuál es la voluntad de Señor para nuestras vidas? La siguiente escritura lo dice todo:

Romanos 12:2 (BLPH)
2 No se amolden a los criterios de este mundo; al contrario, déjense transformar y renueven su interior de tal manera que sepan apreciar lo que Dios quiere, es decir, lo bueno, lo que le es grato, lo perfecto.

En las demás versiones de la biblia la frase lo que “Dios quiere” se traduce como la voluntad de Dios. Y ¿qué es eso?: “Lo que es bueno, lo que es grato, lo que es perfecto”.

Hubo un tiempo en que aun como cristiano me conforme con menos que estas tres cosas. Pero como dice la escritura estaba siendo “necio e irreflexivo”. Ahora que sabes cual es la voluntad de Dios para tu vida ¿Te conformaras con menos?, ¿Seguirás desaprovechando los momentos oportunos?

Yo decidí que No, ¡nunca mas!

Saludos a todos y espero que disfruten tanto de la Escritura como yo esta mañana.

Abrazos desde Boston.dwyl1