No necesitas un GPS, necesitas una brújula

Brujula

Desde que me mude a Boston he tenido la necesidad de usar un GPS para llegar a todos lados. El GPS es una de esas maravillas tecnológicas que se han vuelto imprescindibles, sobre todo cuando quieres llegar a un lugar en el que no conoces muy bien el camino. Este pequeño artefacto como arte de magia, calcula en donde te encuentras y te dice por donde debes andar. “Dobla a la derecha,  ahora en 50 mts dobla a la izquierda”. Y cuando te equivocas te dice: “Recalculando” y te da una nueva ruta. Es muy practico y se ha vuelto para muchos de nosotros parte esencial de nuestro estilo de vida. El problema surge cuando después de un tiempo sigues necesitando el GPS. Por ejemplo, yo tengo ya un año viviendo en esta hermosa ciudad pero sigo usando el GPS en rutas que ya conozco por que las recorro muchas veces al mes.  He descubierto que me he vuelto flojo para aprender, para memorizar y para tomar mis propias decisiones a la hora de tomar una ruta que tiene mucho trafico o si una avenida esta cerrada por alguna reparación y si el GPS, me dice que es por ahí, porque esta configurado para tomar solo rutas principales entonces existe un gran problema, seguramente estaré perdido un tiempo.

Hoy me pregunto algo: ¿Cómo le hacían nuestro padres y nuestros abuelos para llegar a sus destinos? Y todavía mas allá ¿Cómo le hacían nuestros antepasados?

Ellos usaban algo que se le llamaba brújula. Un artefacto redondo que solo tiene dos flechas y que la principal apunta siempre al norte. Eso usaron los marineros en tiempos antiguos que descubrieron maravillas en otros países que nunca habían visto sus ojos. Una brújula fue lo que usaron los grandes viajeros, exploradores, arqueólogos y testigos de asombrosos descubrimientos. La asombrosa función de la brújula no esta en decir exactamente que hacer, sino en siempre, siempre señalar el rumbo que se debe seguir.

En la actualidad vivimos sumergidos en excesiva información. Los libros que más se venden son los que nos dan “Las 5 claves” para vivir mejor, para el éxito y la felicidad en cualquier área. Hoy mas que nunca podemos encontrar en internet, en las organizaciones, incluyendo las iglesias demasiados “GPS´s”. Maneras, formas, costumbres que nos tratan de decir como hacer las cosas paso a paso. El problema que descubro en ello es que es muy fácil acostumbrarse a ello y terminar convirtiéndonos en personas flojas para aprender, crear y desarrollar una actitud responsable y madura en la toma de decisiones.

En mi caso me quedo sin aliento ante el numero de cristianos con los que trato constantemente en los que escucho las siguientes ideas:

  • “Caí en este pecado porque nadie me busco en la iglesia”.
  • “Me siento enojado e infeliz por seguir lo que en mi iglesia o mis lideres me dijeron que tenia que hacer y resulto todo mal”.
  • “Estoy cansado que me digan todo el tiempo como debo comportarme, no soy un niño”.
  • “No quise ser abierto de una doble vida que llevaba porque tenia temor lo que en mi iglesia fueran a pensar de mi”

Y la lista de frases podría seguir interminablemente. Lo lamentable es que la mayoría de estas ideas habla de que los ojos están mas puestos en las personas y en la organización que en Dios. Gente que se amolda a una caja que les dice que hacer todo el tiempo, pero que han perdido el “Norte” en sus vidas.

La biblia es muy clara al respecto cuando el autor del libros de Hebreos nos llama a que “Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe”… Hebreos 12:2 (NVI) Jesús es el norte, Él y solo Él puede darte verdadera fe. Solo Jesús puede dirigir a nuestro verdadero hogar al lado de nuestro Padre celestial.  La biblia no es GPS que nos dice todo lo que tenemos que hacer ni como hacerlo. La biblia es el relato que señala al autor y consumador de nuestra fe. Y como Abraham, el padre de la fe; será nuestra responsabilidad caminar siguiendo la dirección que Dios nos indica. Aunque a veces eso signifique que no todo el tiempo estemos seguros de los pasos que tenemos que dar en casa situación de nuestras vidas, pero mientras mantengamos la dirección correcta, es seguro que el camino se nos revelara a cada paso. Lo descubriremos y nos maravillaremos como lo hicieron esos exploradores de la antigüedad.

Para mi el descubrimiento mas asombroso, mi tesoro de mi caminar en la fe ha sido comprender cada día mas las palabras del salmista, cuando declara: “Deléitate en el Señor,  y él te concederá los deseos de tu corazón”. Salmos 37:4 (NVI)

El Señor y solo Él puede ser mi deleite, mi fuente de alegría, plenitud, seguridad y amor. Y no siendo esto ya suficiente, también Dios nos promete que si nos deleitemos en Él, será Él mismo quien conceda los deseos de nuestros corazones. ¿Qué desea tu corazón? ¡Vamos! ¡Dilo sin miedo! Bueno eso que pensaste Dios quiere concedértelo. Conmigo lo ha hecho. Tengo todo lo que quiero y mucho más. Vivo una de las vidas mas bendecidas que pueda conocer. He aprendido a no conformarme, a no dejar de soñar. Y la razón es que tengo un Dios que puedo disfrutarlo constantemente y que a Él le encanta que yo lo disfrute a Él. Al final soy un consentido de Dios. Y ¿podría esperar menos? Claro que no! ¡Él me ama! Y a ti también. El es mi norte, mi destino. Mi brújula me lleva a él aun cuando no se que hacer paso a paso.

Mi principio de vida es simple: agradarlo, amarlo y honrarlo solo a Él.

El enorme peligro esta en desear mas las bendiciones que Dios nos da, que a la fuente de esas bendiciones. He visto hundirse literalmente a bellas personas en la codicia mas vil, en la inmoralidad mas detestable. Cristianos que se vuelven ciegos, sordos, desnudos espiritualmente y heridos por sus propios actos, solo porque olvidaron la verdadera dirección de sus vidas y se conformaron que una caja les dijera que hacer todo el tiempo, logrando solo aparentar algo que hace mucho ya no tenían: dirección.

Una brújula esta diseñada para que guiarte en medio de las tempestades, la oscuridad. Nunca te dirá “perdida de la señal” cuando pases por túneles oscuros (que molesto es escuchar eso del GPS) y te deje perdido para saber que salida tomar. La brújula lo que hará es guiarte independientemente de la salida o decisiones que tomes. Tener una brújula en tu vida se resume en tener principios inalterables, es mirar hacia el único que no cambia, y es la emoción de no saber que hacer pero tener la certeza de que lo que descubrirás si sigues adelante será todo un “DELEITE”.

Feliz viaje.

8 comentarios en “No necesitas un GPS, necesitas una brújula

  1. Alberto muchas gracias por tu testimonio, por compartir con nosotros esto, para mi es de gran ayuda… me hizo darme cuenta de que me deje llevar muchas veces por el “GPS”… te agradezco muchísimo, y que Dios siga bendiciendo tu Vida.

  2. Práctica y profunda reflexión, gracias hermano. La eterna batalla del mal tratando de hacer un GPS, en la vida del cristiano, con cualquier cosa de este mundo, y por otro lado Dios peleando por ser El nuestra brújula en todo momento de la vida, pero como la llave de la casa, a veces la ‘perdemos’ olvidamos donde la dejamos. Gracias por aportar esta mini brújula para ayudar a encontrar y mantener siempre en la mano la correcta. Un abrazo con mucho aprecio. QDB.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s