RESURGIR | Día 24 | Testigos

Dia 24

24 Ese discípulo es el que da testimonio de todos estos sucesos y los ha registrado en este libro; y sabemos que su relato es fiel. 25 Jesús también hizo muchas otras cosas. Si todas se pusieran por escrito, supongo que el mundo entero no podría contener los libros que se escribirían.

Juan 21:24-25  (NTV)

Juan se define a si mismo como martyrōn (μαρτυρῶν) que en griego significa aquel que da testimonio o testifica. Así que la palabra para testigo proviene del griego: mártus o márturos y marturia, de las cuales deriva la palabra española “mártir”.

Jesus también dejo indicaciones claras al decir que “…cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (Hechos 1:8 NVI)

Un testigo es alguien que puede dar testimonio con respecto a un suceso, porque lo ha observado directamente; también la confirmación del hecho o los hechos implícitos.

Juan, al hablar de si mismo dice que las cosas que él mismo ha visto y vivido de primera mano, las registro en su evangelio. Es así como un de los relatos mas importantes de la resurrección han llegado a nuestras manos y conocimiento. Gracias a alguien que se tomo el tiempo de escribir y dejar constancia de las cosas que vivió.

Considero que todos los que hemos sido salvados y redimidos por la sangre de Cristo, podríamos también escribir nuestro propio evangelio, ya que este es, el anuncio de buenas noticias. Si hoy te tocara comunicar con otros y dejar constancia para las siguientes generaciones acerca de tu fe en Cristo ¿qué escribirías? Una regla seria: Solo escribe las cosas de las que hayas sido testigo, nada más.

El apóstol Juan nos aclara en dos ocasiones que Jesús hizo muchísimas cosas más, pero que lo que se escribió fue con el fin de que creyéramos en Él (Juan 20:30-31)

Lo que me llama la atención es que muchos de nosotros ponemos la mirada en todas las cosas que aun no han pasado, mas que en lo que si ha sucedido y de lo cual somos testigos. La mayoría de nosotros hemos sido testigos del amor, paciencia y generosidad de Dios. Pero enfocarnos en las respuestas que no llegan ó en las cosas que aun no hemos visto pueden hacer que perdamos de vista todo o que Dios si ya esta haciendo o ha hecho en nuestras vida y a nuestro alrededor.

¿Cómo cambiaría tu forma de evangelizar ó compartir de tu fe si comenzaras a compartir las cosas que Dios SI ha hecho por ti y como eso esta cambiando tu vida y no solo invitar a la gente a un lugar un domingo por la mañana?

Juan hizo algo genial para poder compartir de lo que fue testigo y eso fue que registro todas esas cosas y momentos que impactaron su vida y gracias a eso tenemos este evangelio.

Te invito a escribir diariamente y llevar un cuaderno de notas donde puedas dejar constancia todas las veces que Dios te ha escuchado y respondido. Te aseguro que si hacemos eso por lo menos 2 o tres meses sin parar; tu fe, tu adoración y gratitud crecerán enormemente, pero también tendrás mas claro como ayudar a otros a volverse a Cristo.

Hoy mas que nunca se necesitan testigos, personas que tengan un conocimiento de primera mano y no una fe prestada ó rentada a la comunidad  ó iglesia a la que pertenecen.

  • Escribe cuando Dios conteste oraciones y aun cuando no.
  • Escribe cuando estés preocupado y abatido; y aun cuando todo pareceré ir de maravilla.
  • Escribe oraciones, momentos claves del día, aprendizaje espiritual, etc.

Al final Juan se dio cuenta que Jesús había hecho muchísimo mas de lo que el mismo relata. Pero ese no fue su enfoque, a Él le bastaba hablar de las cosas que pudieran producir fe en otros y con el fin de poner su mirada en Jesús

¿De qué hablas tu? ¿De las cosas que no han pasado aun ó de las que ya sucedieron sabiendo que nuestro Dios no tiene limites y aun Él puede hacer mucho mas?

Con el tiempo todos los que fueron testigos de la resurrección de Cristo, fueron torturados y hasta asesinados por su fe. De ahí el uso de la misma palabra para testigo (mártus) se usara para aquellas personas torturas por su fe. El nivel de seguridad y convicción que una persona necesita para soportar tal dolor hasta la muerte misma solo la puede dar que la persona haya sido testigos de algo que vale la pena hasta dar la vida.

Cuando no podemos nombrar todas las cosas de las que hemos sido testigos en nuestro caminar con Cristo, entonces será muy difícil un día mantenernos firmes cuando llegue la hora de sufrir por nuestra fe.

Te invito ha escribir tu propio evangelio, tu propia historia donde puedas hacer un recuento de todas las cosas has visto y oído; y donde puedas arrodillarte a orar,  y asombrarte de tu Señor. Hazlo por tu propio RESURGIMIENTO, por tu propia fe y gratitud personal. Pero también hazlo por los que han de venir, por aquellos que necesitan escuchar como Jesús sigue vivo y que tú eres un testigo de eso. Nuestra sociedad necesita mas que solo decirles que deben creer por la que Biblia lo dice.  Hoy es el tiempo de los testigo, es el tiempo de los mártires.

 

Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s