No necesitas un GPS, necesitas una brújula

No necesitas un GPS, necesitas una brújula

Brujula

Desde que me mude a Boston he tenido la necesidad de usar un GPS para llegar a todos lados. El GPS es una de esas maravillas tecnológicas que se han vuelto imprescindibles, sobre todo cuando quieres llegar a un lugar en el que no conoces muy bien el camino. Este pequeño artefacto como arte de magia, calcula en donde te encuentras y te dice por donde debes andar. “Dobla a la derecha,  ahora en 50 mts dobla a la izquierda”. Y cuando te equivocas te dice: “Recalculando” y te da una nueva ruta. Es muy practico y se ha vuelto para muchos de nosotros parte esencial de nuestro estilo de vida. El problema surge cuando después de un tiempo sigues necesitando el GPS. Por ejemplo, yo tengo ya un año viviendo en esta hermosa ciudad pero sigo usando el GPS en rutas que ya conozco por que las recorro muchas veces al mes.  He descubierto que me he vuelto flojo para aprender, para memorizar y para tomar mis propias decisiones a la hora de tomar una ruta que tiene mucho trafico o si una avenida esta cerrada por alguna reparación y si el GPS, me dice que es por ahí, porque esta configurado para tomar solo rutas principales entonces existe un gran problema, seguramente estaré perdido un tiempo.

Hoy me pregunto algo: ¿Cómo le hacían nuestro padres y nuestros abuelos para llegar a sus destinos? Y todavía mas allá ¿Cómo le hacían nuestros antepasados?

Ellos usaban algo que se le llamaba brújula. Un artefacto redondo que solo tiene dos flechas y que la principal apunta siempre al norte. Eso usaron los marineros en tiempos antiguos que descubrieron maravillas en otros países que nunca habían visto sus ojos. Una brújula fue lo que usaron los grandes viajeros, exploradores, arqueólogos y testigos de asombrosos descubrimientos. La asombrosa función de la brújula no esta en decir exactamente que hacer, sino en siempre, siempre señalar el rumbo que se debe seguir.

En la actualidad vivimos sumergidos en excesiva información. Los libros que más se venden son los que nos dan “Las 5 claves” para vivir mejor, para el éxito y la felicidad en cualquier área. Hoy mas que nunca podemos encontrar en internet, en las organizaciones, incluyendo las iglesias demasiados “GPS´s”. Maneras, formas, costumbres que nos tratan de decir como hacer las cosas paso a paso. El problema que descubro en ello es que es muy fácil acostumbrarse a ello y terminar convirtiéndonos en personas flojas para aprender, crear y desarrollar una actitud responsable y madura en la toma de decisiones.

En mi caso me quedo sin aliento ante el numero de cristianos con los que trato constantemente en los que escucho las siguientes ideas:

  • “Caí en este pecado porque nadie me busco en la iglesia”.
  • “Me siento enojado e infeliz por seguir lo que en mi iglesia o mis lideres me dijeron que tenia que hacer y resulto todo mal”.
  • “Estoy cansado que me digan todo el tiempo como debo comportarme, no soy un niño”.
  • “No quise ser abierto de una doble vida que llevaba porque tenia temor lo que en mi iglesia fueran a pensar de mi”

Y la lista de frases podría seguir interminablemente. Lo lamentable es que la mayoría de estas ideas habla de que los ojos están mas puestos en las personas y en la organización que en Dios. Gente que se amolda a una caja que les dice que hacer todo el tiempo, pero que han perdido el “Norte” en sus vidas.

La biblia es muy clara al respecto cuando el autor del libros de Hebreos nos llama a que “Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe”… Hebreos 12:2 (NVI) Jesús es el norte, Él y solo Él puede darte verdadera fe. Solo Jesús puede dirigir a nuestro verdadero hogar al lado de nuestro Padre celestial.  La biblia no es GPS que nos dice todo lo que tenemos que hacer ni como hacerlo. La biblia es el relato que señala al autor y consumador de nuestra fe. Y como Abraham, el padre de la fe; será nuestra responsabilidad caminar siguiendo la dirección que Dios nos indica. Aunque a veces eso signifique que no todo el tiempo estemos seguros de los pasos que tenemos que dar en casa situación de nuestras vidas, pero mientras mantengamos la dirección correcta, es seguro que el camino se nos revelara a cada paso. Lo descubriremos y nos maravillaremos como lo hicieron esos exploradores de la antigüedad.

Para mi el descubrimiento mas asombroso, mi tesoro de mi caminar en la fe ha sido comprender cada día mas las palabras del salmista, cuando declara: “Deléitate en el Señor,  y él te concederá los deseos de tu corazón”. Salmos 37:4 (NVI)

El Señor y solo Él puede ser mi deleite, mi fuente de alegría, plenitud, seguridad y amor. Y no siendo esto ya suficiente, también Dios nos promete que si nos deleitemos en Él, será Él mismo quien conceda los deseos de nuestros corazones. ¿Qué desea tu corazón? ¡Vamos! ¡Dilo sin miedo! Bueno eso que pensaste Dios quiere concedértelo. Conmigo lo ha hecho. Tengo todo lo que quiero y mucho más. Vivo una de las vidas mas bendecidas que pueda conocer. He aprendido a no conformarme, a no dejar de soñar. Y la razón es que tengo un Dios que puedo disfrutarlo constantemente y que a Él le encanta que yo lo disfrute a Él. Al final soy un consentido de Dios. Y ¿podría esperar menos? Claro que no! ¡Él me ama! Y a ti también. El es mi norte, mi destino. Mi brújula me lleva a él aun cuando no se que hacer paso a paso.

Mi principio de vida es simple: agradarlo, amarlo y honrarlo solo a Él.

El enorme peligro esta en desear mas las bendiciones que Dios nos da, que a la fuente de esas bendiciones. He visto hundirse literalmente a bellas personas en la codicia mas vil, en la inmoralidad mas detestable. Cristianos que se vuelven ciegos, sordos, desnudos espiritualmente y heridos por sus propios actos, solo porque olvidaron la verdadera dirección de sus vidas y se conformaron que una caja les dijera que hacer todo el tiempo, logrando solo aparentar algo que hace mucho ya no tenían: dirección.

Una brújula esta diseñada para que guiarte en medio de las tempestades, la oscuridad. Nunca te dirá “perdida de la señal” cuando pases por túneles oscuros (que molesto es escuchar eso del GPS) y te deje perdido para saber que salida tomar. La brújula lo que hará es guiarte independientemente de la salida o decisiones que tomes. Tener una brújula en tu vida se resume en tener principios inalterables, es mirar hacia el único que no cambia, y es la emoción de no saber que hacer pero tener la certeza de que lo que descubrirás si sigues adelante será todo un “DELEITE”.

Feliz viaje.

¿Y tú? ¿A quien culpas?

¿Y tú? ¿A quien culpas?

Image

El resentimiento, la crítica, la culpa y el miedo aparecen cuando culpamos a los demás y no asumimos la responsabilidad de nuestras propias experiencias.

Louise Hay

Que cada uno cargue con su propia responsabilidad.

Gálatas 6:5  (NVI)

Estoy escribiendo este post desde Atlanta Georgia. Lleno de inspiración y gratitud en mi corazón por el presente que estoy viviendo. Entre mas me adentro en mi propia identidad como hijo de Dios y como el hombre que soy, mas consciente soy de que algunas de las armas mas poderosas que usa la maldad para destruir nuestras vidas son la ingratitud y la falta de tomar responsabilidad personal por nuestra vida.

Es sorprendente y diría alarmante como usamos la culpa para dejar nuestra propia responsabilidad a un lado y cargar a los demás con nuestras desgracias, fracasos y  prejuicios.

Algo que esta profundamente comprobado es que las personas maduras miran dentro de si mismas, las inmaduras buscan a quien culpar.

¿Cuántos miembros de iglesias culpan a sus lideres o a los otros miembros de cualquier cosa que pase en sus vidas?

¿Cuántos esposos acusan a sus esposas de sus arranque de ira y de perder el control de su temperamento?

No se diga en el trabajo o cualquier otro lugar donde nos relacionamos con otros seremos humanos.

¿Cómo seria tu vida si dejaras de culpar a otros y tomaras tu responsabilidad?

Me he mudado de casa cerca de 20 ocasiones. Y la mayoría de esas mudanzas ha sido a causa de servir en diferentes lugares donde nuestra iglesia tenga la necesidad. Como misionero y ministro constantemente cambio de lugar dejando detrás de mi una influencia y un trabajo en la vida de las personas. En muchos momentos he visto victorias extraordinarias en los ministerio que Dios me ha permitido servir pero también me he equivocado y en mi inmadurez, falta de preparación, falta de enfoque o de carácter (y podemos sumar y sumar) no deje la mejor influencia posible detrás de mi. Sigo aprendiendo y eso me entusiasma. El punto es que en el momento del cambio, algunas personas que estuvieron conmigo en algún ministerio o grupo; o  el nuevo líder que toma mi  lugar donde yo me encontraba surgen comentario como: “Las cosas están mal por culpa de los lideres que estuvieron antes”, “Miren todo el desastre que el antiguo liderazgo ocasiono”.

Escuchar eso de mi trabajo como líder duele, pero al tener en lo profundo que mi identidad viene de mi Señor y no de mi trabajo, ni de mi posición eso me ayuda a que con humildad poder escuchar y aprender, pero en realidad es algo que escucho constantemente de muchas personas que después de ¡años! Siguen culpando al líder anterior.

La vida ya es difícil por si sola, ¿de verdad queremos que nuestras iglesias, familias y centros de trabajo sean lugares donde llevamos la amargura y ansiedad para descargarla con las personas que nos estiman y aman?

¿Dios se merece nuestros reclamos diarios cuando es Él quien nos regala cada nuevo día?

Como ministro ahora reconozco la importancia de mantener una cultura a mi alrededor de franqueza y honestidad. Cualquier persona en cualquier momento puede hacerme preguntas difíciles, pueden expresar disconformidad y también su indignación si no estoy haciendo bien las cosas. Lo hago por que al final la libertad produce libertad, y la humildad genera humildad. Y el resultado de eso es que después de poder hablar con apertura y respeto de cualquier tema, por muy difícil que parezca es que ya no hay a quien echar la culpa del problema, malentendido o sentimientos heridos. Hablar nos sana a todos y nos hace tomar responsabilidad.

Como padre, como esposo y como siervo, se que soy el único responsable de mis actos, de mis emociones y de mi espiritualidad. ¡Nadie mas! Ni la iglesia, ni el liderazgo, ni mi familia, nadie en lo absoluto tiene la culpa de mis errores, carencias o falta de animo o de fe.

La biblia me asegura que “Dios, por su poder, nos ha concedido todo lo que necesitamos para la vida y la devoción, al hacernos conocer a aquel que nos llamó por su propia grandeza y sus obras maravillosas.”2 Pedro 1:3 (DHH)

Ya tengo todo lo que necesito, no me falta nada. Todo lo demás solo son regalos, oportunidades, dones recibidos.

¿A quien culpas?

Pero mejor aun pregúntate: ¿Qué sucede cuando culpas a otros?

  1. Evitas el aprendizaje. Todo tiene una enseñanza detrás. Dice la biblia que todo es para bien de los que amamos a Dios. Cuando nos pasamos gran parte de nuestro tiempo señalando quien tiene la culpa de nuestras desgracias quiere decir que nos importa poco lo que Dios tenga preparado para nosotros, que creemos que Dios es un mentiroso o que al final no creemos en Él, ni en Su palabra. ¿Te habías puesto a pensar en eso?
  2. Culpar a los demás evita que trabajemos en equipo.  Cuando son los “demás” lo que fallaron y no yo, eso por si solo levanta una barrera que evita que podamos trabajar como un equipo.  Ya que destruye la confianza de unos en otros. He visto gran talento desperdiciarse solo por una cultura de desconfianza y falta de tomar seriamente responsabilidad. Esto ya no puede seguir pasando sino la consecuencia es que las personas que mas pueden generar cambio en nuestras iglesias y organizaciones no querrán estar con nosotros.

¿Cuál es la solución a este grave problema?

  1. Toma tu responsabilidad. Se que es duro, se que duele. Pero solo así dejaras de estar engañado (a). Al mismo tiempo es algo muy positivo. Hacerte responsable de tu propia vida y emociones y acciones te llevara a disfrutar mucho más de quien eres, de lo que haces y donde estas.  Conozco decenas de grupos que le echan la culpa del estado en que se encuentran al líder anterior que estaba a cargo; el punto es que ¡lo hacen por año! Y lo único que se pierden es de la enorme oportunidad de valorar sus fortaleces, y detectar sus defectos para poder cambiar. Y dejar de pensar que el cambio lo trae una u otra persona.
  2. Agradece. Hace unos minutos acabo presencie una platica impartida por Ann Voscamp. Autora del Best Seller del New York Times, titulado: “One thousand gifts” Donde nos inspiro a hacer una lista de mil dones o bendiciones que tenemos  en nuestra vida y alrededor. El llamado fue a vivir la vida con una actitud de gratitud. Es una triste realidad que vivimos en una de las sociedades mas ansiosas y depresivas de la historia de la humanidad. ¿Qué pasaría si cambiáramos nuestra costumbre de culpar y criticar a los demás y nos dedicáramos a agradecer a Dios primeramente y unos a otros por cada don, detalle, esfuerzo, animo, etc., que recibimos todos los días?

¿Crees que cambiaria en algo tu vida si adoptas esta actitud? Yo te lo aseguro.

Abrazos desde Atlanta.

IGNORA EL MUNDO REAL

IGNORA EL MUNDO REAL

Mundo real.jpg

¿Cuántas veces has dicho o has escuchado la frase “es que en el mundo real no se puede hacer tal o cual cosa”? ¿Cuántos creen en esta frase? ¿Qué es el mundo “real”? Suena como un lugar deprimente donde vivir. Donde las nuevas ideas siempre pierden. Donde los habitantes están llenos de pesimismo y frustración. Ellos siempre asumirán que el mundo no esta listo para cambiar. Son aquellos que dirán sin dudar que la sociedad o tu familia o tu iglesia o tu mismo, no están listos para cambiar, que es mejor dejar las cosas como están.

Si estas lleno de esperanza y ambición, los habitantes del mundo “real” trataran de convencerte de que tus ideas son imposibles. Te dirán que estas perdiendo tu tiempo.

Cuando decidí convertirme en un Coach de vida certificado algunas personas me dijeron que en “el  mundo real” eso no me iba a servir, que mejor comenzara desde abajo en alguna empresa que me quisiera dar una “oportunidad”. Ahora el coaching se perfila como una de las carreras que predominaran en el 2020 y que ahora las grandes organizaciones pagan miles de dólares por recibir ayuda de un coach.

Cuando decidí que quería ser escritor algunos me dijeron que fuera “real” y me dedicara a mi trabajo. Que ningún latino de nuestra iglesia había escrito algún libro hasta ahora. Al día de hoy tengo dos libros publicados, que se leen en todo el continente americano, los cuales he tenido el honor de presentarlos en casi todo México, parte de centro América y ciudades de EUA, con miles de copias vendidas.

Un día soñé con vivir en EUA y poder servir a los ministerios latinos en ese país. Alguien me dijo que tuviera sueños mas “reales”, que eso era muy difícil que pasara. Hoy escribo este post desde mi hogar en una de las ciudades mas bellas de EUA y del mundo: Boston, MA. Y actualmente sirvo en una de las iglesias más dinámicas que conozco, como ministro de tiempo completo en esta ciudad.

Cada vez que tengo la tentación de pensar de forma “realista” necesito recordar que sirvo a un Dios que como relata la Escritura acerca de Abraham:

 Así que Abraham creyó en el Dios que da vida a los muertos y que llama las cosas que no son como si ya existieran.

Romanos 4:17 (NVI)

Saber que mi Dios es real, me basta. Lo demás… esta por verse.

¿Cuándo fue la ultima vez que escuchaste que tus sueños no eran “reales”? ¿Qué sentiste? Pero la pregunta mas importante ¿Qué estas haciendo al respecto?

Y nunca olvides lo siguiente: El mundo real no es un lugar, es una excusa. Es una justificación para no tratar.

La idea del “mundo real” me inspiro el libro: REWORK escrito por 37 signals. Mas información de este libro: http://www.37signals.com/rework

Ambientes expansivos. Y tú ¿que ambiente generas?

Ambientes expansivos. Y tú ¿que ambiente generas?

1-IMG_1415 (1)

Te haz preguntado alguna vez ¿Qué ambiente generas a tu alrededor?

Hace algunos días me encontraba manejando  hacia casa. Iba con mi familia de regreso de una actividad de nuestra iglesia. De pronto recibo una llama de un miembro de la iglesia al cual estaba buscando durante el día para hacerle algunas preguntas y después le pedí ciertas cosas. La platica fue muy casual y breve. Al terminar la llamada, mi hijo de 5 años que iba sentado en la parte trasera del auto comento conmigo en tono muy serio: “Yo me siento triste”. Inmediatamente le pregunte la razón de su tristeza:

–       ¿qué sucede hijo?

–       Me siento triste. – Volvió a comentar.

–       Pero platícame porque. ¿qué hace que estés triste? Ahora mi esposa le preguntaba.

–       ¡Es que mi papa siempre le dice a la gente que hacer! Fue la contundente respuesta.

–       ¿Porque te pone triste eso hijo?

–       Por que papá no es Dios, solo es una personita. Y siempre le dice a la gente que hacer.

Yo estaba congelado, no sabia que contestar. ¿Qué le puedes responder a un niño de 5 años que hace esa clase de declaración?

Venían docenas de pensamientos a mi mente: “Pues es parte de mi trabajo”, “¿no se supone que un líder hace eso?”, “Es solo un niño, es muy chico para entender esto”, y muchas ideas más.

Mis pensamientos fueron más profundos: ¿Qué estoy haciendo como para que mi hijo resuma mi trabajo como algo donde solo le digo a la gente que hacer? ¿Eso es el verdadero liderazgo? ¿Jesucristo era conocido como “alguien que solo le dice a la gente que hacer”? Wow!!! Esto era demasiado para ese momento. Tenia dos opciones, una: dejarlo pasar como un comentario infantil, o pensar un poco mas en ello. Así que tome la segunda decisión y medite al respecto. Esto fue lo que resolví con la ayuda de la Palabra de Dios:

33 »Éste es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de Israel —afirma el Señor—: Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. 34 Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: “¡Conoce  al Señor!”, porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el Señor—. Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados.»Jeremías 31:33-34 (NVI)

Dios declara por medio de Jeremías que Él mismo pondría “Su” ley en la mente de su pueblo y la escribiría en su corazón.  O sea que no tengo que presionar a nadie para que haga la voluntad de Dios sino solo ser (si es el caso) una herramienta para que lo que ya Dios hizo de antemano pueda fluir y crecer libremente.

26 Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. 27 Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes. Ezequiel 36:26-27  (NVI)

¿Quien puede hacer que las personas tengan un nuevo corazón? ¿Quién es el único que puede hacer nuevas todas las cosas incluyendo el espíritu, los pensamientos y las acciones?

Estas escrituras me llevaran a pensar cuantas veces he tratado consciente o inconscientemente  tratar de ocupar el lugar de Dios. Recuerdo momentos de angustia por que alguien pecaba o alguien dejaba de asistir a las reuniones de la iglesia o no hacia lo que debía. Pero no era solamente un dolor de amor y preocupación por la vida de un hermano, sino era la angustia generada por la culpabilidad y la idea de que casi era mi responsabilidad de que alguien estuviera tomando ciertas decisiones no acertadas.

Una de mis convicciones actuales es que soy un AGRICULTOR, no un CARPINTERO. ¿qué significa esto? Que solo puedo ayudar a que el ambiente sea propicio para el crecimiento y desarrollo de las semillas. Pero es la semilla la que tiene todo el potencial en si misma de crecer y convertirse en un árbol frondoso y fructífero. Como Pablo escribía:  5 Después de todo, ¿qué es Apolos? ¿Y qué es Pablo? Nada más que servidores por medio de los cuales ustedes llegaron a creer, según lo que el Señor le asignó a cada uno. 6 Yo sembré, Apolos regó, pero Dios ha dado el crecimiento. 1 Corintios 3:5-6 (NVI)

Yo solo soy un colaborador, mi deber solo es remover la tierra, señalar las piedras y obstáculos, regar las plantas. En pocas palabras ayudar a generar un ambiente donde el crecimiento encuentre su camino.

No estoy donde estoy para ponerle obstáculos a las personas a mi alrededor. No es para decirles que hacer y que al final si no resulta lo que les dije terminen echándome la culpa por las fallas. Las convicciones no pueden ser prestadas ni impuestas. Solo pueden funcionar cuando son propias. Y el peligro de siempre decirle a las personas que es lo que deben hacer es que a la larga muchas de ellas no encuentran su identidad, ni convicciones en Dios sino más bien en la organización o el liderazgo humano.

EL AMBIENTE ADECUADO

Una de las competencias más importantes de un líder en la actualidad, es saber crear  AMBIENTES EMOCIONALMENTE EXPANSIVOS donde la gente se sienta tan bien, que esté dispuesta a dar lo mejor de sí misma sin que se lo pidan.

El líder sabe gestionar ambientes para generar estas condiciones donde Germina el excelente desempeño.

¿DE QUE ESTA COMPUESTO ESTE AMBIENTE?

Puede haber más características, pero estas cuatro son esenciales:

CURIOSIDAD para dudar de lo conocido y explorar nuevos caminos. Asi que las personas son libres de Preguntar, dudar, observar, soñar, imaginar, decir “no se”.
CONFIANZA para reconocer errores, enmendarlos, aprender y seguir buscando. Existe el ambiente adecuado donde se puede escuchar, mostrar respeto por los demás y sus ideas y apoyo sin limites.  Algo importante es que se puede también reconocer los logros y aciertos. He escuchado tristemente de personas con cierta autoridad que dicen: “No reconozco a las personas para que no se vayan a poner orgullosas”. Esto solo mata la confianza.

AMBICION para generar ideas, para ser original y para tener grandes objetivos.
ALEGRIA para disfrutar el proceso en todos sus momentos sin importar los resultados.

Por lo tanto, el líder que agrega valor a las organizaciones es aquel que crea y mantiene un ambiente donde están presentes estas cuatro emociones.

  • ¿Están presentes estas emociones en su ambiente de trabajo?
  • Si no es así, ¿cuáles si están? ¿cuáles le hacen falta?

 

Es sorprendente ver que Jesús mismo dejo un ambiente en las personas no sentían un compromiso enfermizo de estar siempre a su lado. Mas bien las personas querían estar con él pero también sino no lo querían, si creían que había algo mas importante que estar con él, ellas podían decidirlo libremente. Es obvio el precio que se paga por no estar cerca de Jesús, pero a lo que voy es que Él nunca hizo sentir el peso de su autoridad, ni atemorizo o manipulo  a nadie para que lo siguiera. Estar con Él o abandonarlo era cuestión de cada individuo no de Jesús.

Jesús perdió mas seguidores en un día que muchas de nuestras iglesias en años. Las personas podían sentir la libertad de tomar cualquier decisión. ¿Ustedes también quieren irse? Pregunto Jesús una ocasión a sus discípulos. Eso habla del ambiente que existía entre Jesús y sus discípulos. Un ambiente sin control. Un ambiente donde se respiraba la libertad de ser tal como eres y recibir la ayuda adecuada.

Como Coach de vida una de mis reglas éticas es no decirle a gente que hacer sino ayudar a las personas que me buscan a descubrir por ellas mismas las acciones y cambios que decidan llevar a cabo. Al final también es creer en que Dios ya ha puesto su voluntad en sus mentes y corazones y que mi función como siervo-líder es facilitar ese crecimiento hacia ser semejante a Cristo.

Así que cuando mi hijo me comento lo que pensaba, solo me hizo ver que no solo cuando doy una sesión de coaching debo mantenerme en mi postura de que sean las personas las que declaren de viva voz sus decisiones.

 

Hijo mío, escribo este post esperando el día que lo leas, y juntos recordemos el día que Dios te uso para confirmar mi llamado a ser un agricultor y un facilitador. Porque el lugar del Carpintero y del Alfarero ya están ocupados por alguien infinitamente mas capaz que yo.

 

Líderes inseguros

Inseguridad

Los líderes inseguros piensan que todo tiene que ver con ellos, toda observación o critica lo toman de forma personal, y como resultado, toda acción, toda información, toda decisión debe pasar por su filtro geocéntrico. En una organización, la seguridad fluye hacia abajo. Cuando los líderes son inseguros, con frecuencia proyectan esa inseguridad a las personas bajo su mando. Sino se rompe esa cadena de inseguridad, las personas que están bajo nuestro cuidado sufrirán y sin notarlo harán sufrir a otros que llegaran a la iglesia u organización.

Primero que nada quiero decir que aprecio muchísimo a aquellos que han decidido ver en el liderazgo cristiano un trabajo de servicio y hacerlo suyo aunque eso signifique sacrificios, privaciones o sufrimiento. Aquellos que hacen bien su trabajo son merecedores de aprecio y gratitud como el apóstol Pablo lo declara. Aunque en realidad Jesús mismo dijo que aunque nunca nos muestren aprecio es nuestra responsabilidad hacer lo que hacemos.

Actualmente vivo uno de los momentos más emocionantes de mi cristianismo y de mi trabajo como ministro. Servir en la Iglesia de Cristo de Boston es una de las cosas que cada mañana le agradezco a Dios. Ver el ejemplo de amor, dedicación, compañerismo, respeto y trabajo en equipo ha sido completamente revelador. Tengo compañeros en el liderazgo que generan ambientes que lo que logran es desarrollar a las personas. Lideres que escuchan aun cuando las personas no estén de acuerdo con sus ideas y son seguros de su llamado y de su relación con Dios, dando como resultado un lugar ideal para que el espíritu de Dios trabaje en cada uno. No somos una iglesia perfecta pero hay un esfuerzo real de buscar relaciones cada vez mas inspirantes, sanas y constructivas.

El presente articulo recopila enseñanzas y experiencias de mi camino como líder-siervo y de muchas, muchas platicas actuales con personas preocupadas y deseosas de ver madurar sus iglesias y organizaciones. Es mi oración que las siguientes líneas a unos nos hagan despertar, a otros agradecer y a otros arrepentirse.

El hombre o la mujer que decide servir en esta posición de liderazgo dentro del cuerpo de Cristo siempre enfrentara muchísimos retos, desde humanos hasta espirituales. Pero hay algo que a mi juicio si lo podemos reconocer a tiempo para eliminarlo de nuestras vidas, podremos ser mejores siervos, tendremos menos problemas con las personas a nuestro alrededor y mucho menos estrés del que llegamos a vivir. Ese problema se llama: INSEGURIDAD.

Características:

Gran parte de la inseguridad experimentamos muchos de nosotros se basa en mitos o “creencias limitante” como le llamo yo.

Por ejemplo: El mito del poder. De mantener el poder. Doy un ejemplo para explicar lo siguiente: Mientras más alto asciende una persona, mayor es la posibilidad de una estrepitosa caída, porque en esa posición tiene mucho que perder. Cuando Bernard Madoff fue sentenciado a ciento cincuenta años de prisión por operar la confabulación llamada Ponzi, con un valor de sesenta y cinco mil millones de dólares, él culpó en público a su propio orgullo. En algún momento del pasado, se había enfrentado a un año en el cual habría debido reportar unas pérdidas significativas, pero no pudo «admitir sus fallos como administrador del dinero». No podía aceptar la pérdida de poder y de reputación que una admisión así traería consigo.

Una vez que comenzó a esconder sus debilidades por medio de la estratagema de Ponzi, entonces «ya no podía admitir su error de juicio mientras iba creciendo la operación», pensando siempre que él podría «salir de aquella situación». En ese caso, el poder nace del temor, y a su vez da a luz a más temor.

1.- Hipocresía: Este pecado esta ligado con una actuación insegura de parte del líder. Es muy revelador ver a uno de los pilares de la fe caer redondito en esta actitud. El apóstol Pablo lo relata de esta manera: 11Pues bien, cuando Pedro fue a Antioquía, le eché en cara su comportamiento condenable. 12 Antes que llegaran algunos de parte de Jacobo, Pedro solía comer con los gentiles. Pero cuando aquéllos llegaron, comenzó a retraerse y a separarse de los gentiles por temor a los partidarios de la circuncisión.13 Entonces los demás judíos se unieron a Pedro en su hipocresía, y hasta el mismo Bernabé se dejó arrastrar por esa conducta hipócrita. 14 Cuando vi que no actuaban rectamente, como corresponde a la integridad del evangelio, le dije a Pedro delante de todos: «Si tú, que eres judío, vives como si no lo fueras, ¿por qué obligas a los gentiles a practicar el judaísmo? (Gálatas 2:11-14 NVI)

El gran apóstol Pedro fue hipócrita en una reunión de la iglesia por el miedo de lo que otro grupo de hermanos pensaría de él. Quiso agradar a las personas y desagrado a Dios. Que alegría saber que estaba Pablo ahí para ayudar a su compañero de fe. Que alegría que la biblia no esconde estos relatos. Cuando preferimos esconder nuestras fallas y aparentar que no pasa nada solo se fortalece la inseguridad dentro de nosotros y no permitimos que el cambio y el arrepentimiento lleguen a nuestra vida y liderazgo.

2.- Codependencia: La codependencia se ha definido como «la tendencia que tiene una persona insegura de sí misma a cubrir su inseguridad tratando de agradar a otras personas para ser aprobado o amado». Como vimos en el ultimo ejemplo, un líder fuerte, espiritual y lleno del espíritu santo puede caer en actuar de forma insegura. Pero si el líder no esta alerta de esta característica en su vida puede llegar a volverse co-dependiente.

El líder o pastor co-dependiente siente la necesidad de ser aprobado por otros, y se sacrifica al negarse en sus necesidades básicas a fin de que otras personas puedan aceptar su persona y su ministerio. La negación de uno mismo es un elemento necesario en el trabajo pastoral. La Biblia nos llama a ser siervos si queremos ser líderes. Jesús se negó a todo lo que Él era y se hizo siervo. Los líderes de la iglesia del Nuevo Testamento son un ejemplo de negación de uno mismo por la causa del Reino de Dios. Sin embargo, hay una diferencia entre una saludable negación de uno mismo y una que es co-dependiente. La negación a nosotros mismos descrita en la Biblia es por causa del Reino de Dios, mientras que la negación de nosotros a causa de una conducta co-dependiente es motivada por necesidades enfermizas: al no sentirnos amados, aceptados o aprobados luchamos para que otros llenen en nosotros este vacío.

Jesús dejo muy claro que nuestra alegría no puede depender de nuestros ministerios, ni resultados, ni nuestra posición. La biblia lo muestra de esta manera:

17 Cuando los setenta y dos regresaron, dijeron contentos:

—Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.

18 —Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo —respondió él—. 19 Sí, les he dado autoridad a ustedes para pisotear serpientes y escorpiones y vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño. 20 Sin embargo, no se alegren de que puedan someter a los espíritus, sino alégrense de que sus nombres están escritos en el cielo.  (Lucas 10:17-20 NVI)

Recuerda que el ministerio no fue diseñado para ser nuestra alegría ni nuestra identidad, sino para que Dios pueda obrar y glorificarse a Él mismo, no al líder.

Si quieres leer mas este punto recomiendo el siguiente link: Pastores co-dependientes.

3.- Dureza en el trato a los demás.  Los lideres inseguros pueden volverse controladores y legalistas. Eso hace que su trato con sus semejantes sea insensible y muchas veces hiriente. Muchos en el nombre de Dios humillan, ridiculizan y lastiman de formas profundas a sus propios hermanos. Una de las raíces de la inseguridad es el miedo: el miedo a no ser suficientemente bueno, a perder la posición, a no ser respetado, a fracasar, etc. Ese miedo puede volvernos ciegos a las necesidades de otros y en lugar de verdaderamente servir y ayudar terminamos controlando, manipulando y tratando a las personas como objetos de nuestra propiedad. O pregúntate algo por un momento ¿qué cosas son las que tratas con mas delicadeza, cuidado y respeto? ¿No son las cosas que no son tuyas o que si so tuyas son muy caras y de mucho valor? ¿Qué cosas son las que es mas fácil descuidar, maltratar o desechar? Una respuesta honesta a estas preguntas puede ayudarnos a discernir si estoy cayendo en ser inseguro.

HiRes-227x300

4.- Culpar a los demás. Un rasgo común de la inseguridad es no poseer la capacidad de aceptar nuestros errores y pecados. Al ser la apariencia la base de esta actitud esto complica poder tener la humildad de reconocer las fallas y en lugar de eso sentimos la enorme necesidad de señalar las fallas o las incompetencias de los demás. De una u otra manera necesitamos auto-justificarnos. Culpar a los demás ayuda a fortalecer la visión distorsionada de la realidad y a profundizar la inseguridad.

Consecuencias de un liderazgo inseguro:

1.- Falta de fe en los demás. Esta característica daña directamente la familia de Dios. Un líder inseguro no levanta ni permite que otros sobresalgan. Si tu eres un líder pregúntate ¿Las personas que están a tu cuidado están levantándose a tomar responsabilidades? ó ¿Los lideres solo son reciclaje (los mismos de siempre)? ¿Los jóvenes están apasionados por crear nuevos ministerios, ser ministros, ser misioneros? Una frase muy común en este tipo de liderazgo es: “Es que las personas no están preparadas”.

2.- Desperdicio del talento. Como resultado de la falta de fe en los demás, el líder tiene que hacerlo todo él haciendo que las personas a su alrededor no logren desarrollar todo su potencial. Las reuniones con los equipos de trabajo es para comunicar sus decisiones, y no para tomar en cuenta. Dios ha dotado a su pueblo de múltiples talentos y dones que año con año se pierden y se desperdician por culpa de este pecado.

3.- Falta de motivación. Si una persona no es tomada en cuenta, cuando trata de expresar sus sueños, metas, o quejas solo es hecha a un lado. Si no ve que creen en el o ella. Mi pregunta es: ¿Realmente crees que esa persona estará motivada para servir, dar o sacrificar por tu causa?

¿Qué hacer si mi líder es inseguro?

1.- Construye puentes. Es mas fácil destruir que construir. Trata de conocer a la persona que esta detrás del cargo. Y en el proceso muestra tu interés en que las cosas marchen mucho mejor dentro de la organización.

2.- Desarrolla una relación firme con tu líder. Es mayor el numero de personas que se alejan de las iglesias por relaciones rotas y mal trato por parte de algún líder que por doctrinas o ideologías diferentes.

3.- Identifique y aprecie las fortalezas de tu líder. Cuando nos sentimos mal con alguien es difícil hacer esto, pero ayudar a reforzar lo que existe de bueno ayudara en la mayoría de los casos a abrir un camino para trabajar con lo negativo.

4.- Exponga de manera honesta, clara y amorosa las áreas en que su líder puede mejorar. No olvides que cuando tu hablas mal de una persona en lugar de decirle cara a cara lo que sientes y piensas solo refuerzas el sentimiento de inseguridad y las barreras que dividen y generan orgullo se harán mas fuertes.

5.- Armen un plan de acción para mejorar. Cuando queremos ayudar a una persona en algún área no ayuda mucho si solo hablamos de lo mal que nos sentimos. También es necesario pedir acciones especificas que demostrarían arrepentimiento y el cambio esperado. El pueblo de Dios en algunos lugares necesita aprender a pedir lo que necesita de sus lideres y dejar de conformarse con la falsa idea de que “Dios lo puso y ya ni modo”. Al final todos somos hijos de Dios, somos hermanos y todos podemos mejorar si sabemos como hacerlo.

Jesús dio todo lo que tenía por su iglesia. Démosle la alegría de cuidarla como Él mismo lo haría.

Bendiciones desde Boston.

Lecciones en Quebec ó ¿que pasa si la iglesia no se renueva?

Quebec¿Qué puede suceder si nuestras iglesias no se renuevan? ¿Qué puede pasar si decidimos amar más nuestros sistemas, maneras de pensar y de hacer las cosas sin tomar en cuenta las necesidades mas profundas de las personas? Esto fue lo que me pregunte durante mi viaje a la ciudad de Quebec, en Canadá.

Mientras disfruto de unos días de vacaciones con mi familia y a la vez imparto un curso de coaching y discipulado a miembros de nuestra iglesia en esta hermosa ciudad. También he sido testigo de algunos detalles de la historia de esta localidad que me han puesto en alerta acerca de mi fe, mi trabajo como ministro cristiano y mi forma de hacer las cosas.

Durante un recorrido en el centro histórico de Quebec encontramos una tienda de souvenirs y regalos variados. En una de las vitrinas se exhibían una playeras que portaban palabras obscenas (groseras) impresas en el frente. ¿Cuales eran estas palabras? ¿Estas listo para escucharlas o mas bien leerlas? No te vayas a ofender, recuerda que tu decidiste leerlo. La primera grosería es: TABARNAK!  (tabernáculo) y la otra playera usa la palabra Câlice (Cáliz) en una frase bastante ofensiva para un habitante de esta ciudad.  ¿Tu usarías estas palabras como groserías? ¿Tiene sentido para ti? Si no vives en esta ciudad es seguro que no. Pero el contexto es el siguiente:

Souvenir

Durante los años 60´s en Quebec surgió un periodo de dramáticos cambios transformadores que se titulo la Revolución Tranquila. Dentro de varias características de tal revolución, una de ellas fue el declive de la influencia de la Iglesia católica.  Tal afectación de este cambio fue la secularización de la sociedad a tal grado que ciertas palabras como Tabernáculo o Cáliz, que están tan asociadas a la religión pudieran convertirse en una ofensa para la sociedad.

Esto marca una reacción a los abusos, la incompetencia, la autoridad desmedida de la iglesia sobre la sociedad.  Una verdad poderosa es que todo puede cambiar si se cambia la manera en que un grupo dialoga. Cambiar el significado de las palabras hace que cambia la realidad en que percibimos el mundo. Eso fue en parte lo que logro la Revolución Tranquila. Cambio la concepción en que las personas ven el cristianismo. Obviamente la iglesia tuvo toda la responsabilidad de tal reacción y ahora pagan las consecuencias.

IMG_5206Durante nuestro recorrido nos estacionamos en un terreno bastante amplio donde se veían algunas muros derrumbados. Y cual fue mi sorpresa de saber que ese lugar había sido un templo cristiano. Mas adelante en una avenida principal otro templo estaba siendo renovado para convertirlo en apartamentos en venta.

El evangelismo en esta ciudad es un verdadero desafío. Las personas relacionan el escuchar de Dios con la Iglesia y sus abusos. Así que cualquier cosa que suene a Dios, Jesucristo y la biblia es desechado como ridículo, innecesario y hasta ofensivo. Pero la realidad es que esto inicio con una iglesia que quería tener el poder sobre las personas y la sociedad; y un liderazgo que sometía a las personas de manera desmedida y abusiva, al grado de decirle a las personas cuantos hijos tener, que pensar, y que decir.

Algunas lecciones que aprendí el día de hoy:

1.- Toda iglesia que no se renueva para alcanzar a la presente generación terminara vendiendo sus instalaciones y hasta siendo destruida.

2.- Si la iglesia no eleva el significado de la palabra de Dios, un día la sociedad cambiara el significado de la misma.

3.- Si la iglesia olvida a las personas y sus necesidades, entonces la sociedad olvidara a esa iglesia.

¿Qué estas haciendo en tu iglesia para ayudarla a renovarse? ¿Eres parte del cambio o parte del estancamiento? ¿Estamos impactando a los jóvenes de nuestra generación o los estamos perdiendo? Hace mucho que es tarde para reflexionar y tomar decisiones pero entre mas rápido lo hagamos y busquemos al Único que puede renovarnos esta generación tendrá esperanza de conocer a Cristo como Señor y Salvador.